Los ángeles de Robbie Williams. Por Rafael Gómez de Marcos

Robbie Williams

«Me gusta escuchar Angels en un día como hoy, una balada que para mí no es solo la mejor canción de Robbie Williams, es una de mis favoritas»

Hay músicos de los que te haces fan al instante, con los que una canción les basta y sobra para conseguir de ti una fidelidad incondicional capaz de soportar baches y traiciones. Por el contrario hay otros que se te atraviesan y a los que les niegas el pan y la sal por causas en muchas ocasiones irracionales, y de los que nada bueno reconoces. Pero un día, casi siempre de forma inconsciente, te encuentras escuchando un tema suyo y aprecias la calidad suficiente para no cambiar de dial.
Hoy les traigo una de las mejores canciones de los últimos años, de uno de los artistas más carismáticos que hay en el mundo de la música. Una única canción cambió por completo el rumbo de su carrera musical, un tema que en grandes estadios el público se ha dejado la piel coreándola como uno de sus himnos, balanceando la linterna del móvil, siendo incapaces de evitar que se les escaparan lágrimas de sus emocionados ojos.
Un tema que en definitiva se convierte en magia cuando puedes disfrutarlo en directo. Móviles al aire, público entregado y sentimientos a flor de piel. A pesar de lo cual y de haberla utilizado la canción para finalizar la mayoría de sus conciertos, el músico británico anunció que nunca más volverá a cantarla, por sus implicaciones emocionales.
Hablamos de Angels, una balada que para mí no es solo la mejor canción de Robbie Williams, también es una de mis favoritas en general. Desde hace unos años me gusta escucharla en un día como hoy, Día de Todos los Santos.
Por cierto la realización televisiva de este Angels en un concierto celebrado en Knebworth en 2003, es perfecta, durante mi larga vida profesional y mi corta de docente, me canse de explicar que en los conciertos de este tipo, tiene que haber dos realizaciones, tan importante una como la otra, una narrrando lo que ocurre en el escenario y la otra narrando la emotividad del público asistente, independientemente del número de cámaras que te asigne producción. Pues ni caso. Este realizador si que lo tenía claro y se agradece.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: