Nadia Calviño: mi gozo en un pozo. Por Federico Bisquert

La calviño lalalá
Nadia Calviño: mi gozo en un pozo. Ilustración de Tano

«Nuevamente Pedro Sánchez nos vendió la cabra, el rebaño y al pastor, anunciando una victoria que no existía, por el simple hecho de que Macron y Merkel apoyaran públicamente la candidatura de Nadia Calviño»

Nuevamente Pedro Sánchez nos vendió la cabra, el rebaño y al pastor, anunciando una victoria que no existía, por el simple hecho de que Macron y Merkel apoyaran públicamente la candidatura de Nadia Calviño; lanzando desde Moncloa este mensaje, sin ningún rubor, repetido una y, otra vez por sus redes propagandísticas.

La derrota sufrida por Nadia Calviño a la presidencia del Eurogrupo, no ha sido una cuestión de competencia personal o méritos en sí mismo, pues a efectos de cualificación puede tener la misma valoración que los del irlandés conservador Paschal Donohoe, ha sido ni más ni menos, una cuestión política y es que no se puede hacer al Santo antes de que haga el milagro y,  claro esto exige una explicación y no simplemente echarle las culpas a los “populares europeos”, la unión de los pequeños países frente al eje franco-alemán o por su condición de “ser mujer”,  incluso insinuando una actitud “machista” en el seno del Eurogrupo, me parece un tanto descabellado este argumento populista.

«Sánchez y todo el Ejecutivo saben de sobra que la elección es una mera cuestión política y eran conscientes de que Donohoe o el luxemburgués Pierre Gramegna eran los favoritos de los pequeños países del norte»

Lo cierto es que Sánchez y todo el Ejecutivo saben de sobra que la elección es una mera cuestión política y eran conscientes de que Donohoe o el luxemburgués Pierre Gramegna eran los favoritos de los pequeños países del norte y,  cada país es un voto, de tal modo que vale lo mismo el voto alemán o francés que el belga, holandés o luxemburgués, en fin,  que independientemente de  que Arancha González Laya, ministra de Exteriores lo haya hecho mejor o peor, que incluso daba como ganadora indiscutible a Nadia Calviño,  previo a las votaciones, y no han querido darse cuenta que el gran problema ha sido este gobierno de colación socio-comunista de España, sobre todo Podemos y sus genialidades para los próximos presupuestos y lo que ha reflejado la votación es un rechazo absoluto a las políticas que pretende aplicar este gobierno como el incremento desorbitado del gasto público y las pretensiones de Iglesias con una subida indiscriminada de impuestos y gastos sociales, así que vayamos tomando nota de que no nos van a soltar dinero del Fondo de Reconstrucción Europeo como si fueran peladillas, que técnicamente debe aprobarse antes de fin de mes de julio y que para asignarnos dotaciones de efectivo van a exigirnos contrapartidas importantes.

Tener a una española al frente del Eurogrupo no es fundamental, lo importante es que gestione con eficacia el Ministerio de Economía y tenga la habilidad suficiente para influir en los próximos presupuestos, que será la única razón convincente para Europa, Sánchez se vuelve a equivocar al pensar que podía fácilmente conseguir fondos para España.

«Con Donohoe en la presidencia, indica que ha triunfado la nueva Liga Hanseática, formada por Países Bajos, Eslovaquia, los países bálticos y aunque están fuera del Euro, también Dinamarca y Suecia»

Con Donohoe en la presidencia, indica que ha triunfado la nueva Liga Hanseática, formada por Países Bajos, Eslovaquia, los países bálticos y aunque están fuera del Euro, también Dinamarca y Suecia; estos pequeños estados se han impuesto al eje francoalemán y nos van a poner las peras a cuarto. También es cierto que Calviño se lo puso difícil ya que contaba con apoyos tan importantes como Alemania, Francia e Italia que suponen el 80% de la población de la CEE, pero bueno así son las cosas le faltó un voto y se quedó con 9, o sea, que hemos fallado y el Sr. Sánchez que tanto se ha choteado en el caso de Luís de Guindos que se aplique el cuento y se deje la propaganda para otro momento y se centre en la gestión, los experimentos se hacen con gaseosa y,  no con la vida económica de los españoles y aun está a tiempo de rectificar.

Para el 2021 España podría contar con 66.000 millones del Fondo de Reconstrucción Europeo, según consta en la propuesta de la Comisión, aunque las cifras están un tanto en el aire ya que hace falta el voto de los 27. De hecho, la presidenta del Ejecutivo, Úrsula Von Der Leyen prevé para el año que viene 344.000 millones de euros del Fondo de Reconstrucción Europeo, lo que supone aplicar el 46% del total durante el 2021. De esta cantidad, 211.000 millones se realizarían mediante subvenciones a los distintos países y los otros 133.000 millones mediante préstamos con cargo al plan Next Generation EU, denominación que recibe este fondo de reconstrucción.

El plan completo propuesto por la Comisión Europea prevé el uso de fondos por 750.000 millones de euros, que se harían seguir a los distintos países mediante transferencias directas por 500.000 millones de euros y de préstamos por 250.000 millones, claro que esto es una propuesta del Gobierno comunitario, que necesariamente debe aprobarse por cada uno de los Veintisiete, cuyos máximos responsables se reúnen nuevamente este mes de julio para cerrar definitivamente el acuerdo y,  suponiendo que se así sea , España accedería al 25% de los préstamos, 63.122 millones, y al 15% de las subvenciones, 77.324 millones, con lo cual podemos llegar a obtener 66.000 millones de euros en 2021 es decir, casi la mitad de la asignación total prevista por la Comisión Europea para España;  ahora bien para que esto suceda nos van exigir coherencia, responsabilidad y sensatez gubernamental.

Calviño se quedó a las puertas de lograr la presidencia del Eurogrupo, que no nos quedemos a las puertas de recibir los fondos de Europa.

Federico Bisquert

Federico Bisquert

Soy Economista Forense, intervengo en temas (periciales) digamos de flagrante actualidad (corrupción, financiación irregular, estafas, etc…) también en el ámbito de la Administración Concursal, la consultoría tributaria y la docencia.

Deja un comentario