Mi homenaje a José Antonio Nieves Conde. Por Rafael Gómez de Marcos

José Antonio Nieves Conde

«Mi homenaje a José Antonio Nieves Conde, autor de Surcos, la primera película española con categoría internacional»

Un 14 de septiembre de 2006, pocos medios de comunicación se hicieron eco de la noticia, del fallecimiento de un director de cine, pero más como rutina de la actualidad que en forma de homenaje a un hombre importante, cuyo trabajo se vio ensombrecido por el contexto en el que lo desempeñó, un segoviano que desde niño siempre quiso ser director de cine, y que jugó un papel decisivo en la modernización de la cinematografía nacional. Más de 20 películas a lo largo de 30 años de carrera son el legado del cineasta José Antonio Nieves Conde, uno de los referentes en la historia del cine español tanto por su talento como por su capacidad innovadora.

 

Merece la pena rescatar la cinematografía de uno de nuestros mejores cineastas, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, nunca se acordó de él, pero si obtuvo el reconocimiento en 1990 de  la Asamblea de Directores y Realizadores Cinematográficos y Audiovisuales de España (ADIRCAE) concediéndole un premio especial como homenaje por toda su trayectoria profesional, en la que se destacaba «su intento de introducir el discurso neorrealista» en el cine español.

 

Nieves Conde dio un primer paso muy importante abriendo la cinematografía española a influencias extranjeras y permitiéndose un componente crítico contra la España de la época, algo que luego llevarían aún más lejos los cineastas que le seguirían: Berlanga, Bardem o Fernando Fernán Gómez.

 

Surcos” se trata indudablemente de una de las obras más importantes de la historia del cine español al ser una de esas películas que abrió camino en una época en que el medio cinematográfico se encontraba asfixiado por las presiones de la censura y el fomento hacia cierto tipo de cine que no motivaba la creatividad, José Antonio Nieves Conde se desmarcó en 1951 con un durísimo film de claras influencias neorrealistas que suponía un desafío por su contenido. Contaba con un notable guion transformado por Gonzalo Torrente Ballester a partir de un argumento original de Eugenio Montes.

 

Una película que retrata fielmente la vida cotidiana en una corrala, en los café-bar de la época, en las oficinas de empleo, mercados, teatros de variedades, la venta por estraperlo en las calles, durísimo melodrama empapado de ira, la perfecta radiografía de una posguerra que hiede a hambre, una obra tosca y violenta. La excelente dirección de Nieves Conde, nada tiene que envidiar a la realización de cualquier obra neorrealista europea de la época.

 

El film de Nieves Conde cuenta la historia de una familia del campo que, empobrecida y dentro de la dinámica social de éxodo rural a las grandes ciudades, decide trasladarse a Madrid en busca de trabajo y una nueva vida de oportunidades. Una vez allí, e instalados de alquiler en una vieja corrala, empiezan a descubrir que no es oro todo lo que reluce y la vida en la ciudad no es tan fácil ni grata como imaginaban. De esta forma fenómenos sociales como el estraperlo o la prostitución se van cruzando en la vida de unos personajes cada vez más deprimidos y corrompidos. El desenlace de la historia es el retorno de la familia, que ya no volverá a ser como antes, al campo del que salieron con tanta esperanza. Injustamente olvidada se adelanta a su tiempo, se podría calificar como la película iniciática del cine español “moderno”, una historia dura -y muy poco amable de la época- sobre la inmigración a las ciudades, con un áspero retrato de personajes y de ambientes que no gustó a la Iglesia y que tuvo problemas con la censura (la cual obligó a modificar un final más duro todavía del que ya de por sí contiene).

 

En el final original, la familia volvía al campo y, al último momento, Tonia la hermana se escapaba en la estación de trenes para seguir en la ciudad. Prefería convertirse en la amante del Chamberlán (el capo extraperlista) con las comodidades que eso implica a vivir honradamente en el campo. Ese fragmento tuvo que ser cortado, de forma que la familia vuelve al campo tras haber aprendido la lección y con las ideas morales más firmes. No sería descabellado situar a “Surcos” dentro de cine negro español.

 

El drama de la película fue adelantarse a su tiempo, no gusto ni a la propia profesión, aunque no pueda considerarse un fracaso económico, estuvo nominada a la Palma de Oro (mejor película) en el Festival de Cannes. Mi homenaje a José Antonio Nieves Conde, autor de la primera película española con categoría internacional.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

2 comentarios

  1. virginia nieves mascuñan

    Muchas gracias por recordar a mi padre. Es una alegría ver que sigue siendo querido y admirado
    Virginia Nieves

    1. Ha sido un placer, creo que durante un curso de bachiller, fui compañero de un hermano suyo en el Liceo Escolar de Madrid de la calle José Picón.
      fdo.- Rafael Gómez de Marcos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: