De la realidad social y la condición humana que se esconden detrás de las pequeñas noticias. Por Rafael Gómez de Marcos

Los realojados del poblado de las Sabinas deberán aprender a vivr en pisos
De la realidad social y la condición humana que se esconde detrás de las pequeñas noticias: Los realojados del poblado de las Sabinas deberán aprender a vivir en pisos

«Es la realidad social que nunca muestran las encuestas ni tan siquiera las polémicas de las interesadas tertulias de televisión»

La noticia  sobre el acuerdo de la Comunidad de Madrid con el Ayuntamiento de Arroyomolinos sobre el realojo definitivo de 120 familias del poblado chabolista de Las Sabinas, está de boca en boca en los colegios públicos de mi pueblo.

Lo curioso es que padres que se consideran de izquierdas de toda la vida se expresan las úñltimas mañanas, a la hora de recoger a sus hijos al mediodía, con frases como «cambio a los niños de colegio», «vendo la casa» , «habrá que hacer algo» y «voy a votar a Vox».

Y mientras los realojados del poblado de las Sabinas deberán aprender a vivir en pisos y sus hijos compartir el patio en el recreo de los colegios, esta es la realidad social que nunca muestran las encuestas ni tan siquiera las polémicas de las interesadas tertulias de televisión, porque el hecho de que estas frases salieran de la boca de padres conservadores o de derechas no sorprendería a algunos, pero la condición humana… las pone en boca hasta de los vestiditos de morao.

Rafael Gómez de Marcos

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido.

Deja un comentario