Gilbert O’Sullivan se quedó solo en los ochenta. Por Rafael Gómez de Marcos

Gilbert O’Sullivan

«Durante los primeros años de la década del ’70, varias de las canciones de Gilbert O’Sullivan ocuparon los diez primeros puestos de los rankings»

Durante los primeros años de la década del ’70, varias de sus canciones ocuparon los diez primeros puestos de los rankings mundiales con un éxito comparable al de Elton John y Paul McCartney. The Beatles, Bob Dylan, Peggy Lee y Ella Fitzgerald fueron sus inspiraciones para que se iniciara como letrista, tras haber dado sus titubeantes primeros pasos en el mundo de la música como batería en Rick´s Blues. Pero el éxito no le llegó hasta que publicó en 1970 ya en solitario “Nothing Rhymed”, un tema que Morrissey versionaría años más tarde.

 

Para Raymond Edward O’Sullivan su verdadero nombre, la imagen era la clave para casi todo, así que creó un personaje: Gilbert O’Sullivan, con ese look de la época victoriana – pelo a tazón, tirantes, pantalón corto, gorra de paño o como un desarrapado de los tiempos de la Gran Depresión.

 

Quizás, los que no manejamos muy bien el inglés o no hemos vivido en Inglaterra o en Irlanda nos perdamos muchas cosas al escuchar sus canciones porque varias de ellas son fruto de alguna noticia o evento que ocurrió allí. Sin embargo, no es tan difícil captar las emociones de los personajes detrás de cada una de ellas porque en definitiva, son historias de gente común, que vive situaciones desde su propia perspectiva.

 

Gilbert O’Sullivan se desvaneció a partir de los años 80, pero su música fue muy importante en la década de los 70, y en algún recoveco de la memoria de los buenos fans del pop se esconden éxitos como “Clair”, “Get Down” o “Alone Again (Naturally)”.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: