Quim Torra, en el papel de traidor pendenciero, utiliza el Parlamento catalán para representar una mala obra teatral del absurdo y la provocación

Si el mundo es un puro teatro, lo de la investidura de Quim Torra de ayer en Cataluña es una mala obra, para desterrar del cartel

Leer más