Están jugando con la gente. Por Gusarapo

Mintiendo y manipulando están jugando con la gente

“Se está faltando a la verdad. Se está mintiendo y manipulando. Se está desinformando. Están jugando con la gente”

¿Ha estado usted presente en el parto de una mujer? Sí, usted, el osado lector de estas líneas. ¿Ha visto nacer a un bebé? ¿Lo ha visto de cara, de frente? ¿Ha visto emerger la cabeza desde el interior de la madre? ¿Ha visto a los asistentes cortar el cordón umbilical que hasta ese preciso instante mantenía unidos a madre e hijo?Un nacimiento es algo maravilloso, probablemente lo más maravilloso que se puede contemplar. ¿Pero es agradable? El bebé nace entre mocos, babas, sangre, líquido. En líquido se ha formado y ha vivido hasta el momento del parto, y mojado por él sale al Mundo.

En un paritorio se ven y huelen muchas cosas, entre otras, desinfectante, sudor, orina, heces, sangre, líquido amniótico, las membranas placentarias, amnios, corión y alantoides. ¿Recuerdan estos tres nombres de cuando cursaron sus estudios de bachillerato en el instituto?

En un paritorio hay mucha limpieza y personas que atienden a la madre parturienta. Se extreman los cuidados.

En el campo, los animales paren a sus crías por sí mismos y sin ayuda. Nadie retira las heces que excretan como consecuencia de los esfuerzos y contracciones. Nadie insufla aire en los pulmones del neonato cuando nace sin respiración, nadie tira de sus patas o lo coloca en caso de dificultades o mala posición.

Unos nacen fuertes y sanos, otros enfermos o débiles, otros nacen muertos. Da igual que se trate de seres humanos o animales irracionales, la vida es así, maravillosa y cruel.

Un ganadero que se dedica a la cría, a la reproducción, está presente en muchos de los partos de las hembras reproductoras de su explotación. Muchas veces está por estar, es prescindible, pero otras veces se convierte en imprescindible y decisivo.

La experiencia te enseña a aprender a tragarte la rabia y a descartar, a no dejarte vencer por la pesadumbre cuando las cosas se complican o se convierten en un cuerpo inmóvil.

Las especies domésticas que criamos son capaces de ponerse en pie y mamar al poco de nacer. No todos los neonatos serán capaces. La selección natural establece que el incapaz o enfermo debe morir. El ganadero lucha para que eso no ocurra, su supervivencia depende directamente de la supervivencia de esas crías.

Las vacas y yeguas suelen parir una cría, ternero o potro, respectivamente, aunque se pueden dar casos de partos gemelares o múltiples.

Las ovejas y cabras paren una, dos, tres crías o incluso más en el caso de determinadas razas, como la Romanov o Finnish Landrace, o por el uso de sistemas de control e inducción de la ovulación.

Las cerdas casi siempre tienen partos múltiples.

En las cerdas es normal un número de lechones superior a la docena por parto. Sobrevivirán casi todos los que puedan hacerse con una mama.

Las cerdas son torpes y voluminosas, y suelen aplastar a algunos lechones al tumbarse.

Paren tumbadas expulsando a los lechones a intervalos. Los lechones se levantan inmediatamente y empiezan a vagar en busca de una fuente de calor, la barriga de la madre.

Con frío no suelen resistir, por lo que en las granjas se utilizan fuentes de calor como suelo radiante o focos de infrarrojos.

En mi región, Castilla y León, la administración exige, como normativa de bienestar animal, salas de parto con parideras individuales para cada cerda. También se regula el corte de colas para evitar la caudofagia, de colmillos y la castración de los lechones.

Durante el tiempo que dura el parto, podemos encontrarnos con lechones que van de un lado para otro, lechones mamando, otros parados, otros durmiendo, otros agonizantes o muertos.

En condiciones de libertad, la cerda suele comerse los lechones muertos o enfermos. En condiciones de enclaustramiento por parto, la cerda no puede comerlos.

Unos días previos al parto, se introduce a la futura madre en una jaula de medidas reguladas por normativa, con acceso a agua en libre disposición, pienso y material para nido, paja, virutas o papel triturado.

Tras el destete, la cerda pasa a convivir en libertad con otras cerdas.

Este sistema de paridera enclaustrada es obligatorio por la normativa para todas las cerdas, sea cual sea su raza y condiciones de explotación, extensiva o intensiva.

La cerda no puede morderse y causarse lesiones en tronco y nalgas ni en libertad ni en confinamiento, su anatomía no se lo permite.

Una granja no es un hospital. Una granja no es una residencia ni un parque zoológico. En una granja se producen alimentos en óptimas condiciones de salubridad y seguridad.

Los problemas derivados de malas prácticas deben ser solventados por las autoridades. La responsabilidad por la dejación de sus funciones no puede recaer en quienes cumplen la normativa.

Por cuestiones de bioseguridad, los visitantes de la explotación, deben recibir de la misma explotación y antes de acceder a ella, trajes, gorros y calzas. En y de la explotación. Y deben dejarlos allí para su eliminación.

Los cerdos ibéricos son de color gris.

Los cerdos cruzados de ibérico con duroc, grises o rojos.

Los cerdos duroc, rojos.

Los cerdos de capa negra no ibéricos, son negros.

Los cerdos de capa blanca, pueden ser blancos, blancos y negros, blancos con manchas.

No existen cerdos ibéricos blancos.

En los últimos años muchas personas tienden a humanizar a los animales, olvidando que son animales y que son fuente de alimento para muchos millones de personas.

Si hace trescientos años, alguien hubiera dicho que las plantas están dotadas de autopercepción, que son capaces de variar la posición de sus tallos mediante su crecimiento, sus conciudadanos le hubieran encerrado en un sanatorio mental.

Que la mente humana no haya sido capaz de descubrir si los vegetales sienten, no significa que no puedan hacerlo, simplemente significa que no lo sabemos. Pero si son capaces de responder a determinados estímulos, quien sabe si no serán capaces de sentir aunque no tengan un sistema nervioso como el que tenemos los vertebrados.

No somos el centro del Universo por más que nos empeñemos en creerlo.

¿Por qué está bien comer vegetales o insectos y no un ciervo o un cerdo? ¿Por qué no nos miran con ojos similares a los nuestros?

Nadie puede ni debe imponer sus ideas a los demás, y mucho menos cuando de alimentación se trata.

En el Mundo mueren de hambre, cada día, miles de personas. Hay quien aboga por reducir el consumo de carne. Hay quien suministra vacunas experimentales a niños del Tercer Mundo. ¿Cuántos les enseñan técnicas de cultivo o les construyen pozos, embalses y sistemas de irrigación? ¿Cuántos construyen granjas intensivas para que puedan alimentarse con seguridad y a precios asequibles?

Se está faltando a la verdad. Se está mintiendo y manipulando. Se está desinformando. Están jugando con la gente.

Gusarapo

Soy más de campo que las amapolas, y como pueden ver por mi fotografía, también soy rojo como ellas. Vivo en, por, para, dentro y del campo. Ayudo a satisfacer las necesidades alimenticias de la gente. Soy lo que ahora llaman un enemigo del planeta Tierra. Soy un loco de la naturaleza y de la vida.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: