Capítulo I. La historia de lo que puede volver a pasar

Multitudes el 14 de abril
Multitudes el 14 de abril

Nadie podía imaginar el júbilo que la inmensa mayoría de los españoles sintió el 14 de Abril de 1931. Las vetustas fotos indican una alegría desbordante. Nadie dudaría del deseo por la nueva II República Española. Pero la realidad fue bien diferente en términos absolutos, y su total fracaso lo ratifica. Para la izquierda, ese descalabro lo ocasionó la derecha y su contumaz hostilidad negándose, una y otra vez, a aceptar las reformas “ progresistas”. Para la derecha la causa fue la violencia y el extremismo de la izquierda que nunca tuvo la intención de poner en práctica la democracia. Ambas apreciaciones tenían ciertas dosis de verdad, aunque las fundamentales causas fueron que la población estaba harta de seis años de dictadura y las excesivas expectativas creadas en una sociedad que había experimentado una sensible mejoría en muchos aspectos, un largo paréntesis que había hecho perder el contacto con sus propias tradiciones parlamentarias.

 

Ante la remota pero no imposible advenimiento de una nueva 3ª Republica de signo totalitario de izquierdas, por la que el frente populista luchan con vehemencia, odio y utilizando todas las falacias y artimañas posibles, es pertinente recordar aquellos momentos que ayuden a meditar a los votantes de la posible repetición de las Elecciones Generales de Diciembre de 2015. Que los futuros electores tengan presente aquel horror colectivo que nos condujo, una vez más, a una lucha fraticida. Pero parece que los actuales pre revolucionarios, unidos en un frente popular, no terminan de expulsar de su imaginario ese intento fallido ocurrido hace casi un siglo por sus abuelos que no conocieron. Siguen como autómatas inconscientes en pos de ese proceso exterminador de España.

El mercantil valenciano
El mercantil valenciano

Otro aspecto fue que, salvo el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, el resto de formaciones políticas eran de nuevo cuño. Cabe recordar que Miguel Maura y Alcalá-Zamora se hicieron republicanos un año antes, en 1930. Un año después, el 28 de Junio de 1930, en las elecciones los socialistas arrollaron, gracias a la inacción de la derecha. A pesar del júbilo callejero fue un fracaso debido a la excesiva fragmentación, donde cada partido propugnaba distintos programas, lo que impedía una unión eficaz para desarrollar una eficaz tarea gubernamental, democrática y parlamentaria.

La coalición republicana estaba compuesta por tres ideologías : Republicanos de izquierdas, liberales de centro y republicanos moderados (socialistas).Por cierto poco moderados. Los que dominaron la situación durante los dos primeros años fueron los republicanos de izquierdas, que ya en 1934 era liderada por la Izquierda Republicana de Manuel Azaña. Este grupo tuvo pocas intenciones de democratizar la República que pasaba en el ideario azañista a un segundo o tercer plano. El gran inconveniente era que que nunca tuvo más del 20% de los votos. Por eso Azaña siempre pensó que no tenia esperanzas en mantenerse en el poder si no era aliándose con los socialistas. ( Podemos y Psoe ). Como en el momento presente el Psoe actuó con ambigüedad jugando a dos bandas,eso si expresando con claridad que sólo aceptaban el programa de Izquierda republicana si, al final, el objetivo era llegar al socialismo de corte soviético. También como en la actualidad, los socialistas fueron “semileales”, o lo que es lo mismo : falsos con todos. Solo querían el poder a cualquier precio. Un calco de lo que sucede ahora. A Azaña no le importaba la circunstancial apoyo de los socialistas. Pensaba que en unos pocos años de unión bastarían para consolidar la reforma radical.

Cartel del Frente Popular
Cartel del Frente Popular
Cartel de la CEDA
Cartel de la CEDA

 

Y llegaron las elecciones de 1933,tal vez las más limpias y democrática habidas hasta ese momento. Ganaron los moderados, en concreto la CEDA,( Confederación Española de Derechas Autónomas ),que se convirtió, sorprendentemente, en el partido español más votado con un total del 30% de los sufragios, aunque lejos de la mayoría. Tanto azañistas como socialistas se negaron a aceptar los resultados. Según Alcalá-Zamora progresista, lo más conveniente era buscar soluciones para centrar la República, liberal y democrática. Y el problema era el auge dela derecha por medio de la CEDA,que proponía un cambio en la Constitución y un avance del catolicismo. Defendía la ley y el orden. Más o menos como el PP ahora. Alcalá-Zamora se negó a permitir que el partido más votado formara gobierno, una tesitura que puede volver a suceder en la actualidad por la unión de partidos perdedores. En 1934, los socialistas aprovecharon la entrada de algunos ministros de la CEDA como pretexto para lanzar una insurrección revolucionaria. La derecha y la izquierda se separaban cada vez más. Ante esa situación, Alcalá-Zamora. Presidente de la Republica, convoco nuevas elecciones para el 36. La victoria de la izquierda fue aplastante. El intento de centrar la República fue un fracaso del Presidente. Solo el Partido Radical de Alejandro Lerroux fue el único partido de centro que creía en una república para todos los españoles. En su contra demostró ser una formación inexperta e incapaz de enfrentarse a retos de importancia.

FAI. CNT
FAI. CNT

 

La realidad es que tanto Psoe como la Ceda, se diferenciaban sobre todo, en que lel partdo católico rechazaba la violencia y que su política era legalista. También en 1934-35 la FAI.CNT, los comunistas y el POUM, Unificación Marxista, buscaban la destrucción de la Republica por medio de la violencia . Solo su debilidad les impedía conseguirlo a pesar de los sucesivos levantamientos anarquistas.

 

 

Azaña
Azaña
Niceto Zamora
Niceto Zamora

Finalmente, Azaña y sus Republicanos de izquierdas decidieron unirse con los trabajadores revolucionarios abandonando definitivamente la idea de apoyar la estabilidad democrática y liberal, aquella que hubiese garantizado el equilibrio político y la igualdad para todos los españoles. En cambio optó por una sectaria republica de izquierdas. El responsable por eliminar las opciones de centro fue, sin duda, Alcalá-Zamora.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

0 comentarios sobre “Capítulo I. La historia de lo que puede volver a pasar

Deja un comentario