Anónimo pecador. Por Vicky Bautista Vidal

Anónimo pecador. Cuadro de Owen Gent

«Es tan pecador pues el que lo hace mal como el que ayuda al pecador tolerando sus ataques y faltas, su pecado»

No es verdad que vengamos a aprender. No es verdad que aprendamos nada si no es el mal. Si no es a perder lo mejor de nosotros mismos. Si no es a decrecer en lugar de crecer. La experiencia de este mundo no es sino desorden, incertidumbre, trabajo, opresión.

Miríadas de seres naciendo y muriendo para ejercer acciones de supervivencia en lucha o en competición con otros, y nada más. Y dicen que existe una ley del Karma: La venganza más siniestra ejercida en seres que no saben, que no se acuerdan.

Y los oprimidos se estremecen de placer pensando en que, un día, la venganza caerá sobre el malvado… Curiosa paradoja: Los buenos deseando perdición y castigo a los malos. Entonces… ¿Dónde están los buenos?… ¡La venganza es un pecado!…

Si aún tuvieran conocimiento de sus faltas, podrían, quizá, dolerse. Pero ¿de que han de dolerse los ignorantes. Criaturas poniendo la otra mejilla y permitiendo que otros ejerciten el pecado sobre ellos.

Es tan pecador pues el que lo hace mal como el que ayuda al pecador tolerando sus ataques y faltas. Tan inútil y pecador el agresor como la victima que lo permite. Quienes padecen opresión son tan culpables como el opresor, por aceptarlo.

Pecamos continuamente contra los otros y los otros nos atacan de igual forma. No hay ningún inocente, aunque todos seamos inocentes. ¿Qué juego es este?

No se trata solo de no pecar. También de no permitir que otros pequen a tu costa. No siempre se puede evitar; dígaselo a los miles de criaturas que, sin comerlo ni beberlo, se encuentran cada día con el depredador de turno. Esto mismo confirma el terrible juego donde la mayoría somos peones.

Yo te padezco. Tú me padeces. Nosotros nos padecemos. Vosotros os padecéis, Ellos se padecen… Casi nadie es mejor cuando se va que cuando llega limpio e inocente.

Entonces… ¿Qué es eso que dice la Nueva Era que tenemos que aprender?…

Luces robadas.

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales.
Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida.
Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común.
Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden.
La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: