Conversaciones en el andamio. Paradigmas festivaleros. Por Francisco Gómez Valencia

Paradigmas festivaleros

«La policía de la nueva moral progresista, ha ganado por los pelos a la sociedad, la cual con su televoto decidió que quien debía ganar era ISRAEL»

Las redes sociales son el mundo virtual donde una grandiosa parte del personal, saca lo mejor de sí mismo para posicionarse contra aquel al que considera su enemigo letal, o aliarse al que con el don de la palabra, y aplicando la síntesis como principal arma de destrucción masiva, es capaz de repartir “zascas” a la velocidad del sonido. Gracias a Dios, solo consiste en echar el rato y no en sentenciar a muerte al diferente, al raro, al estrafalario, al desecho humano, al ganador de Eurovisión, al delantero de la selección, a Terélu, o al autócrata de turno.

Sin embargo, reconozcamos que también es una fuente inagotable para los investigadores sociales, puesto que aquellos que la utilizan para quedarse a gusto, de vez en cuando también reflexionan, y es ese mismísimo momento de iluminación cuántica, cuando hay que reconocer “al César lo que es del César”, y cazar las ideas al vuelo mientras nos quitamos el sombrero. 

Decía “un elegido”…

  • “El debate entorno a Eurovisión, para mí solo deja clara una cosa: la lucha contra la “homonormatividad” y el “homonacionalismo”, se ha convertido en una tarea prioritaria para cualquier perspectiva “queer”, que se quiera concebir como mínimamente emancipadora”.

Ante tal declaración universal de intenciones, Don Monsieur de Sans-Foy , contestó…

  • “A este ¿le irradia el núcleo, o que le pasa?”.

Sans-Foy, al ser un ilustre, provocó reacciones de inmediato, algunas de gran nivel como por ejemplo la de “otro iluminao”, que aseveró el siguiente dogma.

  • “Creo que el ínclito no está enfocando la problemática de una forma holística,  debido a que los factores que coadyuvan en los aspectos de género, no los ha imbricado con una visión disruptiva, creativa, imaginativa, resiliente y ecosostenible”. 

Les reconozco que “servidor” casi estaba en estado gaseoso asistiendo en directo a tal evento, cuando… ¡Oh my Goodness! De repente, surgió de la nube, un tipo apodado como “Perico de los Palotes”, y finiquitó el debate con una afirmación de tal calibre, que todavía estoy grabándola en mármol de Macael.

  • “Está equivocado, puesto que desde el punto de vista hermenéutico, la “homotransversalidad” no es sino la expresión del devenir transitorio, a un existencialismo imbricado en una perífrasis de vitalidad agónica, y reduccionista, es decir, a un constructo periférico al “Yo” aristotélico”. 

Todavía resuenan en mi cabeza semejantes máximas existencialistas, reafirmando mi insignificante  existencia, porque frente a tanta inteligencia, cuan minúsculos somos ante esas mentes tan “fuckingmente” creativas.

Uno, que es del montón, solo pudo replicar sin demasiado éxito ni repercusión alguna (como casi siempre), que el problema, “era una simple cuestión de paradigmas”, o lo que es lo mismo: todo depende de la forma de interpretar “un principio irrefutable”. La aplicación tácita de los principios básicos de la lógica, no sirven si no aceptamos que para jugar a la ajedrez o a las tres en raya, no hacen falta dos. Cualquier zumbado, podría hacerlo solo, con los ojos cerrados y cantando la canción “del tal Nemo”, al revés.

Nota: Nemo no es el afamado Capitán, sino el jovenzuelo de orientación pansexual,  reconocido como persona no binaria, que según “El País”, gracias a su himno sobre la libertad de género, ganó el último festival de Eurovisión, en cuya celebración afirman algunos pseudomedios de la fábrica del fango, que rompió el micrófono de cristal que le había sido entregado a modo de trofeo, al caérselo de sus afeminadas zarpas.

¡Pa’verse lesionao!

El festival de Eurovisión 2024

De todos los titulares vertidos como el que vomita tras una borrachera de sangría Don Simón, me quedo con uno de el mismo medio antes mencionado que decía: “Suiza gana el festival de Eurovisión 2024 marcado por la polémica sobre Israel”.

¿Por qué destaco este entre todos? Porque en la dichosa red social “X” (o sea, Twitter), el medio acompañaba la noticia del correspondiente chascarrillo,  imprescindiblemente sectario… “Nemo de Suiza, fuerza de la naturaleza de 24 años de género no binario, ha impresionado en directo combinando el lírico con los rap y ritmos urbanos. El jurado profesional ha frenado al ‘Hurricane (huracán en español), de Eden Golan (la artista israelita), contrarrestando el amplio televoto”. 

Es decir, la policía de la nueva moral progresista, ha ganado por los pelos a la sociedad, la cual con su televoto decidió ser libre indicando que quien debía ganar, era ISRAEL, y no “el alocado ser binario ese.

Ahora, finalizado el parto de las catalanas, podemos ir todos juntos a votar otra vez en las elecciones europeas a los de la moderación, los cuales allí son socios de los modernos liberales, los insoportables verdes y los totalitarios socialdemócratas, para que sigan criminalizando al único bastión en Oriente, que nos protege contra la islamización que nos asola (Israel) 

!Si hombre…! Votémoslos otra vez para que la degradación social que padecemos, es decir, el puñetero “consenso progre”, nos siga carcomiendo hasta el tuétano. Votar en las europeas a los de siempre, esta vez es una aberración. Esto no va de apoyar a su alcalde, o a Ayuso, o al presidente de su comunidad de vecinos; esto va de votar a los conservadores (aunque no me gusten algunos de los que pastorean el asunto), para que defiendan a Europa de si misma, y obliguen al PP a cambiar las mayorías de una vez por todas. 

No deberíamos ser fans de ningún partido político, sino ciudadanos libres e iguales, y a ser posible responsables. 

“Europa primero”.

Feliz lunes día de la Bienaventurada Virgen María de Fátima.  

Españistán a 13 de mayo de 2014.

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: