Sobreviviendo al imperio de los papanatas y esbirros de las redes sociales. Por Vicky Bautista Vidal

Sobreviviendo al imperio de los papanatas y del Facebuque y el Pajarito. Ilustración de Linda Galmor
Sobreviviendo al imperio de los papanatas y del Facebuque y el Pajarito. Ilustración de Linda Galmor

«Los tiempos políticos que corren son peligrosos para la salud mental, económica, moral y muchas cosas más del sufrido español…»

A veces, resulta sano limpiar la propia mente de la basura almacenada cada minuto de cada día. Los tiempos políticos que corren son peligrosos para la salud mental, económica, moral y muchas cosas más del sufrido español… ¡Cuidado!… ¡He dicho español!… ¿resultará eso un ataque a las normas del Facebuque o el mundo del Pajarito?… ¿Podría ser tomado como una ofensa denunciable por las hordas de justicieros contemporáneos, paladines a sueldo pertenecientes a diversos movimientos políticos… los de color nazareno, por ejemplo?…

¡No!, oiga, tranqui. A mí, ustedes, gentes exploradoras en busca de agravios me importan tanto como ese cuerpo redondeado que producen las hembras de las aves y otras especies animales y que contiene el germen del embrión y otras substancias destinadas a la nutrición del pollo durante su incubación. También: “Capsula de cera repleta de agua de olor que se tiraba en las Carnestolendas”; y cuyo nombre, es utilizado para denominar el testículo, ya sea este humano o de cualquier bestia de cuatro patas.

«Pero aunque la importancia sea esa, a veces, a causa de ardores viscerales de personajes particulares que se permiten juzgar y condenar a golpe de denuncia o de insulto barato»

Pero aunque la importancia sea esa, a veces, a causa de ardores viscerales de personajes particulares que se permiten juzgar y condenar a golpe de denuncia o de insulto barato, todo aquello que no se parezca a lo que dice su cabestro personal… Tranquilo de nuevo ciudadano intachable, cabestro quiere decir: “buey manso que se coloca delante de las reses bravas para que las guíe”, y es un estupendo calificativo para denominar al personaje político que encabeza algún partido y organiza la injerencia en las redes para bien de este, o sea, del bien amado líder, por supuesto.

Todavía sin decidirme, me planteo la posibilidad de utilizar alguna de esas preciosas expresiones que tiene la lengua española para agraviar a quien se lo merezca y que se llaman “Insultos”. De momento, solo repaso, para bien de mi memoria y para recordatorio lingüístico del público lector, diversos apelativos de la indignación. Y es que, la mierda está sobrevalorada por tanto mandar gente allí, que hasta un emoticón tiene en WhatsApp; y está muy vista, al igual que frases o palabrejas como “gilipollas” y otras, bastante habituales que pierden fuerza barriobajera por mor del excesivo uso.

«Ofrezco pues, en cristiano, hablando a mi propia hartura y a la de los demás, unos cuantos epítetos escogidos, adecuados para denominar a cierto personal que pulula por las redes»

Ofrezco pues, en cristiano, hablando a mi propia hartura y a la de los demás, unos cuantos epítetos escogidos, adecuados para denominar a cierto personal que pulula por las redes y que obedece a un natural excremental, dando la lata a sueldo de un postor; También, como posible terapia para gente harta de otra gente: que se están poniendo las redes imposibles con tanto mangoneo de unos y de otros.

Vaya pues, a la carta, algunos improperios españoles, y, “a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga”:

Mamerto, zascandil, falaz, zopenco, asno, badulaque, tuercebotas, mendrugo, tarugo, costroso, cutre, energúmeno, cenutrio, esbirro, estulto, gamborimbo, gaznápiro, gili, jactancioso, ladilla, malaje, mastuerzo, merluzo, onagro, pasmarote, porfiado, pringado, samugo, verraco, zote, fatuo, memo, berzotas, besugo, ceporro, sopla gaitas, sandio, lelo, percebe, cipote, melón, trolero, farsante, embaucador, viceverzas, cogecosas, metesillas, sacamuertos, urdemalas, culiparlante, melón. Papanatas, pelabombillas, perroflauta, cenutrio, tocapelotas. Mentecato, alcornoque, zopenco, sopla gaitas, mequetrefe, pazguato, pedorro, mameluco, paquete, zoquete, energúmeno, brasas, cazurro, berzotas, cebollino, cansalmas, cagalindes, vendehúmos, chiquilicuatre, mamporrero, robaperas, revientabaúles, cabestro, descerebrado, pardillo, pasmasuegras, gaznápiro, ovejo, estulto, zambombo, zamugo, papirote, orate…

«Bendita diversidad del lenguaje español, que tiene para una misma condición, la de papanatas por ejemplo, montones de adjetivos»

Bendita diversidad del lenguaje español, que tiene para una misma condición, la de papanatas por ejemplo, montones de adjetivos. En esta lista, por ejemplo, si deseáramos buscar significado concreto de cada uno de los insultos dichos, vendríamos a dar en que todos quieren decir lo mismo.

Y vuelvo a mi duda existencial del principio. ¿Utilizo alguno de estos puntos grises para la indignación, como son los insultos, o me quedo como estaba, hago una foto en color de mis ojeras y la pongo en el “Facebuque” para satisfacción de admiradores inversos, me fumo un cigarro en honor a los del cambio climático, engullo un buen churrasco argentino nadando en salsa, le juro a mi perro que jamás lo utilizare de excusa emotivo-flaútica en mi página, como hacen ese montón de perfiles falsos, morados o de otros colores, y me cuelgo los pendientazos enormes con la bandera de España que me tocaron en una tómbola?

No sé, estoy indecisa… ¿Y si viene un independentista y me corta las orejas?… ¡Ay!, que no me decido.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Un comentario sobre “Sobreviviendo al imperio de los papanatas y esbirros de las redes sociales. Por Vicky Bautista Vidal

  • el 28 noviembre 2019 a las 3:11
    Permalink

    Muy bueno su escrito. Puede añadir entre los adjetivos Coprofago, por favor?

    Respuesta

Deja un comentario