La Pintura de los días por Mila Soyyo. Hoy, Sakura rosa florece sobre el lago

¡MUY BUENOS DÍAS!

Hoy La Paseata os muestra una pintura a mi parecer hermosa, al igual que la leyenda que os contaré a continuación, de esa manera que solo yo puedo entenderlo y cerraré con unos brotes de poesía en la que quizás no diga nada o o lo diga todo entre unos versos.

En Japón a los árboles de cerezo se les llama «sakura«. Admirada flor de los samuráis, ya que expresa para ellos la corta vida y cada flor representaba las gotas de sangre derramada en la batalla. 

Vadim Stavitskiy. Odessa , Ucrania. Familia de artistas, desde muy temprana edad asistió a la escuela infantil de Arte en Odessa. Continuó en la Universidad Pedagógica Nacional del Sur de Ucrania llamada KD Ushynsky.  Educación superior especializado en Bellas artes, obteniendo el título de profesor de arte gráfico, ética y estética. Exposiciones nacionales e internacionales.

Vadim Stavitskiy «Magnífica primavera. Sakura rosa florece sobre el lago». Óleo sobre lienzo.

«Magnífica primavera. Sakura rosa florece sobre el lago»

 

Hay una leyenda en Japón, donde una pareja no conseguía tener hijos. 

Con mucha fe y esperanza, ella quedó embarazada. Nació una niña

preciosa, pero la mamá no podía amamantar, por lo que una nodriza

realizó esa tarea. Se creó un vínculo de unión y amor inmenso entre ellas.

 

 Un atardecer, la niña enfermó. Los padres estaban desolados y la nodriza rezó 

para que la niña sanase. Al cabo de unos días, la niña mejoró sin aparente explicación, 

siendo la nodriza la que cayó enferma. Los padres preocupados, la preguntaron y ella dijo: 

Puse mis oraciones a la niña de mis ojos, la quiero tanto, pidiendo que si se salvaba, 

daría mi vida por ella. Así sucedió. En aquél lugar creció un cerezo, cuya flor salía en cada aniversario

 de su muerte, para recordar una historia que contiene el amor más puro…

 

Cuidaba de un niña, nodriza a su lado

la quería tanto, un amor entregado.

Los padres felices,  la niña ha enfermado

un ruego a su Dios, habiendo escuchado.

La nodriza enferma, destino acabado

la flor del cerezo, un amor dedicado. 

 

La noche estancada, colores saltaron 

las nubes se fueron, tú estas a mi lado

El árbol descansa, la luz se detiene 

la sombra se acopla, tú te has alejado.

 

 ¡Que quedará! El ayer de aquél pasado

un cerezo en flor, que no se ha apagado.

Lloró un instante, como niño sin regazo

la flor del cerezo expiró, dejando un legado.

***

Desde vuestra revista digital La Paseata os deseamos que disfrutéis de este fantástico martes. Recordar: Hay corazones entregados a las buenas causas.

MMB

Mila Soyyo

Nací en Madrid, hace ya unos años. Soy administrativa de profesión pero tengo claro que lo mío son los retos. Siempre aprendiendo, y disfrutando de todo lo que me gusta y me hace vibrar. De todo aquello en definitiva que consigue que sienta, de lo diferente, lo que no está escrito, lo que nadie espera y está ahí deseando que tu lo descubras... Y te aseguro por experiencia que llega.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: