¡Ole mi Kichi! Por Arturo Luna en el rincón andaluz del alfaquí

 

Kichi llama "excremento" a Vox en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz
Kichi llama “excremento” a Vox en el pleno del Ayuntamiento de Cádiz

“El Kichi ha visto que las arcas no llegan para todo lo que prometió y no le ha quedado más remedio que sumarse a la dinámica de la casta”

Soy andaluz, y andaluz convencido. No tan exagerado para pensar que es la cosa más grande del mundo, pero le ando cerca. Y hoy me palpo la talega de los sentimientos que me infunde mi origen y lo hago porque el Kichi, el chirigotero alcalde de Cádiz, ha dado un paso de gigante. Un paso que cualquier andaluz que se aprecie lo hubiera tenido que pensar mil veces antes de darlo, y aun así, contar hasta quinientos antes de decidirse.

El Kichi ha visto que las arcas no llegan para todo lo que prometió y no le ha quedado más remedio que sumarse a la dinámica de la “casta” y comenzar con los recortes. Y sin encomendarse ni a dios ni al diablo ha decidido cortarle las subvenciones a las Cofradías de Cádiz: ¡Con dos cojhones!


Ha puesto en pie de guerra a un ejército de capillitas, meapilas, raspavelas, turutas, procesionarios, cultivadores de la pureza tradicional andaluza y vigilantes de la moral y el orden… en una palabra la Andalucía de siempre que de año en vez, cada cuaresma saca las galas, las peinas, las mantillas, los tambores y las trompetas y se va a escenificar el sufrimiento y la estética barroca del dolor que es una de las piedras angulares de nuestra manera de ser.


Me habían dicho a mí, que el Kichi era un tío “mu leído y mu estudiao” que escribía chirigotas y que por sus venas corría la alegría del carnaval. Ahora lo pongo en duda. A buena hora en mi pueblo, Pozoblanco, se le hubiera ocurrido a un alcalde, por “mu rojo y atravesao que fuera” hacer una cosa como la que ha hecho el chirigotero de Cádiz.


Mal vamos, si empezamos a cortarle el grifo a las cofradías para dárselo a los carnavaleros. Estamos potenciando a Don Carnal, contra Doña Cuaresma… Y ya se sabe el equilibrio de Andalucía, desde tiempos de la reconquista, está en darle al demonio lo que es del demonio y a a iglesia lo que le pertenece. “Así que querido Kichi con la iglesia habemos topao” y ahora veremos, y al tiempo me remito, si podemos o no podemos salir de este lío.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Arturo Luna

Arturo Luna

Natural de Pozoblanco, Córdoba, ingresé en el Centro de Formación de TVE en 1.966, y comencé mi carrera profesional escribiendo guiones junto a Arturo Ruiz del Castillo. Reportero fundador de Informe Semanal, autor de dramáticos y como tal ingresé en la SGAE en 1969, donde actualmente soy Consejero por el Colegio de Audiovisuales. Miembro de la Academia de las Artes y Ciencias Audiovisuales. he dirigido y escrito la serie “Oficios para el recuerdo” de TVE que consta de 79 episodios de media hora de duración. Además de tres series más de documentales. Como reportero he participado en una veintena de programas. El último en “Quién sabe dónde” y de su experiencia escribí el libro “Desaparecidos” publicado por Temas de Hoy. Actualmente colaboro en “El semanario La Comarca” periódico semanal que abarca la Comarca de los Pedroches, en Andalucía y la de Almadén y el Valle de Alcudia en La Mancha. Tengo una docena de libros sobre la historia, tradiciones y costumbres de mi tierra, con algunos de ellos he conseguido en tres ocasiones el Premio Nacional de Investigación Histórica “Juan Ginés de Sepúlveda”. Ha recuperado, transcrito y publicado íntegramente “El Catastro del Marques de Ensenada” de Pozoblanco. Uno más de los que prejubiló Televisión Española en el año 2003.

Deja un comentario