La verdadera historia de los Mártires del Barco en Castellón: Crimen sin Castigo. Memoria y Huesos. Por José Crespo

La verdadera historia de los Mártires del Barco en Castellón
La verdadera historia de los Mártires del Barco en Castellón

«Que Zapatero reabrió la última guerra civil no cabe duda de ello y que el también indocumentado «dottore» Sánchez sigue en la misma línea menos aún»

Que Zapatero reabrió la última guerra civil no cabe duda de ello y que el también indocumentado «dottore» Sánchez sigue en la misma línea menos aún. Lo digo a propósito de la Proposición de Ley de memoria histórica y democrática presentada por el Grupo Parlamentario Socialista presentado en plenas vacaciones a finales de julio volviendo otra vez con los huesos de Franco y con el castigo a quien disiente creando un relato único blanqueando al socialismo, al marxismo-leninismo y todos sus crímenes.

Yo no culpo a un actual militante del socialismo de ese pasado criminal pero lo que resulta inaceptable es que se culpe a la derecha y a Franco de todos los males ocultando la brutalidad catequista que estuvo a punto de convertir España en una república soviética si no llega a ser por Franco que lo impidió.

«El 29 de agosto de 1936 unos 150 milicianos republicanos asaltaron el barco prisión Isla Menorca que se encontraba amarrado en el Grao de Castellón y por la fuerza de sus armas asesinaron a los 57 presos políticos»

Por todo lo dicho quiero recordar unos hechos que un amigo de Castellón se ocupa de recordarme. Los hechos ocurrieron precisamente el 29 de agosto de 1936 cuando unos 150 milicianos republicanos asaltaron el barco prisión Isla Menorca que se encontraba amarrado en el Grao de Castellón y por la fuerza de sus armas asesinaron a los 57 «presos políticos» allí retenidos por tal condición. 

Los presos fueron sacados de dos en dos y simplemente les volaron la cabeza en la playa del Pinar y la playa de Almazora.  Entre los presos asesinados estaban el antiguo alcalde de la Ciudad, José Pascual Viciano así como varios diputados valencianos y concejales de Castellón, el abogado y diputado provincial Manuel Breva, el director del Diario de Castellón, Carlos Lago, así como el secretario del Ayuntamiento de Castellón, León de las Casas, miembros del Partido Derecha Valenciana, también empleados del registro de la propiedad y la cámara de comercio, agricultores, periodistas, carlistas, sacerdotes, militares y guardias civiles, incluido el teniente coronel retirado Melchor Monzonís.

Hubo un superviviente que tras recibir varios disparos mantuvo fríamente la calma y se hizo el muerto cubriéndose con el cadáver del guardia civil al que le habían atado. El asalto fue organizado por el Comité Popular Antifascista en el Casino Antiguo y ejecutado por milicianos de la Columna de Hierro junto al Comité del Frente Popular de Castellón, Almazora, Burriana y Borriol y las checas El Amanecer, La Desesperada y GPA.

¿Fue este un hecho aislado dirigido por elementos descontrolados? Puede ser la excusa que se baraja pero en absoluto. Se trató de una orden en toda la línea marxista-leninista para eliminar toda oposición, lo que se llamaba eufemísticamente «orden de evacuación» para reflejar la orden de matar a todas aquellas corporaciones y oposición que se llevó a cabo en los mismos días, por no decir el mismo, del final de julio en todos los ayuntamientos de España desde algunos grandes como Ferrol o pequeñitos como Valdepeñas en Ciudad Real.

«En Castellón, la calle que honraba la memoria de aquellos hombres se llamaba Mártires del Barco pero  la izquierda se ocupó de renombrarla como Treballadors de la mar»

Tanto que se habla de memoria y que la izquierda levanta monumentos a delincuentes como Prieto o Largo Caballero, hoy ningún monumento honra la memoria de esos asesinados. 
En el Grao de Castellón, la calle que honraba la memoria de aquellos hombres se llamaba «Mártires del Barco» pero que la izquierda se ocupó de renombrar como «Treballadors de la mar» por la corporación dirigida por Antonio Tirado.

Estos hechos del puerto y playas de Castellón fueron el tercer asesinato masivo con más víctimas en Castellón durante el doloroso periodo republicano de 1936 a 1939. Periodo sangriento que nuestros padres se encargaron de cerrar con perdón y reconciliación y amor entre hijos de contendientes de ambos bandos.

Y ahora, estos memos llenos de maldad pretenden convertir en delincuentes a los que no acepten la reescritura de la Historia colgándoles el sambenito de fascistas y antidemocráticos.

José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Un comentario sobre “La verdadera historia de los Mártires del Barco en Castellón: Crimen sin Castigo. Memoria y Huesos. Por José Crespo

  • el 31 agosto 2019 a las 14:25
    Permalink

    Veo perplejo como el socialismo y comunismo cutre avanza a pasos agigantados,aupados por Soros?,Putin?,no se,no se,pero lo cierto es que países en los que era poco más que tabú oir hablar de socialismo y comunismo,como USA,pues ahora les ha dado por ello….Un amigo que vive allí me relata que la gente está cansada de lo mismo,y se tira a juguetear con el socialismo para experimentar algo nuevo,cosa que parece que nunca han sabido del pasado negro de este lado político….en manos estamos de unos neófitos históricos,que creen que la vuelta del comunismo va a ser la panacea de todos los males

    Respuesta

Deja un comentario