La alegría del nacimiento y las caricias del mañana. Por Mila Soyyo

 

La alegría del nacimiento y las caricias del mañana. Ilustración de Tano
La alegría del nacimiento y las caricias del mañana. Ilustración de Tano

«El nacimiento, una vida, una luz, un suspiro en la distancia, alegría a raudales, son todo las caricias del mañana»

En este mundo en el que vivimos

donde se masca tanta miseria,

el nacimiento de un niño

no es motivo de tragedia.

Nos ha invadido un virus

con una política incierta

unos que quieren aborto

otros que buscan la guerra.

La edad adulta se impone

cuando cumples dieciocho

como es posible que pueda

abortar con dieciséis si

acaba de dejar las muñecas.

Existe un preservativo que

se usa con cabeza,

si vas a jugar en la cama

pónselo y no dejes huella.

Termino con este tema

pues me resulta violento

y empiezo con este otro

de vida y consuelo .

Al abuelo que sonríe

a ese padre que lo ansiaba

a una madre que lo vive

a la vida, doy las gracias.

Nueve meses lo normal

para que venga una luz

de esperanza, humanidad

y no se le llama cruz.

Se pasan momentos duros

con antojos o sin ellos

visitas al hospital, alegría

de sentir que lo llevas en tu vientre

que es una espera larga,

que es amor lo que se siente.

Notas como ese cuerpo

va cambiando de volumen

tu rostro es más bonito

a veces, se descompone.

Surgen las pataditas

cuando se nota con hambre

o también pueden clamar

tranquilidad al instante.

En ocasiones existen

complicaciones al parto

exigen reposo absoluto

o cuidados , no lo dudo.

Llega ya su nacimiento

tan deseado, tan querido

que se olvida uno de todo

y será bien recibido.

Ahora entran los abuelos

que tienen algo que decir:

soy mayor ya lo se

para muchos un anciano

tengo tanto que aportar

no me hagas tanto daño.

Pensar de mi que no valgo

que ojalá yo me muera

es un dolor tan grande

que me rompe en mi interior

más de lo que estoy por fuera.

Esto se lo digo al que piensa

que nuestra vida es vana

muchos años trabajando,

recompensa la pensión

que apenas da para nada.

Ante este nacimiento que

esperé durante tiempo, digo:

deseo a ese bebe,

una criatura fruto

de esa hija que crié.

No pido mucho, tan solo quiero

tenerte cerca, besarte,

sentir que puedo acercarme

darte un abrazo, decir te quiero.

Soy tan dichoso de verte, Celia

que veo en ti, a esa niña que un

día tuve en mis brazos y ahora

es fiel reflejo su rostro de ti.

Termina una historia,

un encuentro

que decirle a la vida,

que no es condena

un nacimiento.

Una vida, una luz

un suspiro en la distancia

alegría a raudales

son caricias del mañana.

MMB

Mila Soyyo

Mila Soyyo

Nací en Madrid, hace ya unos años. Soy administrativa de profesión pero tengo claro que lo mío son los retos. Siempre aprendiendo, y disfrutando de todo lo que me gusta y me hace vibrar. De todo aquello en definitiva que consigue que sienta, de lo diferente, lo que no está escrito, lo que nadie espera y está ahí deseando que tu lo descubras... Y te aseguro por experiencia que llega.

Deja un comentario