Toda una vida encapsulada. Por Javier Ygartua

Una vida encapsulada: El artista Omar Jerez, que en diciembre del 2012 se encerró en un zulo para recrear las condiciones en las que José Antonio Lara vivió su secuestro, protagonizó en el 2013 una “performance” en las calles de la Parte Vieja de San Sebastián para homenajear a las víctimas de ETA. Foto de Juan Herrero

“Una vida encapsulada por escoltas, cambio de horarios, evitar las rutinas, salir a tomar algo acompañado por guardaespaldas”

Hoy quiero contar una historia, una historia que sería de terror y que nadie todavía ha reflejado en ningún libro o película con la dureza que se ha vivido. Que algunos hemos vivido. Una historia de unos jóvenes que en 1997 dijimos que había que dar la cara frente a ETA jugándonos nuestra propia vida.

En mi caso teniendo el antecedente de que a mi abuelo en 1977 cuando nací ETA ya lo asesinó.

Una historia que va mucho más que unos colores políticos o una ideología. Una historia que va de luchar contra ETA poniendo en peligro tu vida y no pudiendo hacer una vida normal.

Una vida encapsulada por escoltas, cambio de horarios, evitar las rutinas, salir a tomar algo acompañado por guardaespaldas y enamorarse y vivir un noviazgo en situaciones fuera de lo normal.

Eso marca el carácter, hace piña con tus compañeros de lucha, y sobre todo marca tú personalidad y la fortalece.

Por ello cuando algunos se meten por ejemplo con Santiago Abascal y lo tachan de todo, yo pienso pero si Santiago es de los míos, si lo querían asesinar, si a su familia le han hecho los etarras la vida imposible, si a su padre, un gran señor Santiago Abascal Escuza lo quisieron asesinar y le quemaban día si y día también su negocio.

Pienso pero en qué mundo vivimos en el que a las víctimas, como a la familia Abascal, se les cataloga de no sé qué y los etarras están sentados en en el Congreso y se ve normal que participen activamente en las decisiones del Gobierno de España.

El mundo al revés y aquí nadie hace nada y el que lo hace es para faltar el respeto a Abascal, un hombre al que la vida le ha puesto en jaque muchas veces.

Quiero reseñar a tantos otros que, de igual manera, han tenido la valentía de dar la cara frente al terrorismo, aquellos con los que más he estado en la trinchera.

Íñigo Arcauz, Carlos García, Nerea Alzola, mi hermano P. Altuna y tantos otros con los que he tenido el orgullo de compartir trinchera y decirle a ETA que nos iban a tener enfrente.

No hemos pasado tantas penurias ni hemos tenido que sacrificar nuestra juventud para que ahora se haga como que aquí no ha pasado nada.

Yo me acuerdo que salía un día de un bar y una chica con la que había ligado, un milagro vamos, me dijo para dar un vuelta y cuando vio a los escoltas se fue asustada la pobre. O cuando quería pasear tranquilo con mi novia y me iba fuera del País Vasco. O iba con mis amigos y no podía quedarme hasta tarde para que mis escoltas descansaran o me tenía que ir solo para ir de fiesta o sencillamente tener una vida normal.

No han asesinado a tantas personas ni nos han fastidiado la vida a muchos para que aquí se haga como si no ha pasado nada.

No podemos olvidar lo inolvidable, no podemos dejar que ETA  siga ganando la batalla y las víctimas y los que nos hemos jugado la vida sigamos derrotados.

Hay que esclarecer los casos sin resolver, hay que quitar a ETA de las instituciones y hay que conocer las actas de la negociación con ETA que nadie las sacado todavía a la luz.

El día que esto suceda descansaré y me sentiré orgulloso de lo que hicimos muchos, mientras tanto a seguir dando la batalla.

Javier Ygartua Ybarra

Presidente de @espana_por en memoria de mi abuelo asesinado por ETA. Si queremos un futuro sin terror no podemos actuar como si el terror no hubiera existido. Vizcaíno y por tanto doblemente Español.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: