El feminismo se ha convertido en un negocio muy rentable. Por Erik Encinas Ortega

Han convertido él Feminismo y la Ideología de Género en un negocio muy rentable
Han convertido él Feminismo y la Ideología de Género en un negocio muy rentable

“El feminismo se ha convertido en un negocio más de los que han generado los debates políticos y sociales. Mueve centenares de millones de euros”

El feminismo se ha convertido en un negocio más de los que han generado los debates políticos y sociales. Mueve centenares de millones de euros y se extiende por diferentes capas de la sociedad. El chiringuito feminista, ciertamente es bastante nuevo, ya que ha ido en aumento y crece al calor del dinero público gracias a la extensión de la llamada “ideología de género” y que, por tanto, están financiando todos los españoles con sus impuestos. En bastantes casos, cobran grandes sumas de dinero e injustificadas subvenciones y pagas. Con este dinero se pagan cursos para adoctrinar a las mujeres en ideas comunistas o para incluso masturbarse. Para que se haga una idea, en Andalucía, el número de asociaciones y federaciones de mujeres ha subido como la espuma en los últimos años, hasta superar las 2.000.

Pero esta no es la única región en la que ha brotado con fuerza este nuevo espacio de mercadeo político, puesto que se trata de un fenómeno nacional cuyo auge y desarrollo se ha concentrado, muy especialmente, en los últimos cinco años. La complejidad, en este caso, reside en desenmarañar la compleja red clientelar que alimenta este particular entramado, puesto que son muchas las administraciones y entes que destinan dinero público al movimiento feminista.

En la actualidad, el negocio del feminismo ingresa más de 150 millones de euros a través de 16.000 subvenciones públicas desde 2014 en España. Pero las cifras podrían ser superiores, dado que hay ingresos que en las cifras proporcionadas hasta la fecha no se especifican. Además, el número de subvenciones feministas se ha disparado, porque ha pasado de apenas 208 subvenciones en 2014 a más de 6.000 en 2018, de modo que se han multiplicado por 30 en los últimos cinco años. Y las denuncian falsas a raíz de este fenómeno se han multiplicado con creces.

Sin la menor duda, es realmente grave e irresponsable que algunas mujeres hagan su modus vivendi a costa de la ideología de género y de otras mujeres a quien le dicen lo que deben pensar y hacer. Precisamente, por esta razón, las feminazis colocan a dedo a un buen número de personas ciertamente radicales y muy vinculadas a movimientos de extrema izquierda que lo único que buscan es implantar un régimen bolchevique en España. Que por cierto, cabe recordar, que nunca ha funcionado tampoco, dado que empobrece mucho a las mujeres y las conduce a trabajos precarios y manuales como por ejemplo ocurrió en la Unión Soviética.

Y como era de esperar, muchas mujeres no han tardado en responder críticamente a este movimiento feminista, que denota encima como no critican tanto los actos machistas que cometen los inmigrantes en España como los que realizan las mujeres a los hombres o los niños, y no olvidemos que en lo que va de 2019 superan de largo a los cometidos por españoles.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Erik Encinas Ortega

Erik Encinas Ortega

Nací en un pueblo grande llamado Mataró, pero he vivido mayormente en Barcelona, donde estoy terminando Periodismo en la Universidad Pompeu Fabra. Soy activista político y social, y realmente me considero una persona muy polivalente y realista. A día de hoy, además trabajo también en varios medios de comunicación.

Deja un comentario