Las integridad del magistrado Manuel Aragón Reyes. Por Rafael Gómez de Marcos

Las integridad del magistrado Manuel Aragón Reyes
Manuel Aragón Reyes fue magistrado del Tribunal Constitucional desde 2004 a 2013. Fue nombrado por el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Ejerció este cargo «con absoluta independencia de criterio», como le ha recordado al periodista Xavier Vidal-Folch, después de que le acusara el pasado viernes de ser un «tránsfuga ideológico» en su columna de El País.
«En su artículo publicado el viernes en El País, Xavier Vidal-Folch me llama ‘tránsfuga ideológico’ por mi actuación en la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña. Como ese calificativo, aparte de ofenderme, no se corresponde con la realidad, deseo aclarar a Vidal-Folch que cuando accedí al Tribunal dejé claro a quien me propuso que allí, como es obvio, actuaría con absoluta independencia de criterio, de manera que ni entonces ni nunca, aceptaría formar parte de una institución como esa supeditando mi actuación en ella a una determinada ideología. Eso es lo que la Constitución exige a los magistrados constitucionales, y ello es lo que mi conciencia de jurista me impone. No he tenido otra pretensión, a lo largo de mi vida profesional, que defender la vigencia de nuestra Norma Fundamental, que limita, como es bien sabido, el poder de las mayorías parlamentarias, y así lo seguiré haciendo, pese a los insultos que por ello reciba».

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: