Homenaje en su centenario a la primera patente de la olla exprés, aragonesa y española. Por Inés Del Bocca

La olla a presión
En el centenario de la primera patente de la olla exprés

«Me conmueve que no se haya resaltado y dignificado el centenario de la primera patente española de la olla exprés, en esencia inventada en el S XVII»

Me conmueve que no se haya resaltado y dignificado el centenario de la primera patente española de la olla exprés, en esencia inventada en el S XVII y desarrollada en el tiempo hasta ser de uso popular en el XX. Me emociono…, porque ahora en el XXI me siento puesta dentro de uno de estos » digestores a vapor de alimentos», como lo denominó su inventor, el físico Denis Papin en el 1679.
Estimo, muchos nos consideraremos, que con la que cae, dentro de un caldero a presión, la olla exprés, en el que de nuestros huesos, queda una gelatina. Una gelatina que luego ondula sobre la superficie terrestre, y entonces, nada puede identificarse con claridad.
Cierto es que en 1919 un español patenta en Zaragoza la olla rápida para uso doméstico. Sin éxito comercial del producto. Hubo que esperar para difusión de su uso en los hogares a patentes norteamericanas de la década del 30.
Vuelvo a Zaragoza. Parece ser que, como mencioné, en el 1919 se concede la primer patente de «olla exprés» a José Alix Martínez. De esto queda en mi poder un ejemplar,  precioso. Ya no solo por concepto técnico, sino también por su diseño, dentro de un racionalismo en el que jugaba la comprensión de la geometría por encima de la sofisticación de elementos. (Que además hubieran sido inimaginables en la época).
Esto, en el año del Señor de 2019, recalca la importancia de tener para vivir, sine qua non, cabeza y manos. (Les puse delante esta pieza a dos ingenieros de 35 años y consideraron que le faltaban elementos, vamos, que no supieron como cerrarla). El simple hecho de ser oval su abertura y tapa, fue el «misterio» no descifrado por los facultados.
Esta maravilla para el ahorro de energía y tiempo, me porta a mucho pensamiento con respecto al óptimo aprovechamiento de recursos. Cuando… el agua se sigue perdiendo por defectos de infraestructura de red de suministro. Cuando las Naciones con petróleo siguen quemando, por carencia de medios de distribución, gas a lo bicho.
Cuando un ecologismo siempre necesario perdió el norte, y rapiña en Ong,s rentables y más rentables por mediáticas, y que han echado por tierra un equilibrio de miles de años, para engordar a intereses nefastos. Y un etc., tan largo, que llega a que podamos ver a los buitres comiendo seres vivos, gracias a administraciones holgazanas y proselitistas, que no resuelven los problemas del campo.
En este suma y sigue me supera la tristeza. Y torno a nuestra viejita y buenísima olla exprés.
¡Que tan bien pensada esta! Y que seguiré usando mientras junto la leña muerta del suelo del bosque, y así de paso lo dejo limpio y mermó la posibilidad de incendios.
Y de cualquier forma, no dejo de usar mucho tiempo y cariño, que es lo que tenemos que saber usar los que no somos ricos, para resolver tantas cosas. Que dicho sea de paso, nos ejercitan en las fundamentales paciencia y perseverancia. Al amor de la lumbre… todo,
todo lo que se haga en casa.
Ines Del Boca

Ines Del Boca

Añoro esos campos de la otra orilla del Atlántico que la gente no sabe que tiene desde el Barrio de las Letras de Madrid, donde, esta humilde y antigua hembra humana recomienda, conciencia plena y análisis permanente para que no nos pase lo de aquel, que un día se desnucó por siempre querer mirarse el propio culo

Deja un comentario