Libros y libertad. Por Antonio Ramírez

Libros y libertad: La librera de París de Kerri Maher

«La librera de París es un gran libro, una gran historia que proclama a los cuatro vientos de la civilización que donde hay libros, hay libertad»

«La librera de París» no es únicamente la historia de una mujer de su tiempo que, desafiando a todas las rigideces y limitaciones por su condición, luchó para abrir, en un tiempo difícil, una de las librerías más famosas del mundo. Porque, sin duda, la más icónica e influyente librería, «Shakespeare and Company«, marcó una senda a seguir por la libertad de libros que, durante un tiempo y dada la estrechez de la moral, estuvieron prohibidos en algunos países, algunos incluso de amplia tradición democrática.

El «Ulises» de Joyce  fue uno de los más significativos títulos, hoy inmortales, que la librería de la protagonista editó contra todo tipo de dificultades. Esta es la historia que nos trae este magistral relato y que, además, nos detalla la vida de aquel tiempo, la explosión cultural y artística de un periodo de entreguerras y muy singularmente de París, en ese momento hervidero de pintores, escritores… etc.

Esta novela, magistralmente escrita por Kerri Maher, también profundiza en la relación intima de la protagonista con otra librera de París y el mundo que les rodea preñado de personajes de gran notoriedad y diversidad, algunos muy pintorescos. Un gran libro, una gran historia que proclama a los cuatro vientos de la civilización que donde hay libros, hay libertad.

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma.

Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: