Señores de la izquierda, superioridad moral ninguna, porque aquí, todos hemos luchado por la democracia y las libertades. Por Eugenio Narbaiza

El avión oficial regresó a Castellón para recoger a Sánchez. Ilustración de Santi Orue
El avión oficial regresó a Castellón para recoger a Sánchez. Ilustración de Santi Orue

“Por si los de la izquierda de la superioridad moral se han olvidado, les recuerdo que ETA asesinó a más de una docena de políticos populares, por defender la democracia y a España”

Como viene siendo habitual desde que comenzara la democracia, siempre que la izquierda está en el gobierno y tiene dificultades en la gestión de los temas, generalmente por su falta de argumentos, porque no hacen lo que dicen, ni dicen lo que hacen, acusan al centro derecha español de ” ser de extrema derecha, o de derecha rancia”, arrogándose una falsa autoridad y superioridad moral en conceptos democráticos que nadie les ha concedido. En esta España democrática que nos hemos dado, tanto la derecha democrática como la izquierda, han dado sobradas muestras de defender la democracia, pero por si los de la izquierda se han olvidado, les recuerdo que ETA asesinó a más de una docena de políticos populares, por defender la democracia y a España, en situaciones difíciles en el P. Vasco. Así que señores de la izquierda, superioridad moral ninguna, porque aquí, todos hemos luchado por la democracia y las libertades.

“Una cosa es llegar a la Moncloa y presidir el gobierno y otra gobernar, después de hacer una campaña de imagen de izquierdismo, con fotos desde el avión presidencial, con gafas y hasta de manos”

Ahora, con la subida al gobierno de Pedro Sánchez, apoyado por los independentistas catalanes (vaya socios), los miembros del brazo político de ETA (vaya ejemplo de demócratas) y los niños rebeldes de Podemos, cuando las huestes de Pedro Sánchez se han dado cuenta que una cosa es llegar a la Moncloa y presidir el gobierno y otra gobernar, después de hacer una campaña de imagen de izquierdismo, con fotos desde el avión presidencial, con gafas, de manos y con un falso ejemplo de solidaridad mundana aceptando un barco de emigrantes que no aceptaba Italia, resulta que han provocado un efecto llamada y que para evitar sus nefastas consecuencias, solo se les ocurre acusar a su rival político Pablo Casado de extrema derecha. Todo porque ha dicho que en España no hay sitio para todos, ni es posible dar papeles para todos, cosa que es de pura lógica humana, sin acogerse a ideologías. Yo me pregunto, ¿qué apelativo se le puede hacer al secretario general de un partido que acusa al rival de ser de extrema derecha, cuando en la zona en donde llega esa inmigración, resulta que su partido gobierna hace 40 años, no teniendo capacidad para tener una asistencia adecuada para la acogida de estos emigrantes, ni hospitales suficientes para atenderlos, ni capacidad para instalarlos? Por otro lado, ¿qué concepto de democracia tiene el secretario general de un partido cuyos dos últimos presidentes están siendo juzgados por casos de corrupción y su presidenta en Andalucía, impide que se den explicaciones en el parlamento respecto a que se utilizaran fondos de empleo de la UE para gastarlos en putas y cocaína?

En un país democrático como es España, la legitimidad de la democracia la dan las urnas y la gestión del gobierno elegido en las mismas. Desde esa perspectiva, aunque de manera legal, eso sí solo con 84 de los 350 diputados que tiene nuestro congreso de los diputados, el nuevo presidente del gobierno, ese que representa al partido que acusa al PP de ser de “extrema derecha”, está dispuesto a negociar un posible referéndum con los secesionistas catalanes, según se desprende de lo dicho por la ministra Batet, se acercan presos terroristas al País Vasco, sin el consenso del pacto antiterrorista y lo que es peor, no se reconoce la incapacidad del inquilino de la Moncloa para gobernar, porque quienes le auparon, no le apoyan sin contrapartidas crematísticas, lo que en términos políticos, es puro chantaje.

¿España se merece esto? Evidentemente no, pero estamos en una sociedad tan confundida, tan manipulada desde distintas pantallas de opinión, que, por defender a España, te llaman fascista, si te sientes español, facha y si utilizas la lógica de la política como alternativa a lo que nos ofrece el gobierno, resulta que te llaman de extrema derecha.

Quien esto escribe, conoce bien esa sensación porque, aunque paso del medio siglo, desde la tierna adolescencia en mi tierra vasca, era calificado de español como insulto, por llevar la bandera española en el reloj, el mechero o en mi pulsera. Facha, por defender unos principios y valores que me acercaban al centro derecha, fascista por acudir a funerales de políticos de izquierda y derecha que defendían la constitución y a España y traidor por no aceptar la independencia de mi tierra, por formar parte de España.

“En el tema de la inmigración el señor Casado tiene toda la razón

Lo cierto es que me importa un bledo que me llamen lo que quieran igual que supongo que al nuevo presidente del PP, le importa poco lo que digan de él y de su proyecto, que únicamente será juzgado por las urnas, pero en el tema de la inmigración el señor Casado tiene toda la razón, lo digo con el convencimiento de vivir en un punto caliente en este tema como es Almería, en donde llegan numerosas pateras, los servicios asistenciales no son suficientes para los habitantes habituales y mucho menos para los inmigrantes, gracias entre otras cosas a la política discriminatoria de la junta hacia la provincia, por voto mayoritario al PP y porque desde el socialismo, no solo no ofrecen soluciones, sino que estropean lo que funciona bien-

Por cierto, gente que se ocupa del tema de inmigración en el gobierno de Sánchez, son de Almería, él veranea en Vera, provincia de Almería. ¿Se ha preocupado alguna vez de como llegaban pateras desde Cabo de Gata a Motril? ¿Nos contará como actúa Marruecos al respecto? ¿A que me he ganado el apelativo de extrema derecha?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

3 comentarios sobre “Señores de la izquierda, superioridad moral ninguna, porque aquí, todos hemos luchado por la democracia y las libertades. Por Eugenio Narbaiza

    • Eugenio Narbaiza
      el 1 agosto 2018 a las 11:43
      Permalink

      Lecciones de democracia desde la izquierda al centro derecha, ninguna.Hay que decirlo alto, claro y diáfano

      Respuesta
  • el 1 agosto 2018 a las 12:04
    Permalink

    Se les ve las intenciones . A Sánchez y compañía se mofan de todos.Todo lo que dices tienes razón. Para seguir con el poder se acercan a todo lo peor.

    Respuesta

Deja un comentario