Otro gran salto adelante. La opinión de Francisco Gómez Valencia

Otro gran salto adelante. La opinión de Francisco Gómez Valencia. lustración de Tano
Otro gran salto adelante. La opinión de Francisco Gómez Valencia. Ilustración de Tano

 

«Otro gran salto adelante ¿Alguien duda que vivimos en un Estado policial represivo jurídicamente asistido, con la excusa de la pandemia? Yo no»

La Confederación Europea de Sindicatos dice que España es la quinta por la cola en «trabajo decente» en Europa, es decir, el desarrollo sostenible laboral en España es una quimera pues solo estamos mejor que Italia, Bulgaria, Rumanía y Grecia. Los resultados lo que indican es lo mal que andamos en bienestar económico, calidad del empleo y vulnerabilidad laboral. De hecho el CES, analiza el tema desde antes de la anterior crisis de 2008, o sea que para que unos y otros nos vengan con historias… ¿verdad?
A pesar de la lenta recuperación posterior del empleo en los últimos años, no estamos ni de lejos, cerca de Francia, Alemania o Bélgica.
¿Por qué les cuento esto? Miren, según el Presidente el pasado viernes o mismamente ayer lunes en palabras de la Ministra de trabajo, otra vez y por fin gracias al nuevamente renovado ejecutivo, y después de la última purga, el comienzo hacia la recuperación es inevitable y comienza ya.
Y digo yo: ¿Hasta ahora que hemos estado haciendo como país, estar de fiesta o qué?
Sánchez arranca con un nuevo plan -el enésimo- y ahora lo hace pensando en desmantelar otro sector, en este caso el de la industria automovilística primordial para nuestra economía-, sencillamente porque considera que lo que hay que fabricar -con parte del dinero que se supone que nos van a prestar- son vehículos eléctricos e híbridos. Y no seré yo quien diga que no hay que invertir seriamente en este asunto del ecologismo pero desde luego y en ningún caso, habrá que olvidar lo que ya existe arrasando aparentemente el sector en su situación actual.
Quieren criminalizar el uso de vehículos de gas oíl o gasolina como tratan de hacer con otras cuestiones. Y lo vienen haciendo estrangulando sectores con una mayor presión impositiva y en su defecto presionando al consumidor final, subiendo de momento ya 15 impuestos, y esto solo es el comienzo puesto que la fiscalidad indirecta puede ser infinita a nivel central, autonómico o municipal.
Este Gobierno hace todo así, es decir, primero destruye y empobrece para vendernos un futuro mejor, mientras todos nos empobrecemos más. Cada vez hay menos trabajo de calidad y más gente cobrando subsidios más bajos o pensiones más injustas, y para aquellos que tengan la suerte de trabajar se presentan unas perspectivas para jubilarse mucho peores al necesitarse más años. Sin embargo cada vez hay más desigualdad y por lo tanto el número de millonarios aumenta, por lo que sencillamente están acabando con la clase media.
Desde la UE ya se decidió en tiempos del «felipismo» que España fuera «el paraíso del sur de Europa por nuestras condiciones climatológicas». Nos pusieron los caramelos de las Olimpiadas o la Expo y nos creímos el centro del universo cuando la verdad es que solo llegamos a ser el parque temático temporal del mundo desarrollado durante unos años.
El disfrute de los turistas europeos del norte es algo esencial para los tecnócratas actuales muy preocupados por el desarrollo de la paz social dentro de la Unión. Y especialmente son aquellos, los más desarrollados con climas mucho menos propicios para el disfrute del tiempo libre y el descanso, los que avanzan en la descomposición de los Estados del sur para controlarlos desde Bruselas ¿Nunca han oído eso de que España es como una gran residencia de ancianos? Los europeos están protegidos gracias a nuestro sistema universal de Seguridad Social ¿Creen que es casualidad que tengamos este sistema? Bueno pues ahora y con estos antecedentes, pretenden hacernos creer que la misma UE con sus fondos regalados -70.000 M€ y el resto a muy bajo interés, 60.000M€, a recibir en seis años -una vez dirigido al 100% nuestro destino desde Bruselas con las reformas estructurales-, ahora van a hacer lo contrario transformando España, en una especie de enorme fábrica ecosostenible de energías renovables. Sin duda para nuestros hermanos de la UE,  venir de vacaciones o escogernos para su retiro dorado teniendo en cuenta que somos un país de servicios y quieren que además estemos libres de contaminación, parece un gran proyecto que precisa de grandes cuotas de ingeniería social las cuales hace décadas que comenzaron. 
Es decir… ¿se supone que toda la industria que está nueva maraña ideológica progresista genere o desarrolle, se va a producir en España, Italia, Grecia y Rumania en los próximos 30 años? Pues miren yo me lo creo pero no me cuadra, salvo que nos sustituyan o completen con inmigrantes africanos. Sí. Así como suena y los mejores deberán emigrar al norte de Europa. El resto sucumbirá ante lo que se nos viene encima. Hace tiempo escribí que los países del sur seremos Estados contenedores de basura y lo mantengo. Será basura provocada por el ecologismo y también afirmo que mejoraremos en lo que ya somos, es decir, los balnearios del sur y les dará lo mismo en Bruselas el formato de Estado que tengamos. Ellos ya viajan y disfrutan compulsivamente en las dictaduras paradisíacas del mundo.
Y por este camino continúan trabajando y ya hay otra muestra de ello. Nos siguen aplicando toques de queda, esta vez en la Comunidad Valenciana para abrir boca en julio. El Supremo de allí, así lo ha corroborado cediendo ante las presiones del ejecutivo de Ximo Puig -socialista-, por lo que sigue y suma con la excusa del Covid para seguir restringiendo derechos y libertades de forma preventiva, está vez además con el menor número de fallecidos y de ocupación de las UCIS desde el inicio de la pandemia -la quinta ola la llaman ya-, está vez el cebo mediático son los contagios entre la gente joven, los cuales pasan la enfermedad sin enterarse en la inmensa mayoría de los casos, de hecho y a tenor de los fallecimientos registrados desde el comienzo, igual que con el resto de la población inferior a 60 años.
La incompetencia política se combate otra vez con toques de queda. Contra el botellón lo más fácil es encerrar a toda la población en sus casas de 01:00h a  06:00am. y asunto arreglado.
¿Alguien duda que vivimos en un Estado policial represivo jurídicamente asistido, con la excusa de la pandemia?

Yo no.

Francisco G. Valencia

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Deja un comentario