Activa las fuerzas de disuasión nuclear. Por Antonio Budiño y Guirong Fu

Activa las fuerzas de disuasión nuclear. Tuit de Antonio Budiño

«¿Qué se puede esperar de un interlocutor que horas antes de sentarse a negociar, activa las fuerzas de disuasión nuclear? Pues eso»

El gran demócrata Putin’ enchirona, por miles,

a los pacifistas que se manifiestan por toda Rusia;

ellos no quieren ni oír hablar de bombas y de misiles

contra un país cuyos lazos de hermandad no rompieron nunca.

 

Cuentan que 2.000 científicos rusos piden el fin de la guerra:

«Rusia se ha condenado a la posición de país paria.»

Mientras el mundo se apresta a asegurar sus fronteras,

Putin se da prisa en ‘acondicionar’ los gulags de su venganza.

 

Y tal vez dirija justo hacia ellos en primerísimo lugar

algún misil nuclear cuyo botón tiene ya encendido;

que, al cabo, se trata de practicar y ver, en la realidad,

la escabechina humana que puede infligir al enemigo.

 

Pues aunque, El Mal, nada tiene en tan alta estima

como la preservación de la maldad que habita en su ser,

nadie olvide que hasta Hitler, otro monstruo genocida,

luego de desplegar en el mundo toda su furia asesina,

antes que darse por vencido, prefirió él mismo fenecer:

 

De haber tenido, como Putin, un gran arsenal nuclear,

ebrio de odio, de iracundia y de irrefrenable maldad,

mil veces le habría dado al ‘botón rojo’, sin dudar:

Lo mismo que, El Bien, por un bien mayor es capaz de inmolarse,

El mal, por un mal definitivo, a su propia extinción sabrá abrazarse.

 

Que lo tenga en cuenta quien, en ‘el mundo libre’, deba, prontamente, actuar.

Y que tenga bien presente, además, una verdad que a menudo cae en olvido:

El Mal no sirve ni a ‘izquierdas’ ni a ‘derechas’; sino A SÍ MISMO!

¡Cientos de millones de inocentes pagaron con su vida

el que El Mal pudiera, en la Historia, dicho aserto confirmar!

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: