¿Usted es tonto porque es comunista, o es comunista porque es tonto? Por Francisco Gómez Valencia

¿Usted es tonto porque es comunista, o es comunista porque es tonto?
¿Usted es tonto porque es comunista, o es comunista porque es tonto?

«Hace mucho tiempo, demasiadas décadas diría yo, que está de moda ser comunista en España, y además los vemos viviendo de eso mismo que ya es el colmo»

Hace mucho tiempo, demasiadas décadas diría yo, que está de moda ser comunista en España, más aún, si es que los tenemos hasta en la sopa y además los vemos viviendo de eso mismo que ya es el colmo. Sí de la sopa boba y claro digo yo que a día de hoy es bien fácil hacerse pasar por tal, ya que luchar contra la injusticia social, defendiendo tu justicia social, defender la igualdad social, luchando contra la desigualdad social que provocan los tuyos, defender los derechos y libertades de los trabajadores sin defender las obligaciones de los mismos, defender el feminismo solo de aquellas que viven de serlo o de no saber ni lo que es, o defender la igualdad entre los hombres de la tierra cuando ya lo somos, es cada vez más complicado.

Usted, amigo comunista, dice serlo a todas horas y hasta la náusea y alardea de ello, de hecho estoy seguro que hasta se excita plantando cara a todo aquel que diga o piense lo contrario a usted. Saca su carnet del partido o del sindicato, como un forofo de esos que cada domingo como fieles seguidores de cualquier equipo de fútbol, pagan para ver a millonarios corriendo detrás de un balón, por cierto como debe ser.

Si el futbolista además de ser acaudalado es negro, mejor todavía y cuando mete gol y se arrodilla en apoyo a la lucha contra el racismo, a usted hasta se le humedece la entrepierna, pero no por el hecho en sí mismo de ver a un rico de rodillas o porque haya metido gol, sino porque del salto se le ha derramado la cervecita que cómodamente se está bebiendo en su sofá, mientras ve el partido por televisión por cable que paga con gusto.

«Usted amigo comunista cada semana hecha la Lotería Primitiva, la Bonoloto, El Gordo, el Euromillón, igual también hace la Quiniela y compra hasta un décimo de la Lotería Nacional»

Usted amigo comunista cada semana hecha la Lotería Primitiva, la Bonoloto, El Gordo, el Euromillón, igual también hace la Quiniela y compra hasta un décimo de la Lotería Nacional para el jueves, el sábado o el domingo y si me apura a la par que echa una cerveza con los amigos o los compañeros del curro, se hace unas apuestillas.

Sin embargo lo de la ONCE no le hace tanto porque es más caro y al ciego si eso “que le den”…

A usted amigo comunista le llaman a las tres de la tarde y le interrumpen su comida para ofrecerle que se haga socio de una ONG por diez euros al mes y manda a tomar viento fresco al compañero obrero que curra al otro lado del teléfono y dice: “que le den…”

Usted realmente quiere ser rico ¿A que sí? Pero es que eso de emprender y ser proactivo en su empresa mirando por el colectivo no va con usted ¿Verdad? Por lo tanto al empresario, “que le den”…

«Usted amigo comunista, es de los que dicen que para lo que le pagan bastante hace, ¿A que sí?»

Usted amigo comunista, es de los que dicen que para lo que le pagan bastante hace, ¿A que sí? Y si al volver a casa un amable vendedor le interrumpe antes de entrar en su humilde morada para preguntarle cómo le va y que ahí está por si necesita algo, le trata como basura porque usted llega hasta las pelotas de currar y le ignora. También “que le den…”

Usted amigo comunista, ya pensando en las vacaciones en Benidorm de lo primero que se acuerda es de que “hay que joderse” con lo lento que son los camareros del hotel de tres estrellas y vaya basura de comida, este año cambiamos de hotel. “Que le den” también a los hoteleros, a los camareros, a los cocineros y demás trabajadores del hotel…

Resulta amigo comunista, que se le casa la niña y queremos una boda por todo lo alto pero baratita y montamos la de Dios en Cristo porque sirven los platos algo fríos en un salón de carretera elegido para la ocasión, muy digno, muy bonito por fuera y por dentro pero, cuando llega La Tuna sin permiso, se acuerda de la madre que los parió a los chavales comunistas como usted, universitarios con cuarenta años y les da cinco euros y “que los den”…

«En su casa amigo comunista, no le falta de nada ¿Verdad? Buena comida, buena cerveza, sus patatitas, sus aceitunitas»

En su casa amigo comunista, no le falta de nada ¿Verdad? Buena comida, buena cerveza, sus patatitas, sus aceitunitas y la mujer para servirle a usted. Faltaría más…

Le dice su señora que suelte el móvil y dejé de poner a parir a los fascistas y le ayude a fregar pero usted ya está frito. A su mujer también “que la den…”

Y dice ella… “Si ya me lo decía mi madre ¿Dónde vas con ese sí es un gañán? No mamá, es estudiante y de izquierdas, es muy listo y se preocupa por los demás… Ese a los cincuenta es más de derechas que tú difunto padre que Dios lo tenga en su gloria, decía su madre… Como todos.

«Y usted amigo comunista, vuelve a pensar “la madre que me parió, ¿Con un negro? Y ¡maricón! Y se acuerda de Dios pero no le hace caso»

Mientras llega el niño y le dice que se va de manifa antisistema y al preguntarle con quién va, le contesta… Con Mohamed, Reina Crisantema, Yanira de Jesús y la Jenny, y usted amigo comunista, piensa… “vamos no me jodas” ¿es que no tienes amigos españoles? Y le pregunta a su contraria que sigue en la cocina, ¿Es que este niño no tiene amigos normales? Y le contesta la sufrida… pues tenías que ver a otro que es negro, que no se ni cómo se llama y que le espera todas las mañanas para ir al instituto y dicen que son novios… y usted amigo comunista, vuelve a pensar “la madre que me parió, ¿Con un negro? Y ¡maricón! Y se acuerda de Dios pero no le hace caso. A los inmigrantes, a los homosexuales y a Dios también, “que los den…”

Adiós Papa, ¡Salud, republica y muerte al Borbón…! le dice el crio. Y tú amigo comunista, rezas por lo bajinis, “que tendrá que ver el Borbón con que me hayas salido imbécil…”

«Al rato el otro niño le pide cien euros porque se quiere comprar unas zapatillas de marca y un polo de esos del caballo»

Al rato el otro niño le pide cien euros porque se quiere comprar unas zapatillas de marca y un polo de esos del caballo, mientras usted amigo comunista, no ha pasado nunca del “niki” Adidas y lo que tiene cuenta más de cinco años de uso. Y se los da, claro que va a hacer usted, ¿Verdad? Y se auto aplica un “que le den” a usted mismo y a su mujer otra vez porque no se compran nada de ropa desde hace… ¿Cuanto?

Casoplones, bodorrios por todo lo alto, fuentes inacabables de langostinos, putas, coca, puestos de Ministros, Vicepresidentes, con la Guardia Civil de sirvientes, en fin, todo lo que desearía un buen comunista de pro, pero la realidad es que le han aplicado a usted, que por cierto se cree “el puto amo” un ERTE a la par que le han entregado la urna con las cenizas de su padre o madre muertos, por o con Coronavirus, pero que no lo pone en los papeles del hospital, porque hay que falsear las cifras del Gobierno que usted apoya y usted, querido y entrañable amigo comunista, se cortocircuita porque, usted, es comunista y no se merece que le traten así.

Permítame de paso, sea dicha mi más sincera solidaridad con su señora esposa por cierto…

Y para colmo se sienta por fin su señora a las tantas de la noche para ver “Sálvame” le quita el mando de la tele y la pregunta… ¿Que he hecho yo para merecer esto? Y ella que lo conoce desde que prometía como un buen hombre de izquierdas, le contesta sin mirarle…

¿Tú ERES tonto porque ERES comunista o ERES comunista porque ERES tonto?

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

3 comentarios sobre “¿Usted es tonto porque es comunista, o es comunista porque es tonto? Por Francisco Gómez Valencia

  • el 17 junio 2020 a las 19:57
    Permalink

    La ocultacion la mentira la traicion y el engaño son las señas de idetidad de este gobierno. «El comunismo es la negación de la democracia y, lo que es peor, es la negación de la libertad. Algo hemos tenido que hacer mal, para que, en pleno siglo XXI, después de lo que sabemos, después de los más de cien millones de muertos que provocó esa ideología maldita solo en el pasado siglo, después de los crímenes, abusos y violaciones cometidos en su nombre, después de tener sometidas a millones de personas a la ideología totalitaria más perversa que se haya dado sobre la faz de la tierra, todavía existan personas que presuman de ser comunistas y, además, intenten convencernos de que son demócratas ejemplares. Es incompatible ser comunista y ser demócrata. Es incompatible la libertad con el comunismo. Solo se puede ser comunista desde la ignorancia ,desde el desconocimiento, o desde la maldad.»

    Respuesta
  • el 17 junio 2020 a las 20:05
    Permalink

    » El comunista que sabe lo que dice y conoce la teoría, solo habla de libertad y democracia como mero gancho, para hacer su mensaje atractivo a los incautos. El comunista convencido sabe que la libertad y la democracia son solo un medio para alcanzar la tiranía, nunca un fin. Las urnas son válidas mientras los resultados les son favorables. El comunista es un mentiroso compulsivo que no dudará en utilizar todo tipo de argucias y artimañas para atraer a personas con ciertas inquietudes, pero muy débiles intelectualmente. Canciones pegadizas, mensajes cortos y muy obvios a los que son difíciles poner alguna pega; todo es muy superficial, no interesa profundizar, interesa buscar adhesiones fáciles y sencillas, alejadas de toda complicación teórica. Estamos ante nuevas generaciones de borregos.»

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 21 junio 2020 a las 14:32
    Permalink

    Muy bueno, don Francisco. José Sazatornil «Saza», «médico» en la película «El hijo del cura (Fernando Esteso)» y delegado de Alianza Popular, le hacía esa pregunta al no menos célebre y gracioso Juanito Navarro, «alcalde» comunista y padre de la niña embarazada. Recomiendo verla. Se pasa un buen rato. Eran otros tiempos (1982), pero ya dejaba en evidencia la doble cara del «comunismo» de pacotilla.
    Un abrazo,

    Respuesta

Deja un comentario