Anacrónica y decrépita izquierda. Por Antonio E.

Anacrónica y decrépita izquierda.

«A esta anacrónica y  decrépita izquierda solo la queda agarrarse a todo tipo de banderas, carteles propagandistas y cárteles»

Decir que la vieja izquierda en sus distintas acepciones, debería formar parte del pasado, sería una obviedad largamente ansiada. Afirmar que debería estar proscrita, en aquellas naciones donde la democracia es la forma de gobierno, tendría que ser un deseo ansiosamente obligatorio.

Gobernar una democracia más o menos consolidada, siguiendo viejas consignas, tomando como modelo lo que fue un estrepitoso fracaso, amputando libertades consolidadas, legislando ad hoc para beneficio propio, arguyendo patrañas, pactando con delincuentes comunes, esquilmando de forma grosera a la ciudadanía hasta empobrecerla, y mintiendo a espuertas para perpetuarse en el poder, todo esto, y mucho más, constituiría un delito de lesa humanidad. Pues bien, lo que para algunos sería una lacra, para otros es un mérito.

A esta vieja izquierda solo la queda agarrarse desesperadamente a todo tipo de banderas, carteles propagandistas, cárteles, y pancartas de dudoso gusto e imposible definición. No existe un solo país donde bajo el gobierno de la izquierda, extrema o ultra, los derechos civiles se hayan visto consolidados, es más, en varios aspectos han retrocedido, usando a conveniencia leyes paridas al amparo del capricho del tirano.

La “actual” izquierda busca su propia supervivencia aglutinando todos sus apellidos, la mayoría bastardos, tratando de construir un pastiche entre viejuno caduco y desportillado. Esta caduca y anacrónica izquierda, bañada en naftalina, se ha convertido en el último reducto de una “élite” de ilustres inútiles, jóvenes amargados, grandes fracasados y ampulosos vejestorios, cuya única ocupación es hacer proselitismo de su más que apolillada ideología. Lo que debería catalogarse como refugio de vagos y maleantes, se ha convertido en una logia donde lo vacuo lo vacío y lo vulgar es obligatorio. Fantasmal reducto de los que, a falta de vergüenza y dignidad, han hecho de su fracaso la victoria de lo indecente lo inmoral y lo insoportable.

Para los actuales jerarcas de la “nueva política”, no existen barreras a la hora de imponer sus caprichos. Controlan más de lo que podrían soñar, gobierno, congreso senado, instituciones, organismos oficiales, casi todos los medios de prensa y hasta asociaciones privadas próximas al poder. Una mezcla de chiringuitos donde la moneda habitual es el enchufe el cohecho impropio, el propio, el determinado y hasta el indeterminado, haciendo del latrocinio la forma alegal de su enriquecimiento.

De Sudamérica nos vienen inquietantes noticias, al parecer en decenas de consulados y embajadas no están dando abasto las nacionalizaciones de nuevos españoles, lo que se traduce en más votos para el déspota. Unan eso a la masiva concesión de nacionalizaciones a ciudadanos marroquís. Y luego pongan la guinda en las “extraordinarias” relaciones del PP y VOX. Nos ha mirado un tuerto, y al parecer es el mismísimo Junqueras.

Ser español y coherente es un desiderátum, ser coherente y aspirar a ser un buen español un imposible. Elijan lo que elijan será su propia decisión. Del “Malos tiempos para la lírica” pasamos a “El amanecer del fin sin solución de continuidad”. Pero no se preocupen, ustedes sigan pensando que todo lo que tiene un principio tiene un final, pero en el caso que nos ocupa, el final lo escribirá el que aún está dictando el principio.

 

 

Antonio E.

“Lo valioso no es lo conseguido, lo verdaderamente importante es mantenerlo”. Nacido en Valladolid, diplomado en el noble arte de trabajar y doctorando en la disciplina más importante que existe: conseguir ser un buen español. Autor de varios libros, desde siempre me gustó leer la historia de mi país, aprenderla, estudiarla y compartirla. Su desconocimiento nos aboca, irremediablemente, a tropezar en las mismas piedras de siempre. Odio la doblez, la traición, el engaño y la cobardía, rasgos que abundan cada vez más en nuestra sociedad.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: