Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no. Por Rafael Gómez de Marcos

Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no, recuerde el caso de la doctrina Parot
Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no.

«Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no, recuerde el caso de la doctrina Parot» 

 

Ana Ferrer encabeza la «rebelión» contra Manuel Marchena. Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no, recuerde el caso de la doctrina Parot. Ana Ferrer dirige el torpedo lanzado a la línea de flotación del régimen constitucional del 78, plan concebido entre otros por la asociación de Juezas y Jueces para la Democracia, la única que tiene cabida en La Sexta, Telecinco, Antena 3 y la 1.

Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Un comentario sobre “Señor Marchena no ceda, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, le va a dar igual que la sentencia tenga unanimidad o no. Por Rafael Gómez de Marcos

  • el 13 octubre 2019 a las 23:36
    Permalink

    Marchena sabe perfectamente que las «sentencias» del Tribunal de Estrasburgo son puramente «declarativas» y no modifican ni anulan las sentencias de los tribunales nacionales. Los casos de sentencias de este tribunal aceptadas y acordadas por los tribunales sentenciadores españoles a petición de Rajoy (y otros) fueron una expresión más del asesinato de Maontesquieu anunciado alegremente por Alfonso Guerra en 1982.

    Respuesta