La Pintura de los días por Mila Soyyo. Hoy, Chica bretona pescando

¡MUY BUENOS DÍAS!

Hoy, jueves, os presentamos una obra de un artista que será perdurable en el tiempo y del que sus escenas costumbristas románticas nos trasladarán a lugares donde uno se pregunta ¿Podría estar allí?

Sus obras retratan una forma de vida rural, con gran maestría y realismo. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Pensylvania. Viajó a Francia y se familiarizó con Renoir, Sisley y Monet. Estalló la guerra civil en Estados Unidos, se alistó al Ejército de la Unión y al finalizar la guerra, volvió a París para terminar sus estudios en pintura. En 1870 se trasladó a Filadelfia, donde conoce a la que fue su mujer Rebecca Morris y cuando tuvo una estabilidad económica gracias a sus trabajos de pintura, decidieron volver a Francia, para pasar el resto de sus vidas.

Recordaros que hoy, cuento con la colaboración de José Antonio Marín Ayala. Espero que os guste.

Daniel Ridgway Knight. Filadelfia (Pensylvania) 1839- París 1924. Paisajismo, pintura de género. Realismo.

Daniel Ridgway Knight “Chica bretona pescando”

“Chica bretona pescando” Por José Antonio Marín Ayala

Linda y pícara muchacha rural

que con esa falda hecha jirones

y llena de suciedad

atenta a los peces del río

acechando estás,

¿qué clase de hechizo letal

procuras a tus presas

con ese arte de pescar

que a tus pies quieren reposar?

¿Será acaso tu tierna mirada sensual

la que los tiende a embrujar?

¿O es que el agua desean abandonar

cuan sirenita temeraria

para en tu regazo estar?

Ah, bella pescadora mortal

que entre las flores silvestres

de la tarde otoñal

te mimetizas bajo la luz crepuscular,

¡quién pudiera ser pececillo

para en tus manos dejarse cuidar,

y sentir tus tiernos labios,

aun cuando sea para ti un manjar!

 

“Chica bretona pescando” Por Mila Soyyo

Al otro lado del río, distingo a varias personas

una parece que observa, las otras, lavando ropa.

El cielo es tan suave, aunque quizás haya niebla

esa que queda a lo lejos, vamos a ver que interesa.

Una joven, con su caña está pescando

con paciencia echa su anzuelo y se ve que tiene presas

en el suelo, entre la hierba,

los peces se encuentran, en casa, ya tienen cena.

Es una escena, tan bonita, tan bella,

en la que no le falta un detalle,

las ropas de antaño que ya están viejas,

sucias del trabajo, campesina ella, sol asomando,

ilumina su rostro, colores hermosos…

No me diréis que no os sentís embriagados al respirar en el lugar,

el aire, las flores, el musgo, el agua que atrapa, con intensidad y belleza.

¿Vamos al lugar? Ella nos espera.

***

Desde aquí, la Paseata os desea un ¡Feliz jueves!

MMB

Mila Soyyo

Nací en Madrid, hace ya unos años. Soy administrativa de profesión pero tengo claro que lo mío son los retos. Siempre aprendiendo, y disfrutando de todo lo que me gusta y me hace vibrar. De todo aquello en definitiva que consigue que sienta, de lo diferente, lo que no está escrito, lo que nadie espera y está ahí deseando que tu lo descubras... Y te aseguro por experiencia que llega.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: