La buena noticia: La gran recogida. Por Manuel Montes Cleries

La buena noticia: La gran recogida

«Cada año por estas fechas los supermercados españoles son invadidos por unos voluntarios que, provistos de unos petos amarillos, les invitan a ser solidarios con los necesitados a través de los Bancos de Alimentos»

           Pienso que si hubiera justicia serían innecesarias estas instituciones. Desgraciadamente, una gran parte de la humanidad pasa hambre. Y no es necesario desplazarse a países lejanos. Tan solo hay que mirar un poco a nuestro alrededor. Por eso tienen que estar aquí. 

 

       Un año más, me he puesto el peto y me he convertido en un “comando informativo” junto a la caja de un supermercado. A lo largo de la mañana una serena alegría te va invadiendo a medida que observas lo buena que es la gente. Ya saben que yo defiendo desde siempre que “to er mundo e güeno”. Los más recalcitrantes tan solo necesitan que le despertemos su capacidad de reaccionar positivamente. La solidaridad funciona. 

 

      Hoy he podido observar como una cajera de un supermercado invitaba a dejar “un eurillo” para alimentos a cuantos pasaban por su maquina. Y como la gran mayoría de ellos le respondían con un sí y con una sonrisa. Especialmente los más mayores. Actitudes como estas me vuelven a hacer creer en la humanidad. Con un poco de buena voluntad se consiguen solucionar un montón de problemas. 

 

     Mi buena noticia de hoy me la ha proporcionado esa cajera: Ana y esa señora mayor que se ha vuelto desde la puerta y me ha dado, mientras quería disculparse, un euro y 45 céntimos. El famoso “óbolo de la viuda”. Han hecho realidad las palabras del Evangelio: «Venid benditos de mi Padre porque tuve hambre y me distéis de comer«. 

    

     A pesar de las dificultades, de los políticos y de mi dolor de espaldas… hoy me siento feliz.  

Manuel Montes Cleries

Soy un apasionado del periodismo y de la comunicación en general. Al estar jubilado tengo todo el tiempo del mundo para ponerme a redactar mis experiencias y mis opiniones sobre un mundo del que me considero un espectador interesado. Me siento más cómodo entre las buenas noticias y en las que se refieren al mundo de los mayores que vivo en plenitud. Me gusta hacer hincapié en el campo de los valores, especialmente el de la familia como escuela de aprendizaje. Mi formación académica pasa por el Peritaje y el Profesorado Mercantil, Licenciatura en Comunicación Audiovisial y doctorado en Periodismo. Llevo muchos años en la radio y la televisión locales haciendo programas sobre la solidaridad. Si quieren saber algo más sobre mi persona lo pueden ver en mi página de face-book y en mi blog “Periodista a los sesenta”.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: