La Pintura de los días por Mila Soyyo: Hoy, Banda anacrónica

¡MUY BUENOS DÍAS!

 

Comenzamos la mañana del jueves con un regalo, ¡Sí! Tal cual os lo cuento ya que es un honor para mí, poder contar hoy con la colaboración de Francisco Gómez Valencia.  

Es un obsequio que nos hace tras un tiempo sin verle por estos lugares y espero que pronto podamos seguir leyendo sus artículos en esta revista. 

He recogido de su Staff las siguientes palabras: «Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder«. Continúa,  pero os dejo a vuestra disposición el poder leerlo completo si entráis en La Paseata. 

La obra de pintura que os presentamos nos muestra una realidad superpuesta, misteriosa, enigmática y bien podría hacernos  retroceder al pasado o hacer que el pasado se materialice en un presente.  A continuación veréis lo que a Francisco y a mí nos sugiere esta obra.

Diego Dayer. Rafaela (Santa Fe) 1978. Formado en la Escuela de Artes de la Universidad de Córdoba (Argentina). Pintor. Óleo. Sus obras adquieren una visión casi fotográfica. Exposiciones individuales y colectivas por diferentes lugares del mundo. En el año 2006 fue invitado a participar de la muestra «La Memoria – Testimonio Colectivo, Creación permanente», organizada por la Secretaría de Cultura de la Nación Argentina. Esta muestra se exhibió en Argentina, Cuba y España.

Diego Dayer. «Banda anacrónica» . Óleo sobre tela 140 x 120 cm

«Banda anacrónica» Por Francisco Gómez Valencia 

¿Anacrónicos? Anacrónico es el mar y  montaña en un plato de menú, el horizonte con cielo nublado, o ver a mi padre calzándose unas skechers.

 

Anacrónico es mi vestidor en verano o un coche nuevo de veinte años sin poderlo conducir.

 

Anacrónico es mi vecino “el aberroncho”, que en vez de decirte hola te dice “oh la la”,  o la Señora Marina -la del bajo ‘A’-,  que se queda atónita intentando tocar a sus nietos al verlos por Zoom.

 

Anacrónico es el mobiliario de la casa de la sierra, con sus dos cabezas de ciervo aún custodiando la chimenea, y anacrónico resulta protegerlas con una alarma conectada por WiFi. 

 

Anacrónica son mis raquetas de tenis de madera de la marca Yamaha, que cruzadas adornan el templo donde guardo mis reliquias.

 

Anacrónico es la tele de mi suegra que por cuestiones técnicas que ella no entiende, la semana pasada dejó de funcionar.

 

Anacrónico soy yo, que estudiando a fondo esta obra de arte, no veo más que a tres moñas disfrazados de no se qué.

 

 

En fin, como va de arte y poesía, acabaré con las “anacronias” -si me permiten el palabro-,

 replicando algo que leí por ahí…

 

Me casé con un enano

por hartarme de reír

le puse la cama en alto

y no se podía subir.

¡Pasen un buen jueves y mil gracias Mila!

«Banda anacrónica» Por Mila Soyyo

Es el personaje humano ese ser incomplaciente

que demuestra lo que siente de manera artificial 

o es lo que otros han creado, una forma de escudarse

tras el espejo de un mimo que lo hace funcionar. 

 

Es la materia hecha traje, es lo contrario a la estima

es la carcasa de un huevo que se rompe y te salpica.

La decadencia a un fracaso, la verdad tras la mentira

un auténtico desastre o el furor que se prodiga.

 

Y me recuerda vagamente a Juana de Arco 

esas ropas tan divinas, donde papeles asoman

en ese suelo, un tintero sin su tinta.

 

Una caza de brujas con amos parlantes

la discordia fingida de eternos amantes

atemporal el estilo, una obra discordante 

la partitura sin hilos e imaginación fragante.

***

El saludo finaliza y me marcho a toda prisa, pero antes, agradezco a Francisco Gómez el gesto tan amable que ha tenido al querer colaborar conmigo,  también tengo que agradecer a Manuel Artero la confianza depositada en mí, guardándome cada día este rinconcito para enseñaros arte y un trocito de mi.

Desde vuestra revista digital La Paseata os deseamos que tengáis un fabuloso jueves y recordar que el tiempo es eterno, el reloj de la vida es como dar un paseo, no veremos si lo primero que he dicho es cierto  porque no llegaremos a ello y lo segundo piensas que no es así hasta que te das cuenta de que vas envejeciendo. Aprovechad cada momento.

MMB 

Mila Soyyo

Nací en Madrid, hace ya unos años. Soy administrativa de profesión pero tengo claro que lo mío son los retos. Siempre aprendiendo, y disfrutando de todo lo que me gusta y me hace vibrar. De todo aquello en definitiva que consigue que sienta, de lo diferente, lo que no está escrito, lo que nadie espera y está ahí deseando que tu lo descubras... Y te aseguro por experiencia que llega.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: