El PSOE como organización criminal. Por Unai Laño

El PSOE como organización criminal.

“El PSOE como organización criminal, con jefes capaces de todo a lo largo de los siglos con tal de perpetuarse en el poder”

Llamamos a ponerse en pie para impedir que el PP pueda gobernar con Vox en España”, “el PP pagará ante la historia por abrir las puertas de un gobierno a la extrema derecha más de 40 años después”, “ni Europa ni España dejarán gobernar a su partido, aunque gané las elecciones“, “los sindicatos y trabajadores incendiarán las calles si ustedes llegan a gobernar”. ¿A qué les suenan estas amenazas públicas pasadas por alto, pre guerracivilistas, en sesiones de control y Cortes por parte de los que gobiernan España con el brazo político de ETA?

No sé ustedes, pero personalmente tales afirmaciones hacen retrotraer mi mente hasta aquel 19 de mayo de 1936, en el cual Dolores Ibarruri, “la Pasionaria”, amenazó de muerte a Calvo Sotelo en las mismas Cortes y sólo 2 meses después, el Frente Popular asesinó a tiros al líder de la oposición. Sí amigos poca novedad, los de siempre haciendo lo de siempre. ¿Qué cabe esperar de una banda con una historia criminal desde su fundador Pablo Iglesias amenazando en el Parlamento de muerte a la oposición, con el Golpe de Estado contra la República en el año 34, con el pucherazo de las elecciones en 1936 y con el asesinato del líder de la oposición a manos de la escolta socialista? ¿Qué podemos esperar de un partido que trajo la guerra civil a nuestro país saqueando el oro del Banco de España con destino a
Moscú, sede de la antigua URSS?

Continuemos con los primeros años de democracia. ¿Qué cabe aguardar de una organización que pasó de pedir la amnistía para los terroristas a practicar el terrorismo de Estado que deslegitimó a la lucha antiterrorista? ¿De la mayor secta política corrupta europea, estafando alrededor de 6.000 millones de euros al conjunto de los españoles acompañada de las mayores 3 crisis económicas en los últimos años que nuestro país ha padecido, alcanzando en ocasiones hasta los 6 millones de desempleados? ¿O de las maneras ilegítimas de alcanzar tanto en el 2004 el poder, 5 días después de unos atentados terroristas los cuales 192 fallecidos dejaron, con la manipulación mediática perpetrada de su autoría, todavía hoy en día desconocida y en el 2018 a través de una moción de censura apoyada por los del tiro en la nuca y los golpistas que quieren romper España? 

Ya paro que sin aliento me quedo. Podría seguir hablando de la legalización política de la ETA, de la coalición comunista que en la época nos gobierna, de los fallecidos sin reconocer durante la pandemia, del material sanitario, de los avisos ignorados, de las maletas de oro, de las cesiones a Marruecos de nuestra soberanía, de las subidas del IPC, de la degradación de las instituciones y de la educación o de la politización de la justicia, pero dejemos a Franco, la ultraturboderecha, Ayuso y a Putin en paz. Resumiendo, 150 años de miserias, hambrunas, paro, ruina, guerras y pobreza, acompañadas con añoranzas de viejas dictaduras o de actuales que vulneran y matan de hambre a países enteros. Tenemos a la izquierda más antidemocrática y asquerosa de toda Europa dando lecciones de cordones sanitarios a la oposición sin despeinarse siquiera.

Queridos lectores, ni medias tintas, ni equidistancia posible, ni centrismo moderado, ni socialdemocracia envenenada caben emplear para hacer frente a tales individuos capaces de todo a lo largo de los siglos con tal de perpetuarse en el poder en representación de tal sociópata instaurado en Moncloa capaz de vender hasta a la mismísima madre que al mundo lo trajo. Unidad y entendimiento al más estilo castellano y leonés, madrileño o andaluz, es la única receta para extirpar el tumor de raíz antes de que se extienda por el organismo y acabe con la vida del ser humano

Unai L. Matas

Mi nombre es Unai Laño Matas, tengo 20 años y resido en el País Vasco, doblemente por ello español. Defensor del constitucionalismo y la unidad de España en estas tierras hacen que mi lucha se convierta en obligación más que afición. Siempre he considerado pilar básico fundamental la batalla cultural y la no sumisión ante la izquierda. El verdadero español no lucha porque odia, sino porque ama lo que tiene detrás.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: