La errática senda de los genoveses. 2ª parte. Por Francisco Gómez Valencia

La ejemplaridad de Casado se muestra como algo secundario frente a la legalidad de Ayuso

“Pablo Casado y su escudero Teodoro García Egea están amortizados. Se precisa una refundación del partido aceptando a VOX como alternativa necesaria”

Decíamos ayer que el Gobierno consiguió hacer que la cúpula del PP picara el anzuelo y diera por buenas informaciones obtenidas ilícitamente, y que además aparentemente no son merecedoras de sanción al no ser delictivas. Lo curioso es que el PP no denunciara los hechos ya que esa documentación ha sido conseguida ilegalmente. Sin embargo y al contrario como decíamos ayer se la guardaron bien por ser víctimas del “chantaje sanchista” o simplemente porque erróneamente creyeran que les podía venir bien para derrocar a Isabel Díaz Ayuso como competidora directa a la presidencia del partido.

También conocimos por boca de Pablo Casado que para él, la ejemplaridad está por encima de la legalidad. Es decir que según él, va a ser presidente del gobierno ganando a Pedro Sánchez la partida siendo ejemplar, cuando este se pasa la legalidad y la Constitución por el orto.

Conocida la reunión del viernes por la tarde en Génova entre el presidente Casado y la presidenta Ayuso, parece que solo cabe uno pues desde Sol se ha informado que la reunión fue infructuosa. Los barones con responsabilidad administrativa (el resto, no) también parece que ya están exigiendo directamente a Casado que adelante el Congreso Nacional al margen de lo que pueda opinar Teodoro García Egea.

independientemente de la ultimísima actualidad, nos quedábamos ayer en el momento en el que el exalcalde de Madrid y exministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón así como otro exministro sin confirmar, informan al alcalde Almeida de lo que se estaba investigando el entorno de Ayuso, desde la Gerencia del consistorio dirigida por Ángel Carromero.

Los audios conocidos realizados por Álvaro González, presidente de la Empresa Municipal de la Vivienda, fueron hechos para tratar de contratar los servicios de un detective y demuestran a que dedica su tiempo este zascandil.

Increíblemente el detective no solo era el mismo que en su día ya hizo trabajitos para el PP de Madrid en tiempos pasados, sino que además de vez en cuando colabora en las mañanas de Federico, por lo que de veras hay que ser muy tonto (aunque dicen las malas lenguas y por supuesto siempre presuntamente, que ya lo decía su madre “en petit comité” en la sede carabanchelera) El detective con un par declina el trabajo al tratarse de prácticas ilegales y mafiosas y “Alvarito” que todavía no ha dimitido queda como “cagancho”.

Álvaro González más conocido por “Alvarito” por el barrio, es el responsable del partido en Carabanchel, donde aprendió todo lo que sabe a la sombra del Consejero Carlos Izquierdo que casualidades de la vida, es uno de los cuatro del gobierno autonómico que todavía a día de hoy, no han manifestado públicamente su apoyo a su presidenta regional.

Al margen de estos chascarrillos de barrio, parce que Ruiz Gallardón pega el chivatazo y gracias a Dios y a la Virgen María; los dos actuales mandatarios de Madrid se sinceran y coordinan para actuar. Una debidamente: como denunciante afligida, y el otro: muy serio da una rueda de prensa a la mañana siguiente, solo como alcalde.

Tiembla Génova… José Luis Almeida amenaza con depurar responsabilidades sin permiso de Teodoro García Egea y ejecuta posteriormente el viernes por la mañana al “espía mayor del reino”, el tal Carromero. Obviamente rompe vínculos y suelta amarras. Bien por él: “se merece una ola”… que siga, que siga, que tiene trabajo por delante depurando.

Almeida llegó a dar susto, aun así veremos.

Al tal Carromero, en su día lo reía las gracias la diputada número 89, Bea Fanjul (la presidenta de las NNGG, pese a estar pasada de años para ello), recuerdo verla rapear en un mitin, diciendo que el dimitido, era el mejor Jefe de Gabinete que jamás tuvo. Menuda es la “NINI”, la misma que dijo (presuntamente algo perjudicada), que Ayuso era “el mal menor para ganar en Madrid”. Pues bien: el amiguete de los dos de Génova (bloqueado en el whatsApp de Ayuso al igual que Teodoro), era conocido como uno de los más importantes zascandiles del partido.

Sin oficio ni beneficio estaba ocupado siempre en la zona turbia de la política; vamos lo que viene siendo y conocido como la fontanería del partido, desatascando inodoros y esas cosas del aparato. Su currículo además es bien conocido pues este exconvicto (por el extraño accidente que sufrió en Cuba donde fallecieron varios políticos de la oposición castrista), fue condenado a cuatro años por asesinato y presuntamente también lo emplumaron allí por espionaje, ya que desde el régimen, se le llegó a vincular con el CNI terminando su condena en España después de importantísimas negociaciones con el Gobierno cubano para extraditarlo. Por cierto: Esperanza Aguirre, una vez fuera del trullo, lo colocó igual que a Abascal. Que cosas tenía mi querida lideresa. Desde luego lo de los RRHH nunca fue su fuerte, aunque se la quiere y estima.

En cuanto a la Presidenta de Madrid, a un año vista de poder resultar reelegida en su cargo, no puede admitir no ser la Presidenta del partido en Madrid, ni no ser ella la que forme sus equipos, ni continuar con la actual asfixiante supeditación a la actual cúpula nacional, siendo la capital el exitoso escenario piloto donde se prueban las medidas propuestas después a nivel nacional.

Al igual que el resto de las marcas regionales, tanto ella como el partido que pretende presidir merecen un respeto, y estaremos de acuerdo en que nunca lo ha tenido debidamente pues en su mejor momento (durante el confinamiento), Casado chupó toda la cámara que pudo a su lado sin tener que estar, ya que por ser el líder del partido no pintaba nada en las reuniones a las que era invitado en diferentes organismos e instituciones regionales de seguridad y Emergencias.

Es más, incluso llegó al extremo de tratar de atribuirse parte de la victoria del 4-M apareciendo con ella en la terraza de Génova, felicitándose por el gran triunfo regional obtenido. Recordemos que en la consecución de la apabullante mayoría absoluta de Galicia, no se atrevió a hacer sombra a Feijóo en la celebración. Y en las derrotas humillantes del País Vasco y Cataluña, ni apareció a dar explicaciones del desastre. En la primera por ir de coalición con Ciudadanos perjudicando ostensiblemente a Iturgaiz, el cual hubiera logrado dos escaños más en vez de regalárselos a Ciudadanos (total para nada), y en la segunda por errar en el objeto de la campaña quemando a lo bonzo al bueno de Alejandro Fernández para los restos. Ser participe indirecto del éxito, todos sabemos que no debe dar derecho a apuntarse logros ajenos: simplemente es patético.

En cuanto a su relación con los de Madrid, recordemos que Ayuso y Almeida fueron nombrados para perder. No había confianza sino necesidad de ocupar los dos cargos urgentemente. Por entonces, el partido vivía un momento de incertidumbre tal, que nadie importante (como la propia Soraya Sáez de Santamaría) aceptaron los cargos. Los sondeos decían que Madrid se perdía en manos del PSOE y del invento “carmenita” y sus confluencias podemitas, por lo que presentarse el pasado viernes otra vez como su principal avalista con tono lacrimógeno, no cuela de cara a la opinión pública.

Pablo Casado y su escudero Teodoro García Egea están amortizados. Se precisa una refundación del partido aceptando a VOX como alternativa necesaria para sumar y derrotar al “sanchismo”. Es necesaria la democratización de los protocolos de sustitución de la cúpula nacional bien atados por Rajoy en sus postrimerías antes de convertirse en bolso, modificando los estatutos en este sentido para apalancarse mejor de lo que ya estaba.

Esta cúpula se ha comprobado que ha actuado como colaboracionista durante el confinamiento cediendo al chantaje de Sánchez. Es una cúpula incapaz ante el peor Gobierno formado por el comunista Pablo Iglesias, cediendo a la presión sacando indignamente a Cayetana Álvarez de Toledo de la portavocía para colocar a Cuca Gamarra. Ser siervos del peor Presidente de la nación que ha tenido este país, desde el valido Godoy, no puede ser pasado por alto a tenor de los resultados del Grupo popular en el Congreso de los Diputados votando a favor del Gobierno cada dos por tres. Es imperdonable.

Urge que Isabel Díaz Ayuso y su equipo tomen las riendas del partido en Madrid y en España más pronto que tarde a no ser que sea expulsada del mismo justo antes de ser reelegida como candidata a la presidencia de la CAM, o algo peor judicialmente que la prive de la opción de ser cargo público. Se hablaba de Lasketty, el Consejero de Hacienda como su sustituto, aunque este en rueda de prensa junto al de Sanidad (Enrique Ruiz Escudero), le aplicó una “masterclass” en cinco minutos al presidente del partido explicando sucintamente cómo se licita con la Administración Pública y sobre los órganos de Gobierno responsables de hacerlo.

Impresionante Javier Fernández-Lasketty, impresionante Enrique Ossorio (muy punk), comparando a casado con Pablo Iglesias en cuanto a la capacidad para acusar sin pruebas, e impresionante Isabel Díaz Ayuso al demostrar que quien se rodea de BUENOS TÉCNICOS, en vez de mamporreros, llega lejos.

Y permítanme mención aparte, que deje para el último al indispensable; el gran fontanero de Sol. MAR. Inigualable.

Finalmente el asunto como era de esperar teniendo en cuenta el carácter flojo de “los niñatos de Génova”, se ha dilucidado por parte de la dirección del partido retirándose o cerrándose el expediente informativo a Ayuso, al reconocer que la información aportada por ella es suficiente. Recordar que la presidenta ha demostrado que a los cuatro días de solicitársela personalmente Casado, se lo hizo llegar por WhatsApp, por lo que Casado mintió en la entrevista de la radio.

También según comentan el expediente ahora resulta que solo se abrió por las supuestas calumnias al presidente y al secretario general. Al aplacarse los nervios y dar la razón a la madrileña, esto significa que lo que dijo Isabel es absolutamente cierto y que las afirmaciones de tipo casi delictivas como indicó Egea también lo son y por lo tanto se la tienen que envainar.

Que chusco, penoso, patético y ridículo, más aún cuando los barones le han dicho a Casado que adelante el Congreso nacional y no se presente de seguir atacando a una presidenta autonómica y baronesa del partido. Ya es hora de que el presidente del partido entienda que tiene menos mando efectivo que cualquier barón en el ejercicio de su cargo como presidente autonómico.

Urge que se celebre cuanto antes el Congreso de Madrid para que Ayuso pueda presentar su candidatura y resultar elegida presidenta si así lo quieren los afiliados. Urge que se adelante el Congreso nacional para que quien lo desee se presente como candidato a presidir el partido, además de si lo pretende volver a hacer Pablo Casado. Urge también que se depuren responsabilidades en el Ayuntamiento de Madrid. Urge que Almeida dimita como portavoz del partido y urge, que Teodoro García Egea ponga su cargo a disposición del partido y de la misma manera se depuren responsabilidades en su entorno más cercano.

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: