Paranoicos despertares en un fumadero de Opio (Conspiraciones Ignacianas- Leninistas). Por Félix Fernández de Castro

“El Señor es mi pastor; esto sería muy apropiado, si fueramos ovejas…” (Joao Camoens do Amonal, Amotinado Poeta, en uno de sus días irreverentes)

” A un necio le llamaban SOCIABLE, y se sentía halagado, le llamaban GREGARIO, como no sabía bien lo que quería decir “el palabro”, quedaba mosqueado; pero lo peor era llamarle BORREGO u OVINO LANAR, cosa que de verdad le dejaba cabreado…” (mas cosas del Camoens)

“La Teología de la Revolución no es más que la Doctrina Social de la Iglesia, aplicada a balazos” (y dale que dale, que el Camoens hoy no para)

 

Bergoglio por Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti
Bergoglio por Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti

 

(RELATO ESTRICTAMENTE DE FICCIÓN)

“Y tépidos son los despertares de quienes se quedan dormidos en un fumadero de opio; el a menudo productivo estado de duerme-vela que precede al despertar”

Y tépidos son los despertares de quienes se quedan dormidos en un fumadero de opio; el a menudo productivo estado de duerme-vela que precede al despertar, tan frecuente en personas creativas e imaginativas, a quienes despiertan en un fumadero se les convierte en paranoicas fantasías oníricas sobre siniestros e improbables, casi imposibles, complots y conspiraciones. 

Una de estas conspiranoicas pesadillas opiáceas, padecida por un alma sensible familiarizada con la Compañía, Compañia de Jesús, que es como se conoce a la Orden de los Jesuitas fundada por San Ignacio de Loyola, fue precisamente sobre el supuesto complot de una facción de la Compañía, la de los Padres y Hermanos Ignacianos Leninistas, para secuestrar al Papa Jesuita Francisco, y sustituirlo por un Montonero que se le pareciera físicamente, pero la pesadilla, en un alarde de realismo, hizo que el único sustituto que encontraron los confabulados Ignacianos Leninistas fuera un Tupamaro Uruguayo, lo que tampoco les vino muy mal, dada la similitud de los acentos, y porque este Tupamaro en concreto estaba muy familiarizado con todo el área de Buenos Aires por sus frecuentes visitas de negocios a los Montoneros Argentinos. 

El objetivo de esta operación de los Ignacianos Leninistas era preservar el marxismo chavista en los pocos bastiones que quedaban en Latinoamérica, y con su Papa Tupamaro tenían por lo menos la esperanza de ocultar al público mundial gran parte de los desmanes, incluidos las matanzas de Daniel Ortega en Nicaragua, cometidos por estos líderes del socialismo local en su afán de mantenerse en el poder. Blancos secundarios de esta facción de la Compañia (de Jesús) serían la canonización del sandinista Daniel Ortega y la inclusión en el Dogma Católico del Cambio Climático y el Calentamiento Global Provocado por los Coches. 

Jesuitas
Jesuitas

(INSISTO EN QUE TODO ESTO ES FICCIÓN)

“En estos momentos cruciales para echar al Dictatorial Dictador Nicolás, Nico para los amigos, Maduro de Venezuela, y ponerle sordina a su bloqueo, a tiro limpio, de la ayuda humanitaria destinada a su propio país”

Y así que en estos momentos cruciales para echar al Dictatorial Dictador Nicolás, Nico para los amigos, Maduro de Venezuela, y ponerle sordina a su bloqueo, a tiro limpio, de la ayuda humanitaria destinada a su propio país, el Vaticano parece tratar de “echar balones fuera” con un gran Congreso-Distracción contra la Pederastía y Otros Temas Tópicos y Tipicos, como el del papel de la Mujer en la Iglesia. La cuestión de en donde guardaban mientras tanto los secuestradores al Papa Verdadero, se le suponia obvia al aletargado fumador de opio, mientras se despejaba; casi seguro que en una casa de la Compañía, Colegio, o Casa de Ejercicios (*) ubicada, o bien en los alrededores del Vaticano, o en el área de Buenos Aires. El torpor post fumeteo no altera del todo la lógica; sólo la confunde un poco en perjuicio de la realidad. Y de esto, de este estado de confusión, se recuperó poco a poco …

…se recuperó poco a poco, digo, para dar paso…a otro estado de confusión provocado porque pudo oir por la televisión unas declaraciones del Supuesto, en sueños, Tupamaro metido a Pontífice; “los que vienen criticando a la Iglesia son amigos del Diablo, no diré que hijos, porque el Diablo no tiene hijos…” y otra, aún más inusual sobre el feminismo, si proviene de un miembro de la Portentosa Zurdería, en el sentido de que algunas feministas lo que practican es “un machismo con faldas”, ya que la palabra feminazi es tabú. 

Y las nuevas dudas son de que si el Papa es el Papa y no un doble, y de que las ideas sobre un Secuestro Papal eran producto de una borrachera opiácea, y de que todo se reducía a las fantasías de un drogadicto, porque las alternativas son aún más increíbles: el que un Tupamaro contratado por Ignacianos Leninistas reconquiste el Sentido Común, o aún más improbable, el que lo hagan, de existir, los de la facción Ignaciana Leninista. 

Jesuitas en rdes sociales
Jesuitas en rdes sociales

(TODO PURA FICCIÓN, insisto)

Ya que la vida es sueño, y los sueños sueños son, y con opio mucho más 

(*)  Casa de Ejercicios, lugar destinado por los Jesuitas a Ejercicios Espirituales, que consisten usualmente en un retiro de unos pocos días, con unas charlas sobre lo efímero y escatológico de la vida terrenal, en contraposición con la importancia del Alma (Espíritu) y su Vida Eterna. Estos ejercicios y actividades estaban más encaminados a la ESPIRITUALIDAD que a la RELIGIÓN. En los momentos difíciles, a veces décadas más tarde de haber asistido a los Ejercicios, uno se da cuenta de la fortaleza y resignación (estoicismo?) que proporcionan en esas desgraciadas circunstancias. 

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Felix Fernandez de Castro

Felix Fernandez de Castro

Nacido en Manila el año de las dos primeras Bombas Atómicas, hijo de padres españoles, en 1963 bachillerato con dos reválidas en colegio de jesuítas, y de joven, durante breve tiempo piloto de Franco en la 15 Promoción de Complemento, llamada "El Parvulario" por los guasones de 21 años, la mayoría de edad en aquellos tiempos de Orden; (ex)empleado de banca, ya felizmente jubilado, actualmente blogger por libre y ahora mismo colaborador en la Paseata. Y hola, por cierto.

Deja un comentario