La Niña Greta de la holganza y la vagancia. Por Guirong Fu

La Niña Greta

«Dedicarse a la holganza, cuando no a la más pura vagancia, son, ambas, las que ensanchan su tierno y ecoverde corazón»

La Niña Greta fue a armarla a Alemania,

a cuenta de no sé qué mina de carbón:

A saber cuántos días estudiará a la semana,

toda vez que la Navidad cercana

dejó ya atrás su vacación.

 

Es probable que siendo, ella,

persona de tanta importancia,

de asignaturas le convaliden un montón,

conocedores, los profesores y las más altas instancias,

que hará, del activismo ecológico, devota profesión.

 

Y, con todo, le quedará aún la enseñanza a distancia,

por la que sintió siempre, la niñita, suma afección:

le concedía perfecta ocasión

para dedicarse a la holganza,

cuando no a la más pura vagancia,

que son, ambas, las que ensanchan

su tierno y ecoverde corazón.

 

Feliz de aquel o aquella que se enamore de ella

y con una buena colleja rechazado sea:

no ganaría tanto si le tocase un millón.

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: