Conversaciones en el andamio. Qué niñera ni qué niñera… Por Francisco Gómez Valencia

conversaciones en el andamio de tano
Conversaciones en el andamio. Qué niñera ni qué niñera…

«No hace falta que les cuente que en nuestro santo país lo de tener niñera está sobrevalorado…» 

No hace falta que les cuente que en nuestro santo país lo de tener niñera está sobrevalorado aunque no dudo que quien pueda se lo haya permitido sacando de esa forma tan ilustre sus churumbeles adelante, pero es obvio que día tras día no hay más que ser un poco observador para detectar quienes son los niñeros y niñeras de España.

Y aunque de vez en cuando salga por la tele algún famosillo de postín hablando de su “tata” y los que le rodean por el mero hecho de parecer tiernos y educados pierdan un hilillo de babilla por la comisura de los labios, hay que reconocer que queda muy ñoño además de muy de clase alta…

Recuerden a la señora María; sí hombre, hagan memoria… ¡La farmacéutica… muy bien! Pues a lo lejos la veo con los dos nietos de recogerlos del cole

-¡Ole las niñeras de verdad! Buenas tardes doña María, que bien acompañada la veo…

-A que sí. Mis dos nietos… ¿Qué te parecen?

-Muy guapos, como usted. Parece una niñera, ya sabe…

-Gracias majo por lo de guapa. Pero las niñeras y los niñeros son los abuelos así que no se lo digas a los padres…

Sigo caminando hacia casa y…

-Señor Satur, ¿Dónde va tan deprisa?

-¡A por la nieta que sale ya del cole!

Continúo…

-¡Hombre pareja! (doña Remedios y Don Baltasar) ¿Dónde van tan bien acompañados?

-A comer con el nene que acabamos de recogerlo del colegio y vamos a ver si comemos… ¿si gustas?

-Gracias pero voy con el tiempo justo que hay que seguir por la tarde, venga adiós…

Cruzo la calle…

-¡Para niña no corras tanto, para, para! Bea no iras sola ¿verdad?

-No, voy con mi abuelo que hoy me ha buscado él…

-¿Y la mamá?

-Trabajando…

Les parece que siga y me dé una vuelta a la manzana, o lo dejamos aquí…

-Por fin llego a casa. ¿Qué es esto? Un anuncio de alguien pidiendo trabajo en un cartel pegado a la puerta del portal… hay que ver cómo está la cosa para que haya gente que por necesidad llegue a este extremo… ¿a ver? Cargo público con categoría de funcionario nivel 30, temporal por el carácter político del cargo en el Ministerio de Igualdad al que pertenezco, me ofrezco para cuidar un niño por la módica cantidad de 50.000€ al año.

-¡Por Dios! qué mal debe estar la cosa en ese Ministerio ¿no?

¡Vamos!

05 de febrero, viernes y Santa Águeda bendita, tralara, tra lara… ¡QUÉ DESFACHATEZ MÁS GRANDE!

***

FranciscoGómezValencia.Politologo

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario