La escoria ha borrado mil años de historia y ahora, los inocentes son los perdedores. Por Vicky Bautista Vidal

 

La escoria ha borrado mil años de historia y ahora, los inocentes son los perdedores
La escoria ha borrado mil años de historia y ahora, los inocentes son los perdedores. Ilustración de Tano, Pig y Napo

“Sí, he dicho escoria. Porque todo aquel gobernante que traiciona a su pueblo, que prevarica, engaña, vende, negocia con la vida y la prosperidad de sus gobernados es escoria”

En el presente nuestro, sacudido por toda clase de convulsos cambios y manejado por la escoria de la humanidad los inocentes son los perdedores.
Sí, he dicho escoria. Porque todo aquel gobernante que traiciona a su pueblo, que prevarica, engaña, vende, negocia con la vida y la prosperidad de sus gobernados es escoria. Carne corrupta, delincuente; en muchas ocasiones asesino silencioso, en otras, criminal de masas.
Y el mismo valor y culpa tienen sus vendidos seguidores. También los engañados, porque en nuestro siglo ya no hay quien pueda decir que le engañaron: la historia está ahí, a la mano de quien desee conocerla. Los acontecimientos se muestran a los ojos de todos casi al instante de haberse producido.
La característica común de los comunistas españoles es el antipatriotismo y el complejo de inferioridad del vasallo servil. Rinden pleitesía a otros y sus políticos, son capaces de entregarlo todo a cualquiera. A otra región (políticos valencianos o baleares cediendo sus derechos a Cataluña, por ejemplo). Rectores de todo el país vendiéndonos o regalándonos: antaño a Rusia, hoy a Venezuela, Irán, China, Países árabes… o al mejor postor.
Los antiguos campesinos ignorantes que podían ser manejados para levantarse a la mínima insinuación o promesa de salir del lodazal de la pobreza no existen. Todos tienen oportunidad de educar el criterio.
Han desaparecido las diferencias de clases, otra excusa para justificar la envidia que procura odios. Pero, aun así, el odio se ha hecho eterno por herencia en este grupo; persiste Incrustado en las almas porque se han encargado los ancestros de ir envenenando el corazón de sus descendientes. Es más cómodo odiar y arrebatar el bien de los otros por la fuerza que esforzarse en ganarlos.
La incapacidad para generar riqueza va implícita en esta filosofía engañosa que ha hecho creer a muchos inocentes que el Comunismo es en verdad la panacea de la miseria y que representa la igualdad, cuando la igualdad que promueve es la de la pobreza de todos bajo la bota de uno solo. Inocentes que se han encontrado con que al darse cuenta de la verdad ya era tarde y se han convertido en propiedad de algo o de alguien y que no pueden huir porque, otra particularidad, la libertad ha sido derrocada por su líder, que husmeará pensamientos y vísceras para controlar su ser y su cuerpo de mísero de vocación.
Visto lo visto, me parece a mí, que el único “comunista” en el sentido de fabricar mejoras que he conocido, y que ha hecho algo por la sociedad que gobernó fue Franco: el “dictador”
Muchos españoles añoran este régimen caducado porque no lo han vivido todavía. Pese a las muestras en el mundo, nada hay que les impulse a meditar sobre ello y no importan las coces que reciban de sus elegidos ni la evidencia de incapacidades manifiestas, traiciones y pérdidas que les proporcione el amado padrecito estado de turno.
Quizá España, cuya mitad lleva tantos años denigrando lo que tiene por añoranzas caducas, se merezca vivir en ese lodo para aprender por la experiencia y el sufrimiento, a falta de inteligencia y buen criterio, que tampoco el Comunismo lo sacará de ningún infierno vital. Que apoyarse en esta posibilidad para controlar no servirá tampoco para mejorar su vida y su destino sino todo lo contrario.
El pueblo español ha visto en muy poco tiempo las orejas del lobo, que ya ha soplado y soplado derribando la casita de paja, y empieza a percibir con claridad las señales de lo que le espera.
Devoradores de libertades sin derechos, arrogándose el poder de mover un país que a la vez odian, siguiendo el catecismo caduco de una falsa ideología nos han “conquistado”. Es por ello, que los pocos “ricos” que quedan hoy en día, youtubers y otros, como primeras gotas de la ruptura de la presa, van poniendo pies en polvorosa y saliendo del país con muy buen criterio antes de que empiecen las purgas, los líderes se repartan sus bienes, y con el tiempo a lo mejor sus vidas, intercambiándolos por miedo y represión.
Por supuesto, muchos pensarán al leer esto que ha sido sin lugar a duda escrito por un facha integrante de la extrema derecha que bla, bla y bla. Pero no, es la observación, la que impulsa y no la ideología; que muchas cosas tendrían que cambiar para que yo abrazara una, visto lo visto en este presente caduco donde los pilares de un lado y otro se están removiendo y las edificaciones políticas, religiosas e ideológicas pierden aceite a pasos agigantados.
Personalmente entregaría mi confianza sin dudarlo al mandatario que mirase en verdad por el país y por los españoles, que diera constancia con sus hechos de que amaba a su patria, que es la mía y que nos sustenta a todos, que mostrara un mínimo de sensatez y sobre todo de inteligencia; no al que se dedicase a odiar la bandera: único país en el mundo, España, cuyos dirigentes son tan estúpidos como para hacer el ridículo mundial traicionando la insignia del país y considerándola enemiga; que ni Rusia, ni Cuba, ni Venezuela ni mucho menos ningún país árabe harían lo mismo con la suyas. Mostrando de esta manera la categoría personal y los principios de tales cenutrios.
Tampoco es fácil sentir simpatía por un colectivo cuyas mejores opciones son las de tirar cruces al vertedero, desenterrar muertos, inundar el país de bocas con hambre sin tener en cuenta las hambres de los propios, impartiendo cátedra de engañiflas políticas caducas, permitiendo infinidad de acciones majaderas por parte de ineptos cuyo mérito se asienta en la militancia en un partido político y no en una preparación y una capacidad, imprescindibles ambas para gobernar algo, aunque sea la propia chabola.
Tampoco la entregaría a quienes lo tuvieron todo cuando gobernaron y no se molestaron en cambiar nada de los despropósitos inyectados, por miedo a la media España fanática y pesada que en este momento descansa en sus cubículos; con unas tragaderas pantagruélicas, ya no sacan cacerolas a la calle ni hacen escraches ni dan la tabarra en las redes los falsos perfiles haciendo propaganda porque deben estar ya satisfechos. Ya son casi pobres, todos iguales, y tienen el bonito pretexto de la pandemia para dormir con la cabeza metida debajo del ala hasta que, cuando la saquen, encuentren los pies calzados con alpargatas el burro atado a la puerta y una Reconquista por comenzar en un paisillo lleno de “reinos” invadidos.
¡Chapó! En un momentito de nada se han borrado mil años de historia. Tanta gloria, tanto héroe, tanta conquista, tanto sacrificio, tanta sangre derramada… Y total,” pá ná”.
¡Mare meva de l’amor bonic, que fa gilipolles!

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales.
Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida.
Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común.
Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden.
La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Artículos recomendados

1 comentario

  1. Miguel Zoraquiain mazo

    Encantado de haberla leído , y de conocerla. Un saludo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: