Van Morrison, el grande de la historia del rock. Por Rafael Gómez de Marcos

Van Morrison

«En esencia Van Morrison es un tipo que sigue en activo sin bajar el pistón, entregando cada cierto tiempo, a sus 77 años alguna joya»

Van Morrison lleva en este negocio cincuenta y muchos años, desde que liderara en 1964 la banda Them. Es una figura fundamental en la historia del rock, situándose quizá tan solo un escalón por debajo de Bob Dylan. A pesar de sus éxitos, su música siempre ha sido reconocida por minorías que han entendido su forma de hacer música alejada de las corrientes, un gran músico que no teme a la fusión con estilos.

Después de 42 discos, décadas de giras, impresionantes directos y colaboraciones varias, la elección de elegir uno de sus temas, resulta muy difícil, porque, en esencia Van Morrison es un tipo que sigue en activo sin bajar el pistón, entregando cada cierto tiempo, a sus 77 años alguna joya, pero una advertencia, como ocurre con Bob Dylan, verlo en directo puede resultar una lotería y podría tocarte uno de esos conciertos en los que no incluye en su repertorio ninguno de sus temas más reconocidos y podrías llegar a acordarte del padre de este grande de la historia del rock, de nombre completo George Ivan Morrison.

Vamos a elegir “Why must I always explain” toda una declaración de principios. Un tema publicado en su vigésimo primer álbum titulado «Hymms to the Silence«de 1991.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: