Conversaciones en el andamio: el cuñadísimo anda “tronchao”. Por Francisco Gómez Valencia

conversaciones en el andamio de tano

«Vamos a ver Rufino como se va a tronchar el cuñadísimo, si no ha pegado un palo al agua desde que lo conozco hace casi veinte años…»

Imagínense la típica vecina imbécil que todos tenemos irremediablemente. Su marido un adefesio, sus hijos unos asnos además de feos y ella, faltaría, la más digna de todos. Pues esa.

-¿Y dirán ustedes, vale, y?

Pues resulta que me ha dicho Rufino, el ferretero, si hombre, el que se jubiló en junio, que le ha contado Ramiro, “el aberroncho”, que “el cuñadísimo”, que así es como llamamos al cuñado de mi vecina “la imbécil”, se ha debido hacer daño y no se más, pero vamos, que me entero ahora mismo…

-Pero vamos a ver Rufino como se va a tronchar el cuñadísimo, si no ha pegado un palo al agua desde que lo conozco hace casi veinte años…

-Que si, que se ha “quedado así como “echao pa’lante”…

-Pobre hombre, si tendrá mi edad o un par de años más si eso ¿Y sabemos por qué?

-Por supuesto. Resulta que se puso a pintar el techo del baño y se pegó un talegazo.

-¿Pero no llamó a la cuadrilla de los rumanos de la esquina, donde los yonkis al lado de portal de la “Seña” Almudena para que le hicieran la ñapa?

-Pues parece que no porque dice que le daba miedo no sea que le ocuparan la casa…

-Válgame, pero si esos están integrados. ¿No?

-Sí, pero…

-Ya… “solo te acuerdas de Santa Bárbara cuando truena”. Bueno adiós don Rufino.

-Adiós don, don… don… ¡Adiós, adiós!

-No se acuerda. Es lo mismo…

¡Vamos!

Viernes 04 de diciembre, Santa Bárbara.

***

 

FranciscoGómezValencia.Politologo

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario