Echo de menos aquel ramito de violetas para España y su libertad. Por Rodolfo Arévalo

Echo de menos un ramito de violetas para España y su libertad
Echo de menos un ramito de violetas para España y su libertad

«Me falta el ramito de violetas de la canción, aquel que un hombre mandaba a su mujer cada nueve de Noviembre sin tarjeta para regalárselo a España y la libertad»

Un ramito de violetas echo de menos. Sí, es verdad, me falta el ramito de violetas de la canción de Eva Sobredo (Cecilia), aquel que un hombre mandaba a su mujer el nueve de Noviembre sin tarjeta. Era Eva una gran persona, con sus rarezas como todos, pero una excelente persona. Una vez que fui a su casa, me recibió envuelta en una bata rosa, con gafas, la antítesis de su imagen en los discos, pero la autentica, la humana, la real, la que era capaz de decir verdades como puños, pero en versos de poeta.

Su salón estaba lleno de objetos y de algún baúl colgaban por el borde pañuelos y recuerdos, imagino de otras épocas, era un mundo curioso sí, su mundo, un lugar de detalles sutiles y amables. Toqué para ella alguna canción propia en mi guitarra y me miró, con cara condescendiente de amiga, pero dándose cuenta de mi inocencia juvenil. Era mayor que yo en seis años, y a esa edad se nota, más.

Ojalá estuviera hoy viva para cantar lo de “mi querida España, esta España mía, esta España nuestra”. ¡Cuántos se iban a revolver en sus poltronas movidos por el odio que no controlan, al igual que sus apestosos esfínteres orales, por los que sueltan mierda a pleno pulmón! Ella sí hubiera merecido el ramito de violetas de una vida más larga. Sí, ¡MI QUERIDA ESPAÑA!, esta nación grande, que fue universal y poderosa, país en el que no se ponía el sol, ni estaba llena de mal nacidos, mentirosos, chuletas, vagos y psicópatas, que son propios de la civilización urbanita globalista del siglo XXI.

Todos aquellos humanos de entonces, por lo general, eran hombres valientes y aguerridos, hombres de honor, de palabra y de bien, caballeros y señoras a las derechas, o sea rectos, lo de señoras, por no joder a los melindres, que no saben el uso del Castellano, ese que ya no se usará en muchos lugares de España por una ley de celos, lingüísticos, de una tal Celaá. Esa sociedad en que decir moro no estaba mal visto, porque se refiere a Mauritanos, que eran como los llamaban en 1500, en absoluto un desprecio.

Por cierto, a la ministra no creo le hayan regalado un ramito de violetas ni cuando sus hijas estudiaban en colegio de Monjas o al menos religioso. Por cierto, es la primera vez en mi vida en la que no conozco los nombres de los miembros del gobierno, primero por su exceso, veinte son una tropa, desarrapada y descamisada de la historia, por las narices de Góngora y segundo por su poco porte y poso ministerial. Su carencia absoluta de saber, inteligencia buena y cultura.

La inteligencia, la de la mala leche, les sobra, incluso para profanar tumbas, de manera mísera y vil. Vamos que muchos parecen ladrones o saqueadores de tumbas Egipcias, O sea algo de lo más rastrero. Ministros y Ministras, desconocidos, algunos totalmente, antes de ahora y que lo serán después, y nombro machos y hembras para que Irene no se alborote ni aunque vaya a la tierra de Don Quijote. De por allí debió partir el Cid, con doce de sus hombres al destierro, “Al sol flameaban las lanzas” “y portaban borlas de colorado” , ”al destierro con doce de los suyos, polvo, sudor, hierro, el Cid cabalga”.

Ese polvo, ese sudor y ese hierro que estos gobernantes no han visto nunca en su vida de acomodados niñatos. ¡Donde estás Cid campeador, esta España de muertos por incompetencia te necesita! Y no como a Don Quijote, para “desfacer” entuertos, no, más bien para poner las cadenas a los que quieren romper la patria y llevarlos a galeras.

España es y será una, no divisible en cachitos de ridículos predios, para gloria de indios emplumados, a los que les faltan redaños, si no es con armas en la mano, por terroristas de opereta, para fumar una pipa de cordura y paz. Y puedo asegurar, que todo este texto no es NOTICIA FALSA, NO, lo que encantaría al Ministerio Orwelliano de la verdad, ese que el gobierno se ha sacado de la chistera, porque parece de chiste, pero de mal gusto. Lo es, mal gusto, atentar en democracia contra la libertad de expresión, a la que yo no voy a renunciar ni “Jarto de whisky”, diré lo que quiera y cuando quiera: “es mi derecho”, lo gane cantando en un grupo anti dictadura en los 70 y también votando la Constitución del setenta y ocho. Y esto NO ES NOTICIA, FUE HISTORIA. Todo eso que los bocachancla actuales no hicieron, ni soñarían hacer.

Y es que tener  setenta mil muertos por una pandemia poco controlada por el desgobierno del ¿PSOE?, no creo, es un delito de lesa humanidad; aquí y en Sebastopol. Solo habría que llamar a mi amigo el Súsum Corda, para que lo refrende, aunque fuera por tam-tam, creo que teléfono no tiene, tan bien funcionan los servicios últimamente. Además tras las muertes y medidas prohibitorias del trabajo, que llevan a la ruina, a muchos empresarios y trabajadores, el insomnio y la desesperanza del pueblo lo matan suave y lentamente.

Es una pena la poca formación que hay en España ya que en buena parte la gente voto, por desconocimiento de lo que significa una dirección Social Comunista, o este despropósito de gobierno. Es hora de recordar que pudo formarse gracias al diputado de Teruel existe, Tomás Guitarte, que todavía no se ha muerto de vergüenza y asco por su voto, y al que espero que por salud democrática nadie, en su sano juicio, vuelva a votar jamás. También espero que por respeto a la libertad nadie vuelva a votar a Podemos. Su cúpula directiva debiera estar ya a fecha de hoy en la cárcel por su financiación opaca o presuntamente corrupta jajajajaja, por ser políticamente correcto.

Y esto tampoco es NOTICIA, si OPINIÓN, ¡jódete Ministerio!. Además desearía levantarme un día y poder tener el respeto, que tenía como ciudadano, por el PSOE aunque no fuera mi partido. De él formó parte mi abuelo hasta que, viendo lo que hacía Zapatero, rompió su carnet, el número siete u ocho, expedido en Casa Labra. También espero que algún diputado con vergüenza torera, del PSOE de toda la vida, sepa renunciar a estar en un partido anti democrático, casi dictatorial, y pueda votar en contra de los suyos, para rescatar, por los pelos, esta organización política en la que hay muchos afiliados de base, de bien.

Por ultimo decir que he visto en los informativos la mejor de todas las noticias que se pueden dar en un día cualquiera, una emotiva, humana, cargada de vida y esperanza, no esa de una vacuna casi inmediata, no, la noticia de que una ex bailarina de ballet clásico con Alzheimer, recuerda sus bailes gracias a la música del Lago de los Cisnes y parece regresar a los años sesenta cuando bailaba de profesional. Hace los movimientos dulces que en su día bailó, incluso con la energía que dejó en los escenarios. Eso si que merece un ramito de violetas, esas que hacen que la humanidad avance hacia el futuro y la esperanza, huyendo de este presente asqueroso, del que afortunadamente ellos están ausentes por esa odiosa enfermedad, que les ha tocado vivir.

Por culpa de los globalistas totalitarios vamos perdiendo la libertad, y la humanidad, en pro de una eficacia e igualdad de pensamiento horrorosa. Sí, es verdad, me falta el ramito de violetas de la canción, aquel que un hombre mandaba a su mujer cada nueve de Noviembre sin tarjeta. Pero al fin y al cabo con amor y flores. Y ella soñaba. Soñemos por España y la libertad, es lo que nos queda hasta que los perros ladren y estemos cabalgando, eso con un ramito de violetas…

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario