Los violentos y sinvergüenzas son cada día más peligrosos y numerosos. Por Rodolfo Arévalo

Los violentos y sinvergüenzas son cada día más peligrosos y numerosos
Los violentos y sinvergüenzas son cada día más peligrosos y numerosos

«Se necesita gente que ponga márgenes a la inmigración ilegal, y vuelva a legislar para este nuevo siglo en el que los violentos y sinvergüenzas son cada día más peligrosos y numerosos»

Lo que empezó como una pataleta juvenil, de inmaduros y desinformados jóvenes, que desconocían que, en democracia los caminos para quitar gobiernos son las urnas y no las sentadas y algaradas en plazas céntricas de las ciudades, terminó con la llegada de los que utilizan estos descontentos para aprovecharse y conseguir poder, los Comunistas, pero no el grupo de Izquierda Unida, que ya entonces estaba para el arrastre, no, esta función les tocó a unos chicos recién salidos de las cátedras de universidad como PNNs y otros, con consultorías neuronales y asesoramientos a dictadores de allende los mares, en América del Sur, que se habían puesto de moda, digamos que de forma muy “in” y “tope guay”, jo tú que mola cantidad, neocomunistas de salón, con ínfulas dictatoriales furibundas.

La diferencia es que allí, por ejemplo en Venezuela, las diferencias sociales eran brutales, y aún así no se justifica, suele pasar en los lugares en los que los autóctonos del país carecen de formación suficiente para ocupar lugares de poder, frente a quienes no tan nativos, poseen esos conocimientos e intelecto y por ende ocupan los mejores puestos en la sociedad, todo esto permite ese tipo de revueltas golpistas, que aquí en España son imposibles, por ser este un estado de derecho, en el que afortunadamente, el que más o el que menos se puede ganar la vida.

Solo en esas circunstancias, de pobreza casi absoluta de grandes masas de la sociedad es hasta comprensible que ocurra, que sigan a los revolucionarios. Ejemplo Rusia 1917. Muchos años atrás yo ya era consciente de que los digamos “ricos” o clases medias y altas Venezolanas iban a saltar por los aires, porque no se puede subyugar a los pueblos simplemente por no ser capaces de regir sus destinos y no poder ganarse la vida por falta de formación.

La entrada del siglo XXI ha traído una nueva revolución, esta de tipo técnico e informático, dejando tiradas a muchas personas que no tienen la formación necesaria para desenvolverse en él. Esta circunstancia es la que aprovechó Chávez para llegar al poder e implantar esa especia de neo comunismo basado en el narcotráfico. Aquí en España los jóvenes protestaban, más que nada, porque no veían salida laboral y vital en sus futuros, pero nadie tiene la culpa de eso. Este tipo de cambios los ha habido en la historia de la humanidad y los habrá en el futuro. Cada vez la mano de obra no cualificada irá cayendo en el olvido por causa de la tecnificación. Solo se necesitarán personas con buena formación y capacidad intelectual o inteligencia muy alta, los trabajos rutinarios y pesados los harán las máquinas, los robots.

En aquel momento en España se empezaba a vislumbrar este hecho y aunque estuviera disfrazado de protesta política, solo era un anticipo de lo que vendrá. Mucha gente se lleva las manos a la cabeza solo con pensarlo, pero no tienen en cuenta que lo mismo que cambia el trabajo y los trabajadores deberá cambiar también la imposición sobre el dinero y los bienes producidos por los robots. Por mucho que fastidie, los empresarios deberán contribuir con las sobre ganancias de estas tecnologías a sostener a grandes grupos de población, que únicamente se dedicaran al arte, o la cultura. Habrá también grandes vagos, como siempre pero con la ventaja de que ya no se notará.

A lo que quería llegar es que un señor llamado Pablo Iglesias, que está más trasnochado que las maracas de Machín, pensó que ahora es el momento Comunista, o sea momentos de café humeante para un pueblo, que el imagina más que real, uno vociferante, que hace sentadas al mínimo movimiento de su dedo índice y va se pone y dice que se va a presentar como candidato a la presidencia de la comunidad de Madrid. Bien, me alegro, me agrada hagamos que pueda seguir pagando su chalet y esas cosas. Pero eso sí, por favor sacadle del CNI, ahí ya no pinta nada de nada y es por el bien del resto de Españoles, incluidos muchos de los vociferantes que lo ampararon al principio.

Tenemos la dicha de que su partido Podemos, va a la par en tipo de supervivencia, que Ciudadanos en cuestión de votantes, tirando a la baja. A ninguno de estos partidos les queda un telediario, por fortuna, para los españoles. Uno por no definirse en cuestión política y el otro por ser demasiado Comunista. Ahora es el momento de ver que cosas buenas han ocurrido y ocurren en España, que hay que votar para dar el gobierno de las Comunidades a políticos que las saquen del ostracismo en que muchas están metidas. Para ello se necesitan gobiernos liberales y de centro, centro derecha e incluso derecha, que den una nueva visión sobre lo que debe construirse para el futuro. Gente que ponga márgenes a la inmigración ilegal, y vuelva a legislar para este nuevo siglo en el que los violentos y sinvergüenzas son cada día más peligrosos y numerosos.

Gobiernos que bajen impuestos y persigan el delito y la mala educación No sé que piensan las personas que viven por aquí, pero creo que la mayor parte de ellas tanto de izquierdas moderadas, como de derechas saben que la prosperidad y el trabajo lo traen estos partidos.

Ahora se plantean en Madrid unas nuevas elecciones, espero que tanto Ayuso, a la que deberían tener de modelo de buena política, y Almeida como inmejorable alcalde revaliden para seguir haciendo de Madrid una de las mejores ciudades para los ciudadanos, que defiende que tengan dinero en sus bolsillos para crear riqueza y que éste no esté encarcelado en la hacienda pública para ser dilapidado por las izquierdas, sus amigos y juergas. Y es así sí, lo que empezó como una pataleta juvenil, de inmaduros y desinformados jóvenes, que desconocían que, en democracia los caminos para quitar gobiernos son las urnas y no las sentadas y algaradas en plazas céntricas de las ciudades, estuvieron a punto de hacer grande un partido Comunista, lo nunca visto ni deseado en la Europa actual. Que suerte nos hemos librado. Espero que se eduque a la gente para que sepan con quién trata cuando son tipos que llevan en su historia muchos millones de muertos.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario