Aborto y nuevo orden mundial. Por Javier Ygartua

Aborto y nuevo orden mundial.

«Con el aborto pasará como la esclavitud en el siglo XVI: en 50 o 60 años van a decir, pero cómo matabais a personas que iban a nacer»

Hay mucha polémica siempre con este asunto que va mucho más allá de un tema de religión en el que lo fundamental es que habla de defender la vida.

Yo sin tapujos creo en la vida pero no en la posibilidad de una mujer para destruir otra vida que está en su vientre pero que no es su cuerpo si no que es un ser humano dentro del cuerpo de una mujer.

Esto que es tan obvio lo niegan una y otra vez muchísima gente.

Ya lo dice mi querido obispo Munilla que ha compartido en sus redes sociales una imagen en la que compara este proceso con el de las cajas de tabaco y apoya sin cortapisas la normativa que ha creado división entre PP y Vox en Castilla y León, los partidos que gobiernan esa autonomía, y que el gobierno central ha señalado que no permitirá que llegue a salir adelante.

En su mensaje, el obispo indica: «No añado ni resto una sola palabra al mensaje de esta imagen que os adjunto«. En ella, se puede leer lo siguiente: «Compro una cajetilla de tabaco y el Estado me obliga a ver imágenes espeluznantes para que esté bien informada y piense lo que voy a hacer aunque ‘mi cuerpo sea mío’. Voy a abortar y no pueden hacerme oír el latido del feto para que esté bien informada y piense lo que voy a hacer porque mi cuerpo es ‘solo mío’. ¿De verdad?«.

Hay latidos que despiertan conciencias e imágenes que sanan cegueras.

En España, la ley del aborto permite interrumpir un embarazo de manera voluntaria hasta las 14 semanas de gestación. Este plazo solo se puede ampliar hasta las 22 semanas si existe un grave riesgo de salud para la vida de la embarazada, si existen anomalías graves en el feto o si existe presencia de anomalías fetales incompatibles con la vida.

Si aceptamos que sin conciencia no hay vida humana es que tampoco existe cuando dormimos o cuando nos anestesian. No ven que esto es absurdo. Oiréis también hablar de elección. 

¿Pero de qué se habla? ¿Qué significa el poder sobre la vida y la muerte de alguien porque la ley lo permite? Lo que es legal no es necesariamente justo.

Al comienzo del libro del profeta Jeremías, probablemente escrito en el siglo VII a.C., el autor presenta las palabras que Dios le habría dicho: «Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes de que nacieras te santifiqué«. En los Salmos, el mayor de los libros que componen la Biblia, hay otra referencia a esta vida que existiría incluso antes del nacimiento.

Propongo que hay una cultura de la vida, que sepamos ser felices comprendiendo que la vida es el don más precioso que tenemos y que no se puede matar a nadie cuando está en el seno de la madre. 

Con el aborto pasará como la esclavitud en el siglo XVI: en 50 o 60 años van a decir, pero cómo matabais a personas que iban a nacer en el seno de su madre.

Yo creo cree en la dignidad de la persona y defiendo la vida, en el arranque y final. Siempre ofreciendo alternativas. La alternativa son los cuidados paliativos. Que no existen en España. Lo que tiene que tener un hombre es una alternativa para acabar con el sufrimiento pero no con la persona.

El aborto es la piedra angular de un nuevo orden social.

Hacer del aborto un derecho fundamental parte de parte de la carta de identidad europea, es decir vienen a decir que si no respeto el aborto no soy europeo y para mí eso es elevar lo que significa la identidad europea a algo inadmisible  pues no dejan que haya personas que creamos que el aborto no es un derecho.

Es intentar romper los lazos de Europa con el cristianismo por otra parte.

Ya sabemos que el nuevo orden mundial intenta acabar con el pilar del cristianismo pues saben que es lo que sustenta lo contrario a lo que ellos defienden. Ahora de lo que se trata es hacer de Europa un laboratorio de ensayo.

Vamos a ver una Europa que está muy debilitada en términos culturales y morales, van a hacer un ejemplo de lo que es un nuevo orden social.

Se va a crear desorden, se va a destruir el catolicismo por lo antes explicado, se va a crear una sociedad sobre la cultura de la muerte: La eutanasia, el aborto, la ideología de género.

Esto no va a edificar ninguna sociedad en el futuro, no va a cohesionar ninguna sociedad sino que va a llevar a una sociedad en crisis donde haya más desorden. Se han cambiado los conceptos.

Por eso han atacado tanto a mi amigo Juan García Gallardo, por eso atacan tanto a Jaime Mayor Oreja y a tantos que defienden como yo estos valores.

Ya se dice que los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz.

Pero que tengan claro que ganaremos.

Javier Ygartua Ybarra

Ex interesado en la política, siempre interesado en el deporte, ahora prácticamente en forma. Madridista ante todo, futbolero y fan de la Selección Española. Hala Madrid y nada más.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: