De los equidistantes fiambres de Sánchez, el fiambre y muerto en vida. Por Vicky Bautista Vidal

De los fiambres de Sánchez, el fiambre y muerto en vida. Ilustración de Tano
De los fiambres de Sánchez, el fiambre y muerto en vida. Ilustración de Tano

«En todas las películas de acción hay un fiambre, el personaje perfectamente diseñado para ser defenestrado»

Nuestro siglo, regido por la chusma a sueldo será recordado en el futuro, si es que hay futuro, como uno de los peores. ¿Conoce usted el apelativo “fiambre” ?: Así es como denominan los americanos a un cadáver. En todas las películas de acción hay un fiambre, el personaje perfectamente diseñado para ser defenestrado. Es el tontorrón patoso que prepara el terreno para la situación de pánico y el primero que paga con la vida el error de bulto que comete.

Fiambre, es el personaje condenado de antemano. Es quien lleva todas las papeletas para ser el muerto “emotivo” que adereza cualquier historia donde no debe faltar el cadáver. Es una licencia que se toma el guionista para poner el punto de indignación que dé algo de fuerza al bodrio que nos meten en vena los cineastas.

«En el Cine y en la Vida, el futuro fiambre evoluciona ante nuestros ojos ejecutando todos los actos en contra de la lógica, fuera siempre de cualquier contexto»

En el Cine y en la Vida, el futuro fiambre evoluciona ante nuestros ojos ejecutando todos los actos en contra de la lógica, fuera siempre de cualquier contexto, y que desembocarán en su final, casi siempre merecido (por imbécil). Todos lo vemos menos él.

Fiambre, existe en la vida cotidiana: es aquel que, como en el cine, niega ciegamente al fantasma de turno, al monstruo, al hombre lobo que calienta su cogote con apestoso aliento. Al déspota dictador que acabará con su futuro y el de sus hijos. Es el tonto que recorre el castillo desierto de donde surgen aterradores aullidos porque él, que no es sordo, no los oye.

Fiambre, es quien niega a su novia que haya en la casa un asesino loco, mientras esta, es arrastrada escaleras abajo, engullida en las sombras por el agresor que Fiambre, mirando para otro lado con gesto satisfecho, ignora a pesar de las señales.

«En nuestra realidad, Fiambre, es aquel que afirma que el Coronavirus no existe. Es el que lame las barras del metro y los manillares de los carritos del supermercado»

En nuestra realidad, Fiambre, es aquel que afirma que el Coronavirus no existe. Es el que lame las barras del metro y los manillares de los carritos del supermercado como gracia de youtuber de pensamiento vacío. Es quien escucha al presidente de España, la abusada, vitorear al 8 de marzo bañado en cinismo, y escribe en Facebook:

– presidente, ¡gracias!; estamos contigo–.

No puntualizará, “todos los fiambres estamos contigo”, porque sabemos que él, será el último en enterarse cuando la ola del tsunami miseria lo alcance por la espalda, sorprendiéndole con una bobalicona sonrisa de auto satisfacción en la bocaza hecha para decorar un careto condenado de futuro muerto.

«Fiambre, es el independentista tapizado de lazos amarillos que no ve como su mundo se disuelve bajo los pies, el trabajo desaparece y empieza a asomar la pobreza»

Fiambre, es el independentista tapizado de lazos amarillos que no ve como su mundo se disuelve bajo los pies, el trabajo desaparece y empieza a asomar la pobreza suya y de todos por el horizonte, imaginando que la salvación llegará cuando los “españoles” vayan a veranear a su acogedora tierra.

Fiambre, es el periodista subvencionado que vocea a sueldo sin apercibirse de que va a ser de los primeros en tomar el camino oscuro en la película de miedo que vivimos en la actualidad.
Fiambre, nunca quiere entender. Su destino depende de él, pero, fiel a su obtusa visión lo ignora a propósito.

«Fiambre, han sido Fernando Simón, Illa, todas las personajas que encabezaron la manifestación de feministas inventadas más las multitudes que se han lanzado al botellón «

Hay muchos más muertos en el mundo, aunque respiren todavía, que los que duermen en los cementerios. Fiambre, han sido Fernando Simón, Illa, todas las personajas que encabezaron la manifestación de feministas inventadas más las multitudes que se han lanzado al botellón al primer pistoletazo de salida, con el fin inconsciente de llevar el virus a los familiares ancianos que aun queden vivos.

Fiambres perfectos son Sánchez y su segunda cabeza: Iglesias, braceando en este río revuelto donde la ganancia será para otros pescadores.

–¿Quién es Fiambre? – Me preguntas, clavando en mi pupila tu pupila de cualquier color.

Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario