Circunvoluciones circenses sobre los políticos y la inteligencia artificial. Por Rodolfo Arévalo

Circunvoluciones circenses de los políticos desnortados sobre la inteligencia artificial
Circunvoluciones circenses de los políticos desnortados sobre la inteligencia artificial

“Pasen y vean los innumerables números circenses que hacen los equilibristas políticos desnortados que tiene el mundo entero. Solo cuatro o cinco, gobernantes, pueden salvarse”

Pasen y vean señoras y señores, pasen y vean la caraba, los payasos, los fuegos fatuos del cementerio importados en arcones, las inundaciones y maremotos, pasen y vean los innumerables números circenses que hacen los equilibristas políticos desnortados que tiene el mundo entero. Solo cuatro o cinco, gobernantes, pueden salvarse.

No se dónde se dan carnets de Presidente de gobierno. Claro que a la vista de lo que hay, es que los dan en las tómbolas. Cuando los votantes compran su boleto para votar, están comprando algo que no entiende la mayoría de ellos. Las sociedades adolescentes de móvil incorporado y de reacción a la emoción pueril, deberían madurar un poco, no mucho, un poquito, lo suficiente como para ver los asuntos de gobierno de un país con cierta objetividad. Insisto y lo digo siempre, en el mundo hay un problema endémico de falta de educación que no sé si es el causante de que no se desarrolle la inteligencia de manera adecuada, o es que la inteligencia es así, y su carencia impide la educación.

“Me da a mí en la nariz que la inteligencia es genética, se puede desarrollar un poco, pero dentro de unos márgenes mínimos, porque si no todos seríamos genios a poco esfuerzo que pusiéramos”

Me da a mí en la nariz que la inteligencia es genética, se puede desarrollar un poco, pero dentro de unos márgenes mínimos, porque si no todos seríamos genios a poco esfuerzo que pusiéramos. Pero esto es lo que hay y justifica lo que hace que se entienda que la educación es necesaria, si no para desarrollar el intelecto, si para darle al cerebro tácticas de pensamiento. Entre otras cosas para, dentro de los límites de cada cual, se aprenda a pensar. No me refiero a tener una inteligencia superior, no, simplemente a saber razonar aunque sea rudimentariamente. Los seres antropomorfos de las sabanas africanas evolucionaron poco a poco por el aumento de su capacidad craneal y de sus cerebros, aunque no esté relacionada la inteligencia al tamaño de la masa encefálica. La postura bípeda y el consumo de proteínas animales, así como la aparición del habla propiciaron el desarrollo de esta cualidad, pero está claro que no todos lo hicieron por méritos “cerebrales” propios, si no que se dejaron arrastrar por los más inteligentes, que como siempre siguen siendo dos, como mucho, entre diez. Esto siendo muy optimista.

¿Que es la inteligencia?, probablemente es la capacidad de los cerebros de relacionar cosas, e inferir otras partiendo de estas. Por ejemplo: Un tipo conduce un automóvil, es un vehículo potente que, supera los doscientos kilómetros por hora. Si el tipo es inteligente pensará “este coche tiene potencia, porque si adelanto en una carretera de doble sentido y viene otro automóvil en dirección contraria puedo acelerar y evitar chocar con él”. Pensamiento harto inteligente. Otro conductor pensará, si tengo este vehículo tan fastuoso ¿por qué no voy a correr al límite? Nunca pensará en las consecuencia, no tiene capacidad de relacionar ideas. Veamos el tipo no ha pensado que se puede salir de la carretera en una curva… que el coche puede dar vueltas de campana, que puede quedarse colgado boca abajo del cinturón, que está atascado y no se puede soltar, que la gasolina sale del vehículo y que una chispa puede hacer una bomba de él. Por supuesto su inteligencia no le da para pensar en que puede morir, allí, abrasado vivo.

Esa es la razón por las que las campañas de tráfico, y otras, no funcionan. No funcionan porque mucha gente carece de inteligencia. Sí la tienen para las pequeñas cosas cotidianas de vivir, pero no esa que hace falta para no elegir políticos nefastos, no caer en trampas socialistas absurdas, hacer bien los trabajos y ser considerado en ellos y valorar su vida por encima del riesgo incontrolado. Pero asumamos que esto es así. ¿Qué salvación tiene el resto de humanos que si disponen de inteligencia?, creo que ninguna, son muy pocos. Aunque siguen tirando del mundo. Lo único que pueden hacer es aislarse del mundanal ruido festero y crear su propio reducto de lectura, pintura, escritura, música, matemáticas, física, química, filosofía, informática o cualquier otra actividad intelectual.

De estas actividades intelectuales, quedan rápidamente descartadas las que tienen que ver con medios de comunicación y más ahora en que casi no queda uno imparcial. Y eso que los periodistas han llegado a considerarse los humanistas del siglo XX. Falso, el bagaje cultural de la humanidad a estas alturas de la historia es tan grande, que no basta una vida para saberlo todo. Solo leer todos los libros publicados en el mundo, desde que existe la imprenta, es un asunto irrealizable por falta de tiempo. ¿Entonces?, Entonces surge la especialización en temas concretos y esto que es bueno para alcanzar la perfección técnica es muy malo para la inteligencia humana y los sentimiento, que en cierto modo también dependen de la sensibilidad y esta de la inteligencia.

“Quizás debieran reflexionar los que se dedican con mucha inteligencia a la artificial, no parecen muy inteligentes si aún viendo lo que puede ocurrir siguen erre que erre”

La excesiva tecnificación de la sociedad puede ser un camino nefasto para la propia humanidad. Es un peligro jugar con una inteligencia artificial que no podamos controlar, porque ese será el principio de la desaparición humana, primero de los menos inteligentes y a la larga de todos los seres humanos, quedará un subproducto sí, la inteligencia artificial, pero ya no seremos nosotros. Y por supuesto, para esas super inteligencias, conservar cuerpo humanos que solo vivan sin hacer nada no será rentable; total una pena. Quizás debieran reflexionar los que se dedican con mucha inteligencia a la artificial, no parecen muy inteligentes si aún viendo lo que puede ocurrir siguen erre que erre.

Share on Facebook33Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario