Lo que todos pensamos y ninguno nos atrevemos a decir. Por Francisco Gómez Valencia

Bill Gates uno de los padres protectores de la nueva humanidad
Bill Gates uno de los padres protectores de la nueva humanidad

«Que siempre que alguien nada a contracorriente de la opinión dominante es tachado de enajenado es conocido por todos y que actualmente todos pensamos y tenemos más o menos alguna duda; también»

Aclaro que estas humildes reflexiones vienen provocadas por una conversación con mi vecino del primero, él era de lo más incauto hasta que pilló el bicho y ahora viene contando que si una dice por la tele que si no sé qué, o que no sé cuánto, y cuando le recrimino que él era igual hace menos de un mes pues se sale de la tangente y señala con el dedo índice acusando a la susodicha actriz por sus declaraciones, no sé si decir desafortunadas pero desde luego sí altisonantes teniendo en cuenta el escenario y para lo que se suponía que la habían invitado…

Que siempre que alguien nada a contracorriente (como los salmones) de la opinión dominante es tachado de enajenado y en tiempos lejanos era suficiente para quemarlo en la hoguera, es conocido por todos y que actualmente todos tenemos más o menos alguna duda; también. La cuestión es… ¿Qué sucede si públicamente alguien se posiciona en contra? Pues parece que en los tiempos que vivimos, una parte predominante muy bien representada por los medios de comunicación, los poderes políticos y las elites empresariales, se encargan a conciencia de presentar ante la opinión pública un discurso suficientemente bien armado para que la mayoría no se cuestione absolutamente nada y cuando digo nada, quiero decir, exactamente eso: NADA.

Y ante las acusaciones /afirmaciones de la susodicha sin venir a cuento con la entrega de su premio en homenaje a su carrera, fue tal el desconcierto de los organizadores, que no sabían si pararla en seco o salir corriendo por lo embarazoso del momento, ya el daño ya estaba hecho para quien patrocina o promociona el acto público, al formar parte del invento teniendo que inmediatamente desmarcarse de las opiniones de la diva venida a menos. Y fueron los medios los que por lo altisonante del asunto, corrieron a buscar a expertos analistas e incluso algún científico para desmontar todos y cada uno de los argumentos que la diva fue esgrimiendo, con la confianza de que la audiencia no la creyera. Pero claro que esta señora piense esto y tenga una oportunidad mediática para formar el lío, o que otro afamado cantante también venido a menos, hace un par de meses descarrilara mentalmente por las redes en la misma dirección, hace pensar que no es cosa menor y que seguramente serán muchos los que no se fían del asunto y por ese motivo lo denominan PLANDEMIA.

Esta denominación de lo que está sucediendo a diferentes velocidades da lugar a que una parte importante de la población del mundo se rebele ante las imposiciones sanitarias que están provocando innumerables daños colaterales, como la destrucción del tejido empresarial, la refundación de los principios políticos de la parte el globo denominada occidental, llegando a extremos tales como afirmar que un nuevo capitalismo keynesiano está resurgiendo una vez finiquitado y tumbado Donald Trump, máximo referente mundial del capitalismo proteccionista, sacándole de aquella manera (según sus seguidores acusados de fanáticos) a nivel mundial de la Casa Blanca, movido por las teorías denominadas por los “demócratas/progresistas del mundo como conspiranoicas o negacionistas.

Si lo analizamos desde la economía (sin profundizar demasiado para no confundir al lector), parece evidente que el Estatismo ha sido aceptado como la manera más eficaz para resurgir a corto plazo de una forma diferente, eso sí, supuestamente para defenderse financieramente de China, aunque tengo serias dudas que ese sea el objetivo. El denominado como “gigante asiático” que definitivamente ha despertado tomando la iniciativa mundial es el referente mundial del comunismo más abyecto hasta hace un año, envidiado ahora por los nuevos mandamases del mundo que hasta lo invitan curiosamente a la última cumbre virtual de Davos donde dio lecciones de capitalismo al mundo denominado desarrollado y más endeudado que nunca.

La humillación con sus palabras como mentor del denominado nuevo “capitalismo marxista” solo la sintió una parte de la opinión pública, la más débil hoy en día calificada como retrograda. Y es de recibo informar de que los chinos son los responsables últimos de la financiación de todos gracias a que son los dueños de la deuda pública de los países occidentales colaborando con las grandes corporaciones mundiales públicas como el Banco Central Europeo, (para ponernos en situación en Europa y España), o privadas como las grandes fundaciones que respaldan a la ONU y sus dependientes organizaciones como la OMS.

Teorias conspiranoicas en las redes sociales
Teorias conspiranoicas en las redes sociales

Entonces si alguien escribe que la fundación de Bill Gates y Melinda Gates está desarrollando unos mosquitos para que cuando nos piquen nos inoculen la vacuna, o por ejemplo que la misma una vez inoculada por los insectos nos deja unas pigmentaciones en la piel que no son percibidas por el ojo humano, pero si con infrarrojos para detectar quienes están o no vacunados, y además esta teoría publicada (adjunto foto), se entronca con que Mastercad también está detrás del asunto, para con ese rastro obtener información sobre comportamientos sobre consumo de los vacunados, pues que quieren que les diga…

Que el lado oscuro existe, parece que es cierto desde el principio de los tiempos, y que su aspecto majestuosamente lujoso actualmente se esconde tras tipos desaliñados en camiseta, vaqueros rotos y zapatillas malolientes, pues también. Y nos hablan a millones de personas por su red (los dueños de Internet) sobre la libertad de expresión, mientras sus propias redes la gestionan bajo algoritmos matemáticos. O artistas referentes mundiales de la música electrónica actúan por la libertad desde el helipuerto del hotel más lujoso del mundo ubicado en la dictadura árabe, más rica también del mundo; y nos embelesa con sus sonidos y sus luces alucinantes transmitido como no, desde YouTube, y en favor nada más y nada menos que para UNICEF, pues que quieren que les diga. 2021 sobrepasa a la mitad de la población mundial que no quiere ir tan deprisa. Pero… ¿y que será de los hombres tranquilos que madrugan a diario para ir a buscarse las habichuelas?

Me temo que no tendrán que elegir como “Luck Skywalker” entre el poder de la fuerza o el lado oscuro personificado en su padre “Dark Vader”, también conocido como “Anakin Skywalker” antes de contaminarse por “El bien”. Y sí, digo “El bien”, según los criterios orwellianos por los que nos rigen actualmente quienes como decía el comunista Gramsci; mueven los hilos. Ni tampoco seremos como “Neo” que tendrá que elegir (¿libremente?) entre la pastilla roja o la azul que le ofrece “Morfeo”, cuando le plantea decidir entre entrar o quedarse fuera de “Matrix”.

Al fin y al cabo, saborear un filete aunque sepamos que es de mentira, o disfrutar de un buen puro habano, no tiene precio… ¿o quizás sí?

***

FranciscoGómezValencia.Politologo

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario