Esta es la Barcelona de la Colau. Por Anna Castells

Esta es la Barcelona de la Colau.
 

“Barcelona de la Colau está en plena campaña contra el automóvil privado, o sea contra la libertad de desplazamiento de los ciudadanos”

 
Barcelona está en plena campaña contra el automóvil privado, o sea contra la libertad de desplazamiento de los ciudadanos. Las calles que Cerdà diseñó amplias y rectas para una circulación fluida y rápida se han estrechado para dejar paso a bicicletas y patines, que a diferencia de los automóviles no pagan impuesto de circulación, y que a pesar de haberse apropiado en exclusiva de una parte de la calzada continúan circulando por las aceras cuando así les peta.
 
¿Otro de los elementos que ha reducido el número de carriles disponibles para la circulación rodada es la ampliación de las aceras, para dejar paso a los paseantes? ¡Ni mucho menos! Para instalar terrazas gracias a lo cual los peatones deben ir sorteando sillas, mesas y mamparas que impiden un tránsito lineal y convierten el paseo en un continuo eslalon. Será para prepararles para las olimpiadas…
 
Los coches lo tienen mejor, el racional diseño de Cerdà que facilitaba unos desplazamientos o cambios de sentido rápidos, ha sido alterado por los genios del ayuntamiento (¡mucho más sabios. Donde vas a parar!) y gracias a los cortes, cambios de sentido, peatonalizaciones, y demás inventos progresistas un trayecto de unos doscientos metros se realiza en… ¡dos kilómetros!
 
Dos kilómetros durante los cuales el automóvil sigue circulando (contaminando, atascando…) y provocando los desagradables ruidos que causan los obstáculos “anti velocidad” colocados a la entrada de cada manzana (¡la contaminación acústica al parecer no forma parte de la agenda progre!), todo ello en aras de la “humanización” de la ciudad y de devolver el espacio a los ciudadanos…
 
Eso sí, el turismo ha vuelto a Barcelona, se nota en los gritones grupos de jóvenes con bolsas llenas de botellas, en los paseos llenos de mirones con las manos huérfanas de adquisiciones, en las tiendas abiertas y vacías y en la proliferación de cadenas de comida rápida, únicos establecimientos con gran clientela de las zonas comerciales.
 
Esta es la Barcelona de la Colau, quien quiera más de lo mismo ya sabe a quién votar.
 
 

Anna Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: