Don Narciso lo tiene muy peliagudo si gobernar cien años quiere como el viejo Joe. Por Guirong Fu

Don Narciso lo tiene muy peliagudo

«Don Narciso lo tiene muy peliagudo si gobernar quiere como el viejo Joe que hasta que no cumpla un siglo no piensa dar su candidatura por perdida»

(1)

Dice el yayo Biden que 82 años no son nada,

que mira el futuro con ilusión en la mirada

y que hasta que no cumpla un siglo de vida

no piensa dar una candidatura por perdida

así no sea ya capaz de recordar ni cómo se llama.

(2)

Ya quisiera Sánchez poseer parecida resiliencia;

pero para cuando a él no le recuerde ni la historia

o no sea sino un puto borrón en nuestra memoria,

Biden optará aún a renovar su vetusta presidencia.

A su vez, Trump, olvidado ya de su paso por la política,

(3)

que, en el fondo, le importó siempre una mierda,

seguirá dándole al ‘putter’, como avezado golfista,

y declarándoles, a ‘jodidos’ jueces y fiscales, la guerra.

Persistirá en su mofa, empero, de su antiguo oponente

en la ominosa lucha sin cuartel para ser el presidente:

(4)

-¡Por Dios: ¿y a dónde va ahora ese escuchimizado carcamal,

que cualquier día se lo lleva por los aires un vendaval?!

Mejor haría, a sus noventa y dos tacos, y con esa facha,

llevando flores a su propia tumba, en la que por las noches ya descansa.

(5)

En fin; sabido es que Trump nunca destacó por sus sutilezas;

y, con los años, mejoró, incluso, en el manejo de cuchillas y tajaderas.

El yayo Biden, sin embargo, desde la calma que otorga ‘una cierta edad’,

hará oídos sordos -los tendrá ya como una puta tapia-

(6)

y de quién fuese Trump, un día, apenas ya se acordará.

De hecho, no pocas veces ni recordará estar en plena campaña;

pero no se tomará, ello, sino por nimiedades que comporta una avanzada edad,

y que en modo alguno habrán de impedirle su gran esperanza:

(7)

llegar a su ‘primer siglo de vida’ durmiendo en la Casa Blanca.

Aunque, por entonces, quizás no recuerde ni dónde durmiendo está.

En conclusión: que don Narciso lo tiene muy peliagudo

si quiere superar los retos que el viejo Joe pretende enfrentar:

(8)

pese a su valioso ‘Manual’ y a la mucha resiliencia que siempre tuvo,

ya con los votos de su tan amado separatismo no podrá contar;

no en vano él mismo habrá firmado su mortal sentencia

al comprar su postrera legislatura… al precio de la independencia!

Don Narciso por el escorpión Puigdemont en ‘arenas movedizas’ se dejó ‘picar’

(9)

Y en efecto: podrá decirse que ‘la rana monclovita’…

por el escorpión Puigdemont en ‘arenas movedizas’ se dejó ‘picar’.

¿Qué también debió de ahogarse el líder separatista?

¡Quia: a esas alturas de su tan extraordinaria vida,

le habrán salido ya alas… para ponerse a volar!

(10)

Así, ¡jamás, el ‘Molt Honorable Carles’, de nuevo en un maletero se escondería!

Eso es justo lo que se dijo, risueño, a sí mismo

cuando vio que a don Narciso llevaban a enterrar…

Con todo, acaso nadie como él a Sánchez tanto quiso:

(11)

luego de tres larguísimos siglos, el heroico separatismo

con su soberbio y perfecto TONTO ÚTIL vino a dar!

En verdad, la sublime historia de ‘los grandes pueblos’

-como es la república de Cataluña paradigmático ejemplo-

abunda en ironías y misterios difíciles de desentrañar.

 

 

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: