1714: Amnesia y anestesia, la Diada como herramienta política. (1) Por José Crespo

Alegoría de Felipe V con su hijo Luis matando a la herejía como herederos de la monarquía española

“Con los conceptos amnesia y anestesia del título se pretenden representar las dos posturas actuales frente al separatismo en España”

Con este título se pretenden representar las dos posturas actuales frente al separatismo en España y en concreto en la región catalana. Por un lado los que aceptan con una postura indolente y despreocupada el olvido de nuestro pasado y la pérdida de memoria, y por el otro el frenesí eugenésico del nacional-separatismo que pretende entrar por una puerta inexistente en el muro de la Historia real creando sobre él una suerte de grafiti con una paraíso irreal imaginado que jamás ha tenido vida ni mayor antigüedad que las últimas fechas del siglo XIX, alimentado con una torpe pero insistente mentira que se ha instalado en las instancias culturales catalanas financiada por el resto de los españoles ante las pasividad de los gobiernos nacionales de todos los colores desde la Transición que han aceptado la prostitución del lenguaje, la cesión de competencias irrenunciables como la Educación, entre otras, a cambio de la permanencia en el poder tanto de las bancadas de gobiernos de un lado como del otro del arco parlamentario.

Para empezar podemos plantearnos una serie de preguntas de una forma crítica constructiva sobre la festividad separatista conocida como la Diada, basada en una mentira repetida una y otra vez. En la actualidad podemos ver la bandera cuatribarrada con los palos aragoneses, que no catalanes, que ondea sobre un enorme mástil, de una medida simbólica de 14,17 metros, desde el 11 de septiembre de 2013 frente al mercado del Borne (1), , erigido en memoria de los defensores de Barcelona durante el asedio sufrido en 1714.

Mercado del Born.

Para empezar, esa bandera jamás fue usada por las tropas catalanas durante la dinástica Guerra de Sucesión pues los único elementos vexilológicos empleados fueron banderas de alusión religiosa sobre las que se ubicaban las imágenes de santos patronos protectores como Santa Eulalia, dibujados o bordados sobre fondos de diferentes colores, e incluso el regimiento de Reales Guardias Catalanas (2) usó el clásico estandarte aragonés con la cruz de san Jorge sobre fondo blanco.

En el año 2014 y con motivo del tercer centenario de los hechos de la Guerra de Sucesión el Borne se convirtió en el punto de referencia de las celebraciones organizadas por la Generalidad y el ayuntamiento barcelonés que con un amplio despliegue y su coste económico correspondiente de comunicación se repitieron con éxito por toda la geografía catalana con diferentes tipos de eventos y recreaciones de tinte cultural para lamentarse de la pérdida de sus libertades a manos de los ejércitos franco-españoles haciendo que su repetitivo mensaje calase en gran parte de la desinformada población.

 

Desinformación y manipulación

 

En ello la desinformación y la manipulación jugaron un papel decisivo por lo que conviene preguntarse sobre la verdad o falsedad de los hechos y lamentos cacareados por el separatismo que nos conduce al delirio eugenésico por el que se siguió en la línea de elaborar un pasado a medida de unos intereses políticos torticeros en contra de la unidad de España, en cuya construcción también participaron los catalanes.

Ese interés político en una pretendida evocación tricentenaria realmente olvida que se trata de una construcción reciente. La inauguración de las polémicas obras de rehabilitación del Borne como punto cultural se llevó a cabo en esa fecha de 2013 con un exorbitado presupuesto que ascendió a 74 millones de euros una cantidad equivalente al presupuesto anual de una localidad como la de Cornellá de Llobregat con la nada desdeñable población de 87.000 habitantes.

Pero regresando al origen de ese evento redefinido al gusto del nacionalismo, solo podemos remontarnos a muy finales del siglo XIX precisamente cuando se normaliza el catalán a partir del lemosín pues con anterioridad nunca hubo una lengua catalana y menos uniforme en un territorio que solo alcanzó una unificación política bajo el reinado de Carlos I, muy al contrario que lo sucedido con la lengua valenciana y mallorquina de las que se puede hablar de una gramática y una edad de oro de esas lenguas durante el Renacimiento algo de lo que se ha venido apropiando con éxito el nacional-separatismo como propio cuando debería ser, en todo caso, al revés.

Es en ese periodo de finales del XIX cuando se lleva a cabo la construcción y evocación dramática de los hechos acaecidos en 1713-1714 y es cuando se llevan a cabo las primeras celebraciones de los hechos momento del nacimiento del nacionalismo catalán. De esta manera y durante 2014 se apuntaló ese mito creado a partir de una manipulación histórica edificando un pasado que no fue.

Primera pintura de Felipe V, recién llegado, vestido a la española, 1701. obra de Hyacinthe Rigaud

 

La Sucesión de Carlos II

 

Sería el 1 de noviembre de 1700 cuando se pone fin a la presencia de la dinastía de los Austrias en España con el ocaso del reinado de Carlos II a su fallecimiento (1665-1700). Dado que se ponía en juego el poderío de las diferentes coronas europeas y sus intereses tanto en el continente europeo como americano, se urdieron una serie de alianzas que apoyaban a uno u otro posible heredero a la Corona hispánica, cuyo desenlace final desembocó en la designación con mejor derecho a Felipe de Anjou, que reinaría como Felipe V, al ser designado como único heredero en el testamento de Carlos II.

María Teresa de Austria hermana mayor de Carlos II, hijos ambos de Felipe IV, estaba casada con Luis XIV de Francia y el hijo de ambos, el Gran Delfín Luis casado con María Ana de Baviera, tuvieron dos hijos, Luis y Felipe duque de Anjou, con lo que este el heredero, Felipe, era sobrino nieto de Carlos II.

Por la otra parte, la pretensión del archiduque Carlos al derecho a sucesión partía no de Felipe IV sino de su padre, Felipe III, y a partir de María de Austria, hermana por tanto de Felipe IV y abuela del archiduque Carlos, pretendiente como Carlos III, hijo del archiduque Leopoldo y de Leonor de Neoburgo.

A pesar de estas dos facciones que serías las definitivamente enfrentadas, Luis XIV de Francia y los demás reyes europeos ya habían movido ficha y pactado entre ellos que el heredero del trono de España sería José Fernando de Baviera (3), ante la previsible muerte sin herederos de Carlos II, pero falleció en Bruselas el 6 de febrero de 1699. Este Primer Tratado de Partición de España, se firmó en La Haya en 1698, adjudicaba a José Fernando todos los reinos peninsulares, salvo Guipúzcoa, así como Cerdeña, los Países Bajos españoles y todos los territorios americanos. Por su parte Francia se quedaría con Guipúzcoa, Nápoles y Sicilia, mientras que Austria se quedaría con el Milanesado.

 

Embajador manuel de Sentmenat ante el rey de Francia

 

Manuel de Sentmenat-Oms de Santa Pau y de Lanuza (4) (1651-1710) primer marqués de Castelldosrius embajador de España en París fue el encargado de dar la noticia al nuevo rey y con el ascenso a la Corona de Felipe V su abuelo Luis XIV pasaba a ser el monarca más poderoso de Europa y con ello la potencia con más territorio del globo pasaba a ser familia de la que ya era la mayor potencia militar y económica de Europa. Todo esto hizo que otras potencias temerosas del poder de los Borbones como Inglaterra y Holanda, Austria y Prusia formalizaran en La Haya la Gran Alianza (5) en 1701.

De esta manera en mayo de 1702 la Gran Alianza declaraba la guerra, se inician las hostilidades de la Guerra de Sucesión y Felipe V toma la decisión de ir al frente italiano, concretamente en Nápoles por ser el lugar donde se prendió la mecha de esta primera contienda de carácter global de la Historia.

 

¿Cuál era la situación en Cataluña en ese momento?

 

En septiembre de 1701 el nuevo monarca fue aclamado por el pueblo cuando entró en el principado dispuesto a confirmar los fueros y leyes propias y ceremoniales. Entre 1701 y 1702 se celebraron las Primeras Cortes catalanas en Barcelona en el Monasterio de San Francisco, las primeras que se cerraron con éxito en una centuria. En enero de 1701, un mes antes de llegar a Madrid para ocupar el trono, Felipe V anunció la celebración de Cortes en Cataluña siguiendo el consejo de su abuelo Luis XIV para asegurar la tranquilidad necesaria para asentarse en el trono.

Luis XIV presenta a su nieto Felipe ante delegación española

Nada más llegar a Barcelona, lo primero que hizo Felipe V fue jurar las Constituciones catalanas el 4 de octubre de 1701 en el salón del Tinell y como correspondencia fue jurado como rey y conde de Barcelona. El día 12 de octubre el rey abrió las sesiones de las Cortes: el brazo eclesiástico estaba presidido por el arzobispo de Tarragona, Josep Llinàs i Aznar, el brazo militar, por el marqués de Anglesola, y el brazo Real por el Conseller en cap, Josep Company, cerrándose las sesiones el 14 de enero de 1702.

Incluso un austracista como Narciso Feliú de la Peña y Farell, caballero de Santiago, colector de las Constituciones y Capítulos de las Cortes reconoció con sinceridad la amplia generosidad del rey.

De esta manera Felipe fue reconocido como rey y conde de Barcelona afirmando Feliú de la Peña que habían sido las más favorables conseguidas jamás por la provincia demostrando un sentido foralista que no se esperaban e incluso para mayor prueba había contraído matrimonio en Cataluña, precisamente en Figueras el 2 de noviembre de 1701 con María Luisa Gabriela de Saboya que le dio cuatro hijos, dos de ellos herederos al trono. De esta manera las guerras con Francia se cerraban en este territorio y las fuerzas españolas pasaron a Italia dado que la frontera catalana no corría peligro.

 

Por qué del giro en su postura de las élites catalanas

 

A partir de aquí surge la pregunta sobre el giro en la postura de las autoridades catalanas respecto al monarca. Por un lado importantes familias de la burguesía catalana se habían enriquecido como proveedores de los Reales Ejércitos y al llegar la paz parece que los beneficios descendieron. No sería el pueblo llano sino clanes familiares como los Felíu de la Peña (6), Dalmau (7), Dalmases (8), serían algunas de las elitistas familias promotoras del partido austracista pensando equivocadamente que no tenían nada que ganar y mucho que perder, momento en que nace esa perspectiva de victimismo que se ha mantenido a día de hoy.

COSTITUCIONES Y CAPITULOS EN LA PRIMERA CORTE CELEBRADA EN 1701 Y 1702 POR FELIPE V, PACTOS QUE SERÍAN TRAICIONADOS

Al tiempo que se encendía el conflicto estalla en la comarca de Vic un enfrentamiento por el poder económico entre una serie de familias, como los Regás y los Cortada (9), que provocó la revuelta vigatana que estalló por un molino y otras de Manlleu los Erm (10) y los Vila (11). El caso es que en esa población, en la plaza que se conocía como del Juego de la Pelota hay constancia de una pelea sucedida en 1704 en uno de los partidos que tenían lugar. Los campesinos José Erm y Martí Vila, que vivían enemistades con los Cortada y los Regàs, se encontraban un día jugando a la pelota en esta plaza. Carlos Regás y Antoni Cortada estaban como espectadores viendo un partido de pelota que disputaban Josep Erm y Martí Vila, en un momento un pelotazo perdido tocó a uno de los espectadores que acertó en ser Antoni Cortada, el cual, enojado, gritó a los que jugaban concretamente a Erm: “¡Bon roig vos ha picat!”, El buen tinto os ha picado, frase que hoy equivaldría a una descarada acusación de borrachera. Este hecho por aquella ofensa pública dio lugar a un altercado que fue en aumento generándose una situación de tal violencia que tras un muerto y varios heridos durante el partido, al cabo de pocas semanas traería decenas de muertos y heridos, según las fuentes, encendiendo los ánimos de toda la comarca de la Plana de Vic, teniendo que intervenir el propio virrey Francisco de Velasco (12).

 

NOTAS.

1 El barrio del Borne es una de las zonas más antiguas de Barcelona y uno de los cuatro barrios que conforman el distrito de Ciutat Vella. El mercado del Borne, fue un mercado municipal de Barcelona, situado en el paseo del Borne, en el barrio de la Ribera, en el distrito de Ciutat Vella, casco antiguo de Barcelona. Actualmente es un centro cultural, El Born Centre Cultural, que acoge diversos restos arqueológicos.

2 Fue la guardia de corps del pretendiente al trono español el archiduque Carlos de Austria, como Carlos III, durante la Guerra de Sucesión Española.

3 Príncipe elector de Baviera y heredero de todos los reinos, estados y señoríos de la Monarquía Hispánica desde 1696, por testamento del rey Carlos II de España, hasta su muerte en 1699. Hijo del duque-elector Maximiliano II Manuel de Baviera y de la archiduquesa María Antonia de Austria, hija del emperador Leopoldo I y de la infanta Margarita Teresa de Austria. Era, por tanto, bisnieto del rey Felipe IV de España y de su segunda mujer, la reina Mariana de Austria, y por lo tanto también sobrino nieto del rey Carlos II de España.

4 Maestre de campo de Infantería en 1675, gobernador de Tarragona en 1677, primer Maestre de Campo del Tercio de Barcelona en 1678, virrey de Mallorca en 1681 y embajador en Portugal en 1690. En 1696 el rey Carlos II le otorgó el título de primer marqués de Castelldosríus y dos años más tarde le designó embajador en Francia, por lo que marchó a la Corte de Luis XIV en Versalles. A la muerte del rey Carlos II de España, de 1 de noviembre de 1700, Luis XIV lo mandó llamar a su palacio de Versalles para que reconociera a Felipe de Francia, duque de Anjou, como rey de España, el 15 de noviembre de 1700, que sería Felipe V de España. Oms, quien pertenecía a una familia de la nobleza catalana partidaria de los Borbones en la guerra de sucesión española (1701-1714), era muy francófilo y tomó partido por Felipe V durante dicho conflicto. Por ello el monarca le nombró virrey del Perú en 1704, aunque no ocupó el cargo hasta 1707.

5 El tratado de La Haya de 1701 fue un acuerdo por el cual Inglaterra, el Sacro Imperio Romano Germánico y las Provincias Unidas de los Países Bajos se unían en una alianza militar para hacer frente a la coalición dinástica familiar formada por Francia y España en la inminente Guerra de Sucesión española. La coalición así formada se conocería como la segunda gran alianza, sucesora de la Gran Alianza de 1689.

6 Narciso Feliú de la Peña, originario de mataró fue hijo de un mercader y ciudadano honrado de Barcelona. En el Político discurso (1681), escrito por encargo de los cuatro gremios textiles más influyentes de Barcelona (pelaires, terciopeleros, veleros y sombrereros), defendió no sólo la prohibición de entrada de mercancías, sino también de salida de materias primas, como la lana, la seda, cuero y pieles. Elogió, a continuación, la prosperidad que generaba el comercio.

7 Sebastián Dalmau Oller hijo por ambos costados de drogueros y mercaderes. Los Dalmau, originariamente, campesinos y pelaires en Vinaroz eran menestrales que tenían como oficio comprar y preparar la lana antes de ser transformada en lienzos.

8 Pablo Ignacio de Dalmases y Ros recibió en las Cortes el título de cronista de Cataluña. Dalmases fue encargado por el archiduque pretendiente de incesantes misiones administrativas y militares siendo nombrado marqués de Vilallonga.

9 Carles Regàs y Antoni Cortada nacieron en Manlleu en 1671 y 1686 respectivamente. Pertenecientes a familias acomodadas, se acabaron emparentando: en 1700 Antonio Cortada se casó con Cecília Regàs, hermana de Carles Regàs. Propietarios bienestantes, y destacados miembros del austracismo, ambos fueron ciudadanos honrados de Vic y Barcelona, y nombrados capitanes con grado de coronel por el pretendiente como Carlos III, el archiduque. Los propietarios y nobles que firmaron el Pacte dels Vigatans, “Pacto de los Vigatans”, el 17 de mayo de 1705, fue el punto de partida a partir del que se formó la Companyia d’Osona, “Compañía de Osona”, una unidad paramilitar del tipo miquelet, “miguelete”, y del que nació el Pacto de Génova que selló la alianza entre el reino de Inglaterra y los vigatans en nombre del Principado de Cataluña, y que dio el impulso definitivo a la rebelión austracista de Cataluña que culminó con la entrada del archiduque Carlos en Barcelona en octubre de 1705.

10 Joan Erm que organizó un batallón y que moriría en el Rosellón.

11 Martí Vila que junto con Josep Erm estaban enemistados con los Cortada y los Regás.

12 Francisco Antonio Fernández de Velasco y Tovar, Madrid, 5 de septiembre de 1649-Sevilla, 23 de marzo de 1716, caballero de la Orden de Santiago, aristócrata y militar, Virrey de Cataluña en los reinados de Carlos II y Felipe V. Para su segundo mandato entra a Barcelona para jurar su cargo el 27 de enero de 1704, en sustitución del príncipe Jorge de Hesse-Darmstadt, alemán y leal de la causa austracista.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: