En el final de sus días no dejarán ningún legado, sólo un vano y efímero recuerdo. Por Silvia Gutiérrez Oria

En el final de sus días no dejarán ningún legado, sólo un vano y efímero recuerdo
En el final de sus días no dejarán ningún legado, sólo un vano y efímero recuerdo

«Son fraudes humanos, con entrañas inservibles, desechos, desperdicios… En el final de sus días no dejarán ningún legado, sólo un vano y efímero recuerdo…»

La peor raza que pisa la tierra es la raza humana.. A veces lo he dudado, pero a día de hoy lo tengo cristalino. No hay nada peor que algunas personas que se definen como tal y lo único que tienen de esa condición, es su aspecto… Envidian, critican, ignoran a su presa levantando dudas sobre ella , son crueles con otras especies, con la suya propia, e incluso con su manada…
No les deseo nada malo, la vida ya se encarga de devolverles tanta maldad y tan poca superación…
En el fondo dan pena, porque su peor enemigo son ellos mismos, y aunque creen «obrar» bajo su condición humana, y con inteligente astucia.., son limitados porque todo movimiento maquiavélico que hacen se descubre… Su vanidad y soberbia les juegan malas pasadas, y se verán condenados a vivir con sus complejos mortificantes hasta que mueran.. Sus malas acciones , que les sirven para desprestigiar a quienes en el fondo envidian, se irán descubriendo en el tiempo y perdiendo la esencia por ellos pretendida…
Nunca serán libres, nunca conocerán el amor con mayúsculas, ni sabrán lo que es gozar de la paz y la serenidad de vivir, de ser útiles y ser amados por alguien más que ellos mismos….
Son fraudes humanos, con entrañas inservibles, desechos, desperdicios… En el final de sus días no dejarán ningún legado, sólo un vano y efímero recuerdo..
Dan pena.., sí, porque nunca nadie les salvará de ese agónico sufrir … Descansen En Paz.
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Deja un comentario