Sánchez versus Kerenski: Para cada Bolchevique siempre hay un monigote o tonto útil. Por José Crespo

Aleksandr-Fiódorovich-Kérenski
 

«Cabe preguntarse qué está haciendo Sánchez si no es el trabajo sucio a los comunistas y separatistas, aliados todos contra España»

Que vamos hacia y ya estamos de lleno en un cambio de régimen no cabe duda. Que quede claro que no se trata de un simple cambio de gobierno. A la vista está y parece que no queda un socialista sensato en la bancada de la izquierda, ningún Besteiro que se niegue a esta infamia.
 
Se han convertido, quiéranlo o no, en fieles de Largo Caballero como el rico sindicalista Pepe Álvarez (que no ha trabajado un solo día), quien dispuesto a convertir España en un espacio soviético, tuvo que se llamado a la moderación por el mismísimo Stalin pues dejaba ver sus planes internacionales con demasiada claridad.
 
La masa de escaños socialistas creen que cabalgan el tigre con comodidad pero parece que no quieren ver que el tigre come carne y cuando no tengan más que ofrecer se los comerá a ellos.
 
El cambio legislativo dirigido por los comunistas ya está en marcha, se inició aprovechando la pandemia y sigue adelante, con el objetivo claro de acabar con el Rey y lo que representa la Corona.
 
Como dice un gran amigo, en esa línea socialista de pasar de extremo a extremo, han pasado de poner la nuca a poner el culo, sin saber que no se van a quedar en sodomizarles… llegarán más allá.
 
Recordemos que Aleksandr Fiódorovich Kérenski fue un político social-revolucionario, abogado de profesión, y dirigente revolucionario ruso que desempeñó un papel esencial en el derrocamiento de la monarquía zarista en Rusia haciéndole el trabajo sucio a los bolcheviques.
 
Kérenski, republicano, mantuvo, no obstante, una actitud solícita con la familia real, como hace el doctor cum fraude Sánchez, durante la revolución que llevó a su apartamiento del poder, y que ayudó de forma significativa a llevar a cabo a pesar de las inclinaciones monárquicas de otros miembros destacados políticos de la crisis como Pável Miliukov.
 
Kerenski fue el segundo y último primer ministro del gobierno provisional instaurado tras la Revolución de Febrero y su figura «principal». Fue el perfecto monigote o tonto útil, siendo la mano capaz que hizo fracasar el golpe de Kornílov, intento fallido de golpe contrarrevolucionario llevado a cabo por el comandante en jefe del Ejército ruso, el general Lavr Kornílov, en septiembre de 1917, pero el Gobierno provisional ruso y los sóviets hicieron fracasar el golpe a los pocos días del alzamiento militar.
 
Kerenski frenó a Kornilov pero hecho el trabajo sucio no pudo evitar la Revolución de Octubre en la que finalmente los bolcheviques tomaron el poder implantando su régimen de terror y asesinando a la familia real. En España ya vimos cómo Enrique Santiago, el abogado de las FARC, aseguraba que el asesinato del zar Nicolás II «estaba claramente justificado» y elogiaba a Lenin, Castro y Nicolás Maduro, y que «indudablemente» iría mañana al Palacio de la Zarzuela y haría lo mismo que Lenin le hizo al Zar.
Claudio Sánchez Albornoz
 

«Tenga claro que el éxito sin integridad no es nada… y es a eso a lo que el falso doctor conduce a España, a la nada»

Cabe preguntarse qué está haciendo Sánchez si no es el trabajo sucio a los comunistas y separatistas, aliados todos contra España, su unidad y todo lo que representa el actual régimen de libertades que va brillando por su ausencia en cada vez más partes del territorio nacional.
 
Eso sí, Sánchez y toda la jauría de la ultraizquierda no paran de asustar con la ultraderecha, mientras que aquella pareja de Galapagar, hoy parece que dispersa, puesta en pie, le aplaudía a él. Y qué decir de la indigente intelectual Lastra con una media sonrisa de quien tiene un claro plan que no es otro que conducir a España, o lo que quede de ella, a una república apellidada con el adjetivo de «bolivariana«, hija de uno de los mayores genocidas de América y traidor a España, su madre patria.
 
Se le debería recordar, todos los días, al doctor cum fraude, que hay que poner en práctica lo que se predica. Un político no puede ni debe mentir y este hombre, con una frialdad pasmosa ha mentido y sigue mintiendo de forma inmisericorde. En su psicopatía cree que obtiene el éxito, pero ha dado pruebas sobradas de su falta de cualquier principio o escrúpulo.
 
Tenga claro que el éxito sin integridad no es nada… y es a eso a lo que el falso doctor conduce a España, a la nada.

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Artes y Humanidades. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Vázquez de Coronado, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica y Españoles Olvidados del Pacífico. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: