Aunque los enemigos acampan en las puertas de la muralla, ahora todo está en su sitio. Por Vicky Bautista Vidal. Premio La Paseata junio 2018

Unos amigos me plantan una coronita de laurel, virtual, monísima y me lanzo al espejo y pienso
Unos amigos me plantan una coronita de laurel, virtual, monísima y me lanzo al espejo y pienso…

“Los enemigos acampan en las puertas de la muralla y debemos reforzarlas y atrincherarnos bien. Pero ahora todo está en su sitio”

¡Huy! ¡Una sorpresa grata, gratis! Unos amigos me plantan una coronita de laurel, virtual, monísima y me lanzo al espejo y pienso, porque estoy sola y no me vería bien hablando a voces conmigo misma:
 
 
-¿Que escribo?
 
 
No me mires con esos ojos le digo a la imagen desencajada que me devuelve el espejo. Algo saldrá.
 
 
La imaginación abre las puertas del armario del pensar y me lanza a la cara un montón de polvorientos pergaminos llenos de tópicos.
 
 
– ¿Un poemita sensible? que hace mucho que no….
 
 
-Mmm.
 
 
– ¿Un tocho filosófico, corto, pero denso, plagado de sabiduría?…
 
 
-¿Que sabiduría?
 
 
-Bueno, ya sabes, ¡esa sabiduría…!
 
 
¿Un escrito intimista de esos que dejan el alma al descubierto?
 
 
El alma me lanza una bofetada a su modo y avisa de que a ella nadie la obliga a hacer  striptease así como así.
 
 
-¿Un poco de biografía con tintes profundos, que inquiete?
 
 
-¡Que aburrido!
 
 
-Bueno, pues sin tintes.
 
 
La razón se sobrepone y declara solemnemente que lo mejor es dar una opinión sensata sobre el presente político y me ofrece, amable, una serie de sentencias muy reales acerca de Sánchez, su gobierno, la situación del país en el que he nacido y que ahora no conozco…
 
 
Me vienen a la cabeza un millón de me gusta, otorgados y recibidos acerca del tema del momento y no me parece que repetirme sea correcto.
 
 
-¿Y si das las gracias?
 
 
-¿Corto, no?
Por qué no cuentas que hoy no era el día mejor del mundo
Por qué no cuentas que hoy no era el día mejor del mundo

“Me pregunto si me libraré del giro de la rueda, que cada cierta cantidad de tiempo, permite que los hombres se vuelvan locos y se maten entre ellos”

  
-¿Por qué no cuentas que hoy no era el día mejor del mundo y que el recibir la coronita de laurel y un poco de atención ha abierto la ventana cerrada dejando entrar un aire fresco que ha arrastrado telarañas y polvo? Y póntela mas derecha que ya te tapa un ojo.
 
 
El café recoloca un poco el desorden y me relajo dando una vuelta por mis lugares virtuales favoritos. Todo sigue un poco peor que el día anterior y hiela la sangre pensar que quizá, algo mejor que el siguiente. Siento que desconozco este mundo de hoy en mi país y me siento fuera de lugar. Hay temor y desasosiego y por primera vez en mi vida temo por la libertad.
 
 
Los enemigos acampan en las puertas de la muralla y debemos reforzarlas y atrincherarnos bien. Me pregunto, si será posible terminar la existencia sin haber conocido una guerra o no me libraré del giro de la rueda, que cada cierta cantidad de tiempo y por orden de territorio, para que se note menos, permite que los hombres se vuelvan locos y se maten entre ellos.
 
 
Visto lo visto, sacudo los malos pensamientos, cierro la puerta del desván, enderezo mi corona de laurel de hoy y con un Martini rojo bien preparado en la mano, como mandan los cánones, brindo con cariño por todos los amigos y lectores de La Paseata. Os quiero. Ahora, todo esta en su sitio.
Share on Facebook6Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario