Conversaciones en el andamio. Este año el Sr. Rey ha estado soberbio… Por Francisco Gómez Valencia

Conversaciones en el andamio: Este año el señor Rey ha estado soberbio
Conversaciones en el andamio: Este año el señor Rey ha estado soberbio

«El Sr. Rey mejora con los años. Justo, equilibrado, en su sitio, aprovechando los medios a su alcance y además no le sobró ni faltó nada»

Domingo, toca bajar todos los restos orgánicos e inorgánicos, transgénicos y renovables, biodegradables y en estado cristalino, plastificados y aceitosos y por supuesto los restos de los envoltorios de los polvorones que fue capaz de tragar el gordo de Laponia en sus labores noctambulas…

-Sra. Remedios, ¡Feliz Navidad!

-Hola majo, igualmente. Cómo vas, pareces el hombre del saco…

-Ja, ja, ja… a tomar por saco nunca mejor dicho. A los contenedores de la basura a evacuar…

-No escuché ruido, ¿estuvisteis en casa?

-Sí claro, dónde mejor con la que está cayendo…

-¿Qué tal ustedes?

-Solos también, mi Rey estuvo magnifico.

-Sí, sí; cuestión de gustos…

-Que va, que va; mejora con los años. Justo, equilibrado, en su sitio, aprovechando los medios a su alcance y además no le sobró ni faltó nada.

-¡Por Dios! Sra. Remedios que efusividad monárquica…

-¿Qué?

-Que vaya pasión por el Rey…

-Hombre si después de cincuenta y ocho años no la tengo yo, ya me dirás quién la va a tener…

-Me temo que no la termino de entender, será el trasnocheo…

-A ver, vecino; justo con la sal, equilibrado con el brandy y con las especias para el asado de cabrito, aprovechando la vitrocerámica a medio gas porque tengo dos fuegos rotos y el horno a medias, y apenas sobró nada teniendo en cuenta que este año cocinaba para dos en vez de para diez como todos los años…

-Ah… ¿pero qué cocinó su marido?

-Claro hombre… ¿no sabías que fue cocinero en el Intercontinental desde los veinte años hasta que se jubiló?

-No sabía nada, usted perdone, ¡Vaya notición!

-Claro, por eso lo decía…

-Qué bien…

Vuelvo del recado y por curiosidad, miro el buzón. 6ºB Don Marcelino Rey Satrústegui y Doña Remedios Gil Martínez…

-¿Qué andas husmeando Raskayú?

-¡Jo, doña Marisa! Que susto me ha dado…

-¿Que, qué buscas?

-¿Sabía usted que el del sexto fue cocinero?

-¿Quién, Marce?

-Sí, el mismo…

-Sí claro.

-¿Y que se apellida Rey?

-¿Tú eres tonto o qué, no lo pone en su buzón? Lo que yo te digo. “Albardao”, tira para arriba y súbeme las bolsas…

¡Vamos!

27 de diciembre, Santa Nicerata.

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario